¿Qué es el síndrome de dumping en niños?

Francisco María García · 29 noviembre, 2018
Si los alimentos no están bien procesados, tienen un exceso de grasa o llegan de forma rápida al intestino, una de las consecuencias puede ser el dumping. Aunque una buena dieta suele ser la mejor solución, hay otras medidas a tener en cuenta.

Cuando los alimentos llegan al intestino tras un paso muy rápido por el estómago, se presentan varios síntomas, que pueden ser molestos. ¿Qué es el síndrome de dumping en niños? Se trata de una información que conviene conocer para facilitar su tratamiento y evitar sus incómodas consecuencias.

Por suerte, en la mayoría de los casos, la solución se logra a través de la dieta. En algunos pacientes, la mejora es espontánea y solo en unos pocos se requiere una intervención para corregir el padecimiento. No obstante, no hay que descuidarse; la atención de las recomendaciones médicas es fundamental para superarlo.

¿Qué es el síndrome de dumping?

La ingesta excesiva de azúcares simples puede desencadenar el síndrome de dumping, conocido también como síndrome de vaciamiento rápido. Este padecimiento ocasiona que el contenido estomacal pase casi directamente al intestino, sin que los alimentos estén totalmente digeridos.

Las consecuencias son varias, todas muy molestas. Náuseas, vómitos, dolor abdominal, pesadez y hasta diarreas se presentarán, dependiendo del tipo de padecimiento. También se puede sufrir taquicardia, hipotensión, sudoración, hipoglucemia o debilidad.

¿Precoz o tardío?

El síndrome de dumping puede calificarse, según sus síntomas y el tiempo de aparición, en precoz o tardío. En el primero de los casos, las manifestaciones aparecen unos 30 minutos después de comer; lo hacen en forma de diarrea líquida y mareos.

En tanto, el síndrome de dumping tardío puede llegar dos o tres horas más tarde. Se manifiesta con un cuadro de hipoglucemia ocasionado por la brusca liberación de insulina, la cual tiene su origen en la rápida absorción de carbohidratos por parte del organismo.

¿Cuándo afecta a los adultos?

Este padecimiento suele presentarse en personas a las que se les ha colocado un bypass Gástrico. Estos pacientes deben tener cuidado con el consumo de postres lácteos, confitería, bollería o repostería, aunque sea en muy pequeñas porciones. Los dulces acumulan altas cantidades de azúcares y grasas que ocasionan malestar.

Si a mi hijo le duele la barriga, puedo probar con ciertos remedios caseros para aliviarlo.

Por su parte, los pacientes operados del tubo gástrico no están exentos de padecerlo. Deben prestar especial atención a la dieta diaria y eliminar también los azúcares simples y otros ingredientes de los postres. Las consecuencias para el organismo no tardan en aparecer.

El síndrome de dumping en niños

En niños, se ha detectado la presencia del síndrome de dumping tras cirugías gástricas para atender otros padecimientos, como el reflujo gastroesofágico. Asimismo, puede aparecer cuando las intervenciones procuran atender enfermedades base, como la atresia de esófago.

Por otro lado, las operaciones de hernias diafragmáticas o tumores gástricos suelen tener al síndrome de dumping como una de sus consecuencias principales.

El tratamiento implica una dieta libre de azúcares simples, dulces, líquidos altamente calóricos o productos lácteos,entre otros. En los platos de los más pequeños debe haber alimentos ricos en fibra y proteínas para una recuperación más rápida.

“El síndrome de dumping ocasiona que el contenido estomacal pase casi directamente al intestino, sin que los alimentos estén totalmente digeridos”

La alimentación, el mejor tratamiento

En todos los casos, tanto en adultos como en niños, la recomendación principal es una dieta adecuada. Debe estar cargada de nutrientes que favorezcan el desarrollo normal del individuo. Se evitará, además, el pase de los alimentos casi sin digerir al intestino.

Aunque no es un mal de extrema gravedad, conviene tomar las acciones necesarias para evitar la toma de alimentos poco masticados. De esa forma, se evitarán síntomas desagradables que se presentan con frecuencia.

Recomendaciones para contrarrestar el síndrome de dumping

Una alimentación balanceada siempre marca la diferencia. Tanto en adultos como en niños, lo ideal es restringir el consumo de bebidas y refrescos azucarados, golosinas, mermeladas, chocolates, azúcar de mesa y otros postres.

Si se desea consumir estos alimentos no recomendados, hay que combinarlos con otros, como verduras, carne, pasta o arroz, al término del almuerzo o el desayuno. Es indispensable incluir por lo menos una porción de proteínas al día y mucha fibra.

El cereal aporta carbohidratos y fibra, dos nutrientes positivos para combatir el síndrome de dumping.

Si se presentan los síntomas, es conveniente sustituir la leche de vaca por una sin lactosa y comer cinco o seis veces al día en pequeñas cantidades.

También es recomendable hacer una siesta de 15 a 20 minutos, comer relajado, sin presiones, despacio y con utensilios pequeños. Los líquidos pueden ingerirse entre 30 y 60 minutos antes o después de las comidas.

El consejo principal es eliminar o disminuir a su mínima expresión una serie de productos nocivos para la salud. Los dulces, azúcares simples, los lácteos, las grasas o harinas refinadas han demostrado ser perjudiciales.

Estos alimentos poco aconsejados son capaces de causar distintas enfermedades, como la obesidad y la diabetes, entre otros. Por supuesto, el síndrome de dumping en niños y adultos es una de ellas.