¿Qué es el aprendizaje basado en el pensamiento?

Aprender a pensar. Eso es lo que pretende conseguir el enfoque de aprendizaje basado en el pensamiento. Conoceremos más sobre él en este artículo.
¿Qué es el aprendizaje basado en el pensamiento?
María Matilde

Escrito y verificado por la pedagoga María Matilde el 09 Julio, 2020.

Última actualización: 09 Julio, 2020

Un aprendizaje basado en el pensamiento tiene como objetivo que las personas desarrollen destrezas mentales que las ayuden a pensar de una forma más ordenada, metódica y cuidadosa, y que sean capaces de reflexionar sobre sus propios pensamientos.

TBL o aprendizaje basado en el pensamiento

El Thinking-Based Learning (TBL) o aprendizaje basado en el pensamiento es un enfoque metodológico para enseñar a razonar. Para ello, es necesario que los alumnos aprendan y desarrollen ciertas destrezas y hábitos mentales.

Uno de los objetivos escolares relacionados con los conocimientos que conforman el currículo es que los alumnos los aprendan, pero que a su vez los utilicen.

Y es precisamente una perspectiva de aprendizaje basada en el pensamiento la que defiende como un objetivo educativo primordial que los alumnos desarrollen un tipo de pensamiento ‘eficaz’. Es decir, un pensamiento capaz de tomar decisiones, de argumentar, analizar, ser creativo y crítico.

Robert Swartz, principal representante del aprendizaje basado en el pensamiento, en su libro Pensar para aprender defiende la necesidad de trabajar y ejercitar un pensamiento eficaz, lo cual implica conocer y asimilar los procedimientos necesarios para conseguir este tipo de pensamiento. Estos procedimientos son razonamientos de orden superior y de habilidades analíticas y reflexivas.

Nube con una bombilla dentro a modo de idea.

Los tres pilares básicos de un pensamiento eficaz

Si nos referimos a personas adultas, desarrollar un pensamiento eficaz, como hemos dicho, implica poner en juego habilidades mentales que ayuden a desarrollarse mejor en los distintos ámbitos de la vida, tanto cotidiana como profesionalmente. En este sentido, podríamos decir que un pensamiento eficaz se compone de:

  • Destrezas de pensamiento. Son procedimientos reflexivos y adecuados a cada situación particular.
  • Hábitos de la mente. Esto significa que el uso de las destrezas mencionadas antes se constituya en una práctica habitual de las personas. Es decir, en su forma o en el hecho de pensar de esa manera. Los hábitos de la mente que contribuyen a un pensamiento eficaz son los siguientes:
    • Persistir en una tarea que requiere pensar, manejar la impulsividad y correr riesgos razonables a la hora de pensar y actuar.
    • Escuchar con atención, comprensión y con empatía.
    • Reflexionar de manera flexible y responder con curiosidad e interés.
    • Preguntar y plantear problemas, buscar la precisión y la exactitud, y comunicar con claridad y precisión.
    • Pensar de forma independiente y mantener una postura abierta al aprendizaje continuo.
    • Crear, innovar e imaginar, y encontrar el humor.
    • Recoger datos utilizando todos los sentidos.
    • Aplicar conocimientos adquiridos en el pasado a situaciones nuevas.
  • Metacognición (pensar sobre el acto de pensar). Una vez se ha incorporado el hábito de pensar usando las destrezas de pensamiento de las que hemos hablado, la metacognición hace referencia a la reflexión sobre las propias destrezas de pensamiento que uno utiliza en las situaciones. En definitiva, se trata de pensar y analizar qué procesos mentales hemos utilizado para tomar decisiones y acciones.

Aprendizaje basado en el pensamiento desde la infancia

Ahora bien, hemos descrito las características del aprendizaje basado en el pensamiento para desarrollar una forma de pensar eficaz en personas adultas. Pero ¿qué sucede con los niños pequeños? ¿Es posible empezar a desarrollar un tipo de pensamiento eficaz desde tempranas edades?

Precisamente, Robert Swartz afirma que es posible desarrollar destrezas de pensamiento en niños pequeños mediante la enseñanza de rutinas de pensamiento. Como, por ejemplo, comparar y contrastar situaciones para encontrar similitudes y diferencias importantes, y establecer conclusiones.

Niña con un libro en la cabeza poniendo en práctica el aprendizaje basado en el pensamiento.

Quienes defienden un aprendizaje basado en el pensamiento sostienen que los hábitos de la mente deben ser trabajados en las situaciones escolares desde desde la etapa infantil. En esta línea, Swartz establece, además, tres tipos de pensamiento que deberían enseñarse a los niños:

  • Conceptualizar, entender, ordenar, desarrollar y construir progresivamente ideas.
  • Resolver problemas, identificar cuál es y por qué hay un problema. Encontrar posibles soluciones y decidir cuál es la mejor y por qué.
  • Tomar decisiones, eligiendo la mejor acción.

Aprendizaje basado en el pensamiento para enseñar a pensar…

El objetivo de un aprendizaje basado en el pensamiento es enseñar a pensar. Es conseguir que los alumnos, desde pequeños, se inicien en tareas cognitivas para abordar los contenidos que se les enseñan. Con lo cual, deben aprender desde pequeños a planificar y a guiar sus propios pensamientos, como forma de reflexionar antes de tomar una decisión.

En definitiva, una persona que piensa es capaz de analizar una situación de forma rigurosa y eficiente, valorando lo que debe hacer. Y valorando, además, las herramientas, destrezas y hábitos mentales de los que dispone, para poder tomar una decisión lo más acertada posible.

Te podría interesar...
Cómo impulsar el pensamiento lógico en los niños
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Cómo impulsar el pensamiento lógico en los niños

Hoy en día, las opciones para entretener a los niños son muchas. Sin embargo, algunas en particular tienen la potestad de desarrollar sus capacidades mentales. Te contamos cómo impulsar el pensamiento lógico en los niños.




Licenciada en Ciencias de la Educación por la Universidad Nacional de Córdoba (Argentina, 2003) y en Pedagogía por la UNED (2012). Máster en Políticas y Prácticas de Innovación Educativa otorgado por la Universidad de Almería en el año 2013. Entrenadora Personal e Instructora de Fitness en la Escuela Nacional de Entrenadores Centro Bio-Natura en Sevilla (2011). Tiene siete años de experiencia como entrenadora personal. Y más de 10 años de experiencia dedicada a la enseñanza tanto en ámbitos públicos como privados. Ha realizado cursos relacionados con la educación, de los que se destacan: “Programación Didáctica”, “Inclusión y Aplicación de las Tecnologías en los Centros Educativos”, “Atención a la Diversidad” impartidos por la Universidad Rey Juan Carlos e “Igualdad de Oportunidades” impartido por el Instituto de la Mujer. En la actualidad trabaja como formadora, entrenadora personal y redactora de textos académicos y en medios digitales.