¿Qué es la huelga de lactancia?

Gladys González · 27 marzo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 27 marzo, 2019
La huelga de lactancia no se debe asociar a un proceso de destete, se trata de una etapa casi siempre pasajera.

¿Te has preguntado qué pasaría sí de un momento a otro tu bebé deja de lactar y rechaza el pecho? No te preocupes, no hay motivos para alarmarse. Es un proceso que pasará rápidamente, solo debes aprender cómo manejar una huelga de lactancia.

Y es que la lactancia materna trae consigo una serie de etapas que hay que conocer para irlas sobrellevando sin angustiarnos. La paciencia será tu principal aliada en el proceso, pues evitará que tu bebé y tú lleguen a estresarse.

La primera prueba de fuego a la que nos sometemos, cuando amamantamos, es durante los primeros días de vida del bebé. Es el momento en el que el cansancio y los nervios de tener un pequeño en casa pueden hacer de las suyas.

En estos momentos puede que queramos recurrir a lo que parece la opción más sencilla: «un biberón». No obstante, debemos tener presente todos los beneficios que proporcionamos a nuestros hijos a través de la leche materna. De manera que bien vale la pena seguirlo intentando con nuestro bebé.

Claves de la huelga de lactancia

La huelga de lactancia ocurre de manera repentina. Entonces el bebé rechaza completamente el pecho, sin querer succionar como de costumbre. Esto no tiene que ver con un proceso de destete, al contrario, es muy extraño que un lactante que ha sido amamantado con éxito durante sus primeros meses de vida llegue a este punto de una forma radical.

El destete está asociado a la introducción de alimentos, que hace que se vaya perdiendo el interés por el pecho, pues lo perciben como una manera más fácil de alimentarse. De manera que es recomendable hacerlo en el momento que le corresponde y no antes.

La huelga de lactancia es una etapa que no suele ir más allá de 3 a 4 días. Además, son muchas las razones que motivan al bebé a lactar nuevamente, la primera de ellas es hambre.

Los cuidados de la piel del recién nacido sirven para evitar problemas como la dermatitis.

Algunas de las causas por las cuales se da la huelga de lactancia:

  • Debido a episodios de confusión si se le ha dado biberón o chupete.
  • El cambio de sabor en la leche generado por el consumo de algún alimento, medicamento o consecuencia de una mastitis.
  • Algún sentimiento de rechazo por parte de la madre, incluso si le hablo fuerte o lo regaño mientras lo amamantaba.
  • Ausencia de la madre por períodos largos a los que no estaba acostumbrado.
  • Presencia de alguna enfermedad respiratoria que le impida respirar cómodamente mientras succiona.
  • La salida de los dientes y molestias en las encías.

Te puede interesar: Cómo detectar la intolerancia a la lactosa en bebés

¿Cómo superar esta etapa?

Sin duda alguna, en esos momentos el nivel de angustia por no saber qué le pasa al bebé puede ser muy alto. Por tal razón, es muy difícil saber cómo actuar. Es conveniente entonces tener en cuenta algunas recomendaciones que te podrán ayudar:

  • El apego piel con piel puede dar resultados muy positivos.
  • Intentar ofrecerle pecho cuando el agotamiento sea mayor y este somnoliento.
  • Tener paciencia y ser persistentes, se debe intentar con mucho amor hasta lograr que la vuelva a tomar.
  • Cambiar las posturas, buscando las maneras en las que ambos se sientan cómodos.
  • Pasearlo y arrullarlo, muchas veces se tranquilizan y terminan aceptándolo.
  • Dormir juntos y permitirle acercarse a tomar cuando así lo desee.
  • Extraer la leche de las mamas con un extractor de leche eléctrico o de forma manual y dársela en vaso o con una inyectadora. Esto minimizará el riesgo de dolor o de alguna infección por la obstrucción de los conductos mamarios
Mujer con su bebé durante la lactancia materna.

Cuidar la producción de leche debe ser uno de los principales objetivos, mientras el bebé vuelve a su ritmo normal, luego de un episodio de huelga de lactancia.

La huelga de lactancia no tiene que ser el final, sobre todo, si deseamos dar pecho La perseverancia y el conocer muy bien al bebé harán que salgamos airosas de estos episodios.

Amamantar es un proceso que no siempre marcha como queremos, pueden presentarse varias dificultades en el camino. No obstante, una actitud positiva y seguir las indicaciones y consejos del médico ayudarán a superarlas.

  • Refusal to breastfeed. In: Breastfeeding counselling, a training course. World Health Organization CDD Programme. Unicef. [Online] Avaiable at: https://www.who.int/nutrition/publications/infantfeeding/bf_counselling_participants_manual2.pdf
  • “Weaning from the breast” Paediatrics & child health vol. 9,4 (2004): 249-63.