¿Qué es la ginecología estética?

Corina González · 11 septiembre, 2018
La estética ha ganado espacio a pasos agigantados. Entre sus nuevos horizontes, se encuentra incluso la ginecología, con la que se ofrece a las mujeres una mejor calidad de vida intima.

El paso del tiempo y los partos naturales dejan secuelas físicas importantes en las partes íntimas de la mujer. En consecuencia, la incomodidad e inconformidad con sus genitales las motiva a buscar opciones médicas que puedan corregir las alteraciones que han tenido lugar. Es allí cuando aparece la ginecología estética como la mejor alternativa.

Hace más de una década, esta especialidad en la rama de la ginecología dio inicio en la ciudad de Los Ángeles —Estados Unidos—. Inicialmente, su aplicación estaba enfocada a trabajar la parte estética de los genitales femeninos de mujeres que habían bajado mucho peso o habían tenido partos múltiples; para esto, se les aplicaban los denominados rejuvenecimientos vaginales.

Actualmente, la ginecología estética ha dado pasos importantes desde el punto de vista clínico y tecnológico. Con el paso del tiempo, ha experimentado una ampliación positiva de su alcance al tratar patologías de forma integral y aportar soluciones a las alteraciones morfológicas y funcionales en las mujeres.

¿A quién va dirigida la ginecología estética?

La mayoría de las mujeres suele prestar atención a la apariencia de sus genitales. Así, con el paso del tiempo, comienza la preocupación por su aspecto, morfología y funcionalidad.

Puede que sea un área no visible para los demás o que no altere el contorno corporal en primer plano, pero indudablemente influye de manera importante sobre la autoestima de la fémina cuando sus características ya no le resultan agradables.

Las tendencias en la moda en cuanto al uso de determinadas prendas de vestir —como ropa deportiva o trajes de baño—, ha expuesto aún más la zona genital femenina. Esto propicia que aquellas que se decantan por estos atuendos se vean en la necesidad de mejorar el aspecto de esta parte del cuerpo; también la urgencia de dicho cambio puede deberse a alteraciones o trastornos funcionales asociados.

En este sentido, la ginecología estética brinda servicios a pacientes de todas las edades; desde adolescentes, que pese a su temprana edad se preocupan por el desarrollo de sus genitales, a adultas, quienes pueden presentar disfuncionalidad o incomodidades en su acto sexual. También, claro, a mujeres mayores que, tras afrontar la menopausia, recurren a estas opciones para sentirse mejor consigo mismas.

La ginecología estética repara las alteraciones en las zonas íntimas de la mujer.

“Con el paso del tiempo, la ginecología estética ha experimentado una ampliación positiva de su alcance al tratar patologías de forma integral y aportar soluciones a las alteraciones morfológicas y funcionales en las mujeres”

¿Por qué una mujer recurre a la ginecología estética?

El motivo de consulta difiere en cada grupo etario. Hay quienes asisten por modificaciones anatómicas y funcionales que tienen que ver con la morfología de la paciente, las producidas por eventos obstétricos o las que han derivado del paso de los años.

Las féminas que recurren a la ginecología estética, mas allá de su edad o paridad, lo hacen porque presentan una conformación de sus genitales a nivel anatómico que les produce incomodidad o vergüenzaesto trae como consecuencia trastornos funcionales asociados a su calidad de vida.

Algunos de los casos como más comunes que podemos encontrar son los siguientes:

  • Labios vaginales mayores exuberantes.
  • Labios menores asimétricos, hipertróficos total o parcialmente.
  • Adiposidad localizada en el Monte de Venus.
  • Capuchón del clítoris con un tamaño excesivo.
  • Alteraciones mucosas, semimucosas y dérmicas.

Existen también modificaciones anatómicas y funcionales puerperales, las cuales sin constituir una patología producen inconformidad desde el punto de vista estético y funcional. Entre sus afecciones, se encuentran:

  • Asimetría de labios por desgarros, episiotomía y zona cicatrizal.
  • Desgarros perineales, alteraciones del piso pelviano o del núcleo perineal.
  • Introito vaginal amplio.
  • Exposición y desplazamientos de las zonas mucosas.
  • Descenso de pared vaginal anterior o posterior.

Ademas de ello, se presentan modificaciones anatómicas y funcionales asociadas al paso de los años; es decir, aquellas que pudieron tener en un principio una base morfológica y estar exacerbadas por el envejecimiento y el estatus hormonal. Podemos encontrar secuelas como:

  • Adiposidad en el Monte de Venus.
  • Hipotrofia en labios mayores, disminución de turgencia.
  • Hipotrofia o elongación de labios menores.
  • Reducción del tono muscular y trofismo del área perineal.
  • Modificaciones cutáneas generales.
  • Exacerbación de ‘descensos’ genitales externos.

Procedimientos médicos aplicados

Hay diferentes tipos de procedimientos en la ginecología estética. Algunos de ellos son mínimamente invasivos y de baja complejidad, lo que permite que sean realizados en un consultorio con o sin sedante.

Por el contrario, los de mediana y alta complejidad deben ser practicados en un ambiente quirúrgico, con anestesia local y apoyo médico.

¿Cuándo se debe ir al ginecólogo por primera vez?

Técnicas mínimamente invasivas y de baja complejidad

  • Peeling físicos y químicos.
  • Tratamientos cosméticos de piel y faneras.
  • Lipolisis químicas.
  • Mesoterapias de piel y mucosas.
  • PRP piel semimucoas y mucosas.
  • Implantes —ácido hialurónico, hidroxiapatita de calcio—.

Algunos procedimientos de complejidad mediana y alta

  • Corrección quirúrgica de labios menores.
  • Corrección quirúrgica de capuchón del clítoris.
  • Restauración de labios mayores, lifting colgados.
  • Lipoaspiración y lipomodelación.
  • Lipotransferencia.

Dependiendo de las necesidades de cada mujer, la ginecología estética brindará no sólo embellecimiento a sus partes íntimas, sino que mejorará su calidad de vida a nivel fisiológico, sexual y anímico.

La apariencia deseada de una zona tan personal y delicada indudablemente elevará la confianza y la autoestima de quien haya decidido someterse a un procedimiento de este tipo.