¿Estás preparada para la maternidad?

Marisol · 25 enero, 2018
Ser madre es una de las más hermosas experiencias que puede atravesar una mujer. Sin embargo, también demanda cierta preparación mental. Estas preguntas pueden servirte como guía para determinar si estás lista para afrontar este desafío.

Muchas mujeres preparan sus cuerpos y sus vidas para la concepción y el nacimiento del bebé, pero no para ser madres. ¿Cómo saber si estás preparada para la maternidad? Preparar una bonita habitación para el bebé, comprar ropa, alimento y pañales es solamente el lado práctico de tener hijos. ¿Qué hay de lo demás?

La maternidad implica enormes retos mentales y emocionales que debes conocer antes de tomar la decisión. Como madre, tendrás la oportunidad de ser el pilar de la familia y de proporcionar bienestar y estabilidad a tus hijos.

Ahí radica la importancia de cuidarte, dedicarte tiempo y estar saludable interior y exteriormente. Si te preguntas cómo de preparada estás para ser madre, continúa leyendo este artículo.

¿Cómo saber si estás preparada para la maternidad?

¿Están claras tus razones y las de tu pareja para ser padres?

Cuando se planifica la llegada de un bebé, también deben cuestionarse las razones que llevan a tomar la decisión. Es fundamental que los padres tengan las mismas motivaciones y expectativas de familia.

Antes de que el bebé haya nacido, debéis empezar a definir cuáles son los valores que queréis cultivar y cómo enfrentaréis los cambios en la relación de pareja. El proceso de definir cuáles serán los principios que gobernarán en la familia requerirá tolerancia y largas conversaciones.

¿Tienes una red de apoyo confiable y estable?

En muchos momentos, puedes sentirte agobiada y no saber cómo actuar. Por este motivo, necesitarás apoyarte en diferentes estrategias y personas para asumir el nuevo rol de madre. Piensa en cuáles son las personas y servicios que podrías necesitar en algún momento de la convivencia con tu bebé.

“Tomar la decisión de tener un bebé es trascendental: significa decidir que desde ese momento tu corazón empezará también a caminar fuera de tu cuerpo”
–Elizabeth Stone–

¿Confías en ti misma y en tus capacidades?

Las afirmaciones positivas son útiles para ganar confianza en ti misma antes y durante la maternidad. Cada día en familia será un gran reto, una prueba para la que debes estar preparada emocionalmente.

Piensa en premisas alentadoras que te ayuden a reprogramar tus ideas en momentos de desesperación. Tendrás un respaldo emocional fuerte que te dará ánimo para continuar y te recordarán que puedes superar cualquier obstáculo.

La maternidad es una etapa hermosa, pero debe ser meditada previamente.

¿Sabes cuáles son tus miedos y las situaciones que más conflicto te causarían?

Un buen ejercicio cuando quieres saber si estás preparada para la maternidad es sacar a flote tus miedos. Piensa en acontecimientos que pueden darse a lo largo de la crianza de tus hijos y planea alternativas para responder ante ellos.

Lo más importante al hacer este análisis es que tus temores dejan de estar ocultos y empiezas a enfrentarlos. Confía en que si esos escenarios que imaginas llegan a suceder, tendrás apoyo y recursos para superarlos.

¿Has tenido la oportunidad de encargarte de otros bebés?

Si ya has tenido hijos, sabes a lo que te enfrentas, pero si es tu primera vez, deberías intentarlo. Hazte cargo durante unas horas o un día de tus sobrinos pequeños o los hijos de tus amigas. Hablar con madres a las que admires también te podría resultar de gran ayuda.

“Procura mantener tu mente y cuerpo relajados para que el bebé te encuentre feliz y con maravilloso estado de ánimo”

¿Has invertido el tiempo suficiente en cuidarte?

Cuando te conviertes en madre, tus prioridades cambian significativamente, por eso es importante darte un espacio antes de serlo. Realiza tus actividades favoritas sola o acompañada, practica un deporte y prepara una pequeña luna de miel con tu pareja.

Saber si estás preparada para la maternidad te ahorrará angustias y preocupaciones en ese periodo.

¿Tienes claros tus proyectos como mujer?

Con frecuencia sucede que las madres dejan de lado sus sueños y proyectos para posibilitar los de sus hijos. Aunque es un acto de amor y sacrificio, a la larga puede dejarte una sensación de frustración y tristeza.

Lo ideal es diseñar un plan, un horario o un cronograma para que tú también tengas tu espacio en la convivencia familiar. Aunque tus metas cambien con el paso del tiempo, debes priorizar y luchar por cosas que son importantes para ti.

Una vez que te asegures de que estás preparada para la maternidad y que puedes asumirla con seguridad, esta será, sin duda, la mejor experiencia de tu vida. ¿Qué otra acción crees que te puede ayudar a ser una madre más feliz?