¿Qué debe hacer un maestro frente al bullying?

14 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la pedagoga María Matilde
A continuación, se describe qué decisiones y acciones debe adoptar un maestro para hacer frente a una situación de bullying en la escuela.

Frente al bullying los maestros deben reportar e informar de la situación al resto de actores y profesionales educativos. De esta forman, han de poner en marcha una serie de medidas organizativas e institucionales, y acciones y decisiones, tanto individuales como colectivas, que ayuden a conseguir erradicar una compleja problemática social como la del acoso escolar.

¿Qué es y en qué consiste el bullying?

El bullying deriva de la palabra en inglés bully, cuyo significado en español es ‘matón’. Hace referencia al acoso, hostigamiento o maltrato psicológico, verbal o físico producido entre estudiantes y que tiene como particularidad que se produce de forma reiterada y se prolonga a lo largo del tiempo.

Además, una situación de bullying o de maltrato escolar puede producirse tanto en la escuela, dentro del aula y en los patios, como fuera de ella, es decir, en la calle o a través de las redes sociales. Una situación de acoso escolar supone siempre una relación de abuso de poder e intimidación por parte de un estudiante acosador a otro acosado.

Alumnos haciendo bullying a una compañera a la que le han puesto un apodo.

Las conductas que provocan sufrimiento a las personas acosadas son variadas e incluyen ofensas, humillaciones, motes, insultos y golpes. Y constituyen situaciones que afectan la vida cotidiana y académica, y repercuten en todas las esferas sociales, personales y psicológicas del acosado. Así, se manifiesta en dificultades en el rendimiento escolar y provoca problemas de ansiedad, depresión y aislamiento social.

En la actualidad, el bullying es un tema que preocupa mucho a padres y educadores, y erradicarlo supone un verdadero desafío a nivel educativo y social. Se trata de un problema complejo de abordar y que responde a múltiples causas y factores sociales, educativos y culturales.

¿Cómo debe actuar un maestro frente al bullying?

En caso de que un maestro sea testigo o tenga sospechas sobre una situación de maltrato escolar, debe actuar inmediatamente y debe emprender una serie de estrategias de intervención, tanto a nivel individual como institucional.

En primer lugar, un maestro debería informarse exhaustivamente sobre una posible situación de acoso escolar, lo que supone recabar datos sobre qué ha sucedido, o sucede, desde cuándo y quiénes son las personas implicadas.

Por otro lado, deberá evaluar la gravedad de la situación y tomar medidas, como hablar en privado con el acosador y el acosado o, en todo caso, poner en conocimiento, tanto a las autoridades escolares como a los padres de los estudiantes involucrados, de la situación de bullying.

Además, hay que tener en cuenta que en muchos casos de acoso es necesario acudir o remitir a los estudiantes y a sus familias a otros  profesionales. Especialistas como psicólogos o terapeutas, capacitados para abordar la situación, para identificar y trabajar sobre las posibles causas y consecuencias, ya que una situación de acoso escolar supone un gran impacto en la vida, tanto para la víctima como para el acosador.

El plan de convivencia de los centros escolares y las medidas para tratar el acoso escolar

Los centros escolares incluyen en su Proyecto Educativo un plan de convivencia. Se trata de un documento en el que se establecen los criterios, objetivos y procedimientos para la prevención y actuación para la convivencia entre los miembros escolares. Así, en el plan de convivencia se especifican las distintas estrategias y medidas a implementar para hacer frente al acoso escolar.

En este sentido, los centros escolares actúan frente al acoso escolar amparados por la legislación española que hace referencia al bullying. Así, hay que considerar como marco normativo, en primer lugar, la Ley Orgánica 8/2013, de 3 de mayo, para la mejora de la calidad educativa (LOMCE), ley en la que se establecen los principios que inspiran al sistema educativo, como el de una educación para prevenir conflictos.

En segundo lugar, la Ley 26/2015, de 28 de julio, de modificación del sistema de protección a la infancia y a la adolescencia, legislación en la que se establece que, los menores tienen que respetar a los profesores y otros empleados de los centros escolares, así como al resto de sus compañeros, evitando situaciones de conflicto y acoso escolar en cualquiera de sus formas, incluyendo el ciberacoso”.

Adolescente sufriendo acoso sin saber cómo actuar frente al bullying.

Los maestros, alumnos y familias frente al bullying

Como se ha dicho con anterioridad, existen medidas concretas y específicas que los profesores deben tomar para hacer frente al acoso escolar. Sin embargo, una estrategia fundamental es que los maestros  implementen situaciones de enseñanza-aprendizaje en las que el objetivo sea la prevención del acoso escolar.

Así, la planificación de actividades para promover valores es primordial, y de actividades en las que se profundice en el impacto que supone, a nivel físico, psíquico y psicológico, el acoso escolar para quienes lo sufren. En este sentido, es importante una enseñanza para el desarrollo de la inteligencia emocional y la promoción de conductas de denuncia y empáticas con los compañeros que sufren bullying.

“El aliado más valioso de los matones y el peor enemigo de las víctimas es el silencio de los demás”.

Por último, lo que un maestro debe hacer frente al bullying es contar con el apoyo de todos los actores escolares y de las familias, porque plantarle cara al acoso escolar no es posible solo con acciones y decisiones aisladas. Para intentar erradicar el acoso escolar en nuestra sociedad, es necesaria una concienciación social y una profunda coordinación institucional, profesional y familiar.