¿Qué es el baby blues?

El posparto no siempre es un momento de felicidad y plenitud. De hecho, la presencia de tristeza, apatía o irritabilidad es muy común en las madres recientes. Te contamos más acerca del baby blues.
¿Qué es el baby blues?
Elena Sanz Martín

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín el 24 junio, 2021.

Última actualización: 24 junio, 2021

El nacimiento de un hijo es uno de los momentos más esperados y trascendentes en la vida de toda madre. Durante el embarazo, la mujer se prepara para la llegada del bebé e imagina la felicidad y la plenitud que la embargarán tras el parto. Sin embargo, estas no son siempre las emociones predominantes. El miedo, la ansiedad y la tristeza también pueden hacer acto de presencia. Y a este respecto, el baby blues es uno de los fenómenos más comunes en el puerperio.

Cuando la apatía, el llanto o la irritabilidad invaden a la madre reciente, esta puede sentirse totalmente confundida y culpable. Es posible que se pregunte cómo es posible que tenga estos sentimientos en el que debería ser uno de los momentos más felices de su vida. Sin embargo, la realidad es que el baby blues afecta hasta a un 80 % de las mujeres y no es motivo de vergüenza ni de culpa.

¿Qué es el baby blues?

Mujer con depresión posparto con problemas para la lactancia.

Podría definirse el baby blues como “tristeza posparto” o depresión puerperal en un grado leve y transitorio. Suele aparecer tras el nacimiento y perdurar desde unas horas hasta los 15 o 20 días posteriores en función del caso. Como hemos comentado, es un fenómeno muy común que no reviste gravedad siempre que sea gestionado adecuadamente.

¿Cuáles son sus síntomas?

Cuando surge el baby blues, la madre puede experimentar síntomas tanto a nivel emocional como cognitivo y fisiológico. Entre las manifestaciones principales se encuentran las siguientes:

  • Sensación de ansiedad.
  • Tristeza repentina.
  • Llanto frecuente e incontrolado.
  • Irritabilidad o cambios de humor.
  • Fatiga, cansancio o agotamiento.
  • Alteración del apetito.
  • Dificultades para conciliar el sueño.
  • Pensamientos negativos sobre la crianza del recién nacido.

Causas y factores asociados al baby blues

Si has dado a luz hace poco tiempo o tu parto se acerca, es importante que conozcas las causas del baby blues con el fin de que puedas comprender mejor lo que ocurre si este se presenta. El principal factor causante de esta tristeza posparto son las alteraciones hormonales propias de este momento.

Tras el alumbramiento se produce un descenso brusco de las hormonas placentarias (entre ellas el estrógeno y la progesterona). Esto puede tener un efecto en el estado emocional de la madre que puede tornarse lábil y cambiante. Además, la exigencia física y psicológica del puerperio contribuye a agravar esta situación.

Tengamos en cuenta que, al convertirse en madre, la mujer adquiere una serie de responsabilidades que pueden llegar a sentirse como abrumadoras. Ser la cuidadora principal del recién nacido, ver modificadas todas sus rutinas y prioridades, experimentar una fuerte privación de sueño a causa del bebé… Todos estos factores influyen en la aparición de la tristeza posparto.

Sin embargo, ciertos eventos previos también están relacionados con un mayor riesgo de aparición del baby blues. Por ejemplo:

  • Haber sufrido episodios depresivos previos al parto.
  • Haber padecido eventos obstétricos traumáticos o la muerte de un hijo con anterioridad.
  • Poseer ciertos rasgos de personalidad como baja autoestima o altos niveles de estrés.

¿Baby blues o depresión posparto?

Pese a que comparten similitudes, el baby blues y la depresión posparto son entidades distintas. Se diferencian principalmente en la intensidad de los síntomas y en la duración (mucho más prolongada en el segundo caso). Además, mientras que el baby blues suele resolverse por sí mismo, la depresión en una patología severa que requiere tratamiento.

Mujer con depresión posparto con síntomas postnatales
La depresión postparto puede tardar en aparecer.

La madre como prioridad

A modo de conclusión, cabe resaltar la importancia de gestionar adecuadamente los síntomas del baby blues para evitar que estos avancen hacia una depresión posparto. Lo más relevante en este momento es que la madre se establezca como prioridad, que trate de descansar lo suficiente y que obtenga ayuda por parte del entorno cercano, tanto a la hora de cuidar al bebé como para recibir apoyo emocional.

Es importante también que conozca qué le está ocurriendo y que comprenda que es algo frecuente y natural, para que el posible sentimiento de culpa no empeore el cuadro. Obtener una adecuada preparación y acompañamiento desde el embarazo (por ejemplo, formando parte de grupos de crianza) también puede resultar un buen factor de protección. Si el baby blues se aborda adecuadamente, suele desaparecer en unos días o semanas. Pero en caso de que los síntomas se prolonguen, es importante buscar ayuda profesional.

Te podría interesar...
Salud emocional en el posparto
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Salud emocional en el posparto

Es natural que luego de tener en brazos a nuestro bebé no exterioricemos la felicidad que deberíamos. Conoce sobre la salud emocional en el pospart...