Qué es y cómo funciona la libido femenina

Francisco María García · 30 octubre, 2017

La libido femenina hace referencia al deseo sexual de la mujer. Fue Sigmund Freud quien en el siglo XIX acuñó el término “libido”. Lo utilizó en su teoría del psicoanálisis para englobar todo deseo de amor, erotismo, sexualidad y enamoramiento. En su uso más extendido se refiere a los instintos sexuales, a la energía sexual, al impulso vital del deseo que se satisface a través del sexo.

La libido femenina y sus mitos

Factores de carácter físico y psicológico intervienen en el impulso sexual de la mujer. La libido femenina es producto del modo de vida, de la educación, de la salud física hormonal, de las fantasías y de los sentimientos de cada mujer.

Algunas sociedades han creado un conjunto de creencias erróneas acerca del deseo sexual femenino que se han ido transformando progresivamente en mitos.

  • Las mujeres no tienen deseos sexuales por sí mismas, solo responden al deseo de los hombres. Esto no es exacto. Esta creencia obedece a que la sexualidad femenina en muchas sociedades es tema tabú. En estos casos se ve a la mujer “al servicio” de los impulsos sexuales masculinos.
  • La testosterona es la única responsable del deseo sexual femenino. Es cierto que estas hormonas afectan la libido, pero hay mucho más. La dopamina, la serotonina y la adrenalina también participan en el sistema del impulso sexual. El equilibrio emocional es determinante.
Es necesario fomentar la excitación de la mujer.

  • La fidelidad y la monogamia es más fácil para las mujeres, puesto que su libido es menor. Otro grave error. Cuando se trata de sexo, las mujeres y los hombres experimentan las mismas complicaciones a la hora de resistir las tentaciones.
  • Las mujeres necesitan conectarse emocionalmente para disfrutar del sexo. Las investigaciones muestran que esto no es cierto. La intimidad emocional no es requisito para el sexo en las mujeres.
  • Es muy difícil que las mujeres alcancen el orgasmo. Este mito mantiene a las mujeres alejadas de disfrutar plenamente del acto sexual. Esta no es una condición asociada al sexo o a asuntos médicos.

Consejos para mejorar la libido femenina

La libido femenina experimenta variaciones. Un motivo especial puede actuar como detonante y elevarla, o por el contrario reducirla. El estrés y las tensiones pueden disminuir el deseo sexual. Hay ocasiones en que estos cambios, especialmente si se trata de disminuciones de la libido, impactan negativamente en las relaciones de pareja.

¿Cómo favorecer la libido femenina?

Es totalmente normal el hecho de que el sexo no surja espontáneamente. Se puede provocar conscientemente. Para ello, es preciso cambiar la rutina. Una vestimenta sensual que no es la habitual, un perfume sugestivo o la media luz en el ambiente son algunos de los factores que estimulan la libido femenina.

Hay ocasiones en las que la mujer solo tiene sexo por complacer a su pareja. Esto no tiene por qué ser así. Provocar el deseo sexual es posible, y la mente es la gran aliada. Leer libros y mirar películas motivadoras o imaginarse en escenas de sexo intenso y apasionado son estrategias exitosas.

La otra persona tiene también mucho que ver. Es importante dedicar atención y tiempo a excitar a la mujer. Las caricias, la demostración de su propia excitación y las palabras cariñosas son afrodisíacos imprescindibles. Alargar las instancias preliminares al momento del coito asegurándose de que la mujer está realmente excitada asegurará un sexo placentero.

Determinados alimentos afrodisiacos favorecen la libido femenina.

Conocimiento de sí misma

Es importante que la mujer se conozca a sí misma en el aspecto sexual y que sepa cuáles son las zonas de su cuerpo que le causan mayor placer. Hablar con la pareja de lo que más le gusta a la hora del sexo es un buen camino, al igual que conducirla a que estimule esas zonas y guiarla por su cuerpo para obtener el máximo placer.

Además, existen suplementos estimulantes sexuales cuya composición es saludable. Generalmente incluyen gingko biloba, ginseng, niacina o raíz de jengibre. La infusión de estos ingredientes no tiene efectos secundarios y sirve para mejorar los niveles de estrógeno y la lubricación vaginal.

La estabilidad emocional de la mujer es un factor influyente en su libido. Sentirse bien consigo misma aumenta la seguridad y ayuda a disfrutar mejor del sexo.