¿Qué actividades no debes realizar durante el embarazo?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Nelton Ramos el 8 enero, 2019
Francisco María García · 9 enero, 2019
Durante el periodo de embarazo es aconsejable que la futura madre realice algunos ejercicios físicos, adaptados a su situación. Pero hay actividades que deben evitarse, por la salud de la madre y del niño.

Para una mujer, prepararse para traer un nuevo ser al mundo implica asumir verdaderos y grandes cambios de vida. Esto incluye una serie de actividades que no hay que realizar durante este periodo para preservar la salud del bebé.

¿Qué debes evitar durante el embarazo?

Se trata de cambios físicos y psicológicos, pero también alimenticios, ambientales y sociales. En función de garantizar el bienestar del niño y de su madre, es recomendable planificarlos para garantizar una tranquila gestación.

Son nueve meses que exigen un plan personal en base a los requerimientos de ambos. La idea es evitar complicaciones que pongan en riesgo la salud del bebé y de la mamá: todo lo que sea nocivo para ella lo es mucho más para el feto. Los bebés en gestación son frágiles, dependen del cuidado que su madre les proporcione para lograrlo. Entre las actividades que no debes realizar durante el embarazo está el consumo de productos tóxicos (alcohol, tabaco, etc.)

1. Alcohol: Síndrome de alcoholismo fetal

Lo primero que toda mujer en estado de gestación debe de evitar es consumir alcohol. Como hemos señalado antes, lo que ella ingiere también lo recibe el bebé, lo hace a través del cordón umbilical.

Las madres que consumen alcohol ponen en riesgo la vida del bebé y lo exponen a padecer del síndrome de alcoholismo fetal. Aunque hasta ahora se desconoce qué cantidad de alcohol puede ser nocivo, lo mejor es no probarlo. El alcohol también puede limitar el desarrollo físico e intelectual, además de generar otras discapacidades en el feto.

2. Cafeína en exceso

En exceso, el consumo de cafeína es muy perjudicial. Entre 200 y 300 miligramos de cafeína al día puede consumir una persona, pero en el caso de las embarazadas esta cifra debe disminuir considerablemente. Está contenida en el café, los refrescos o el mate, y lo ideal es evitarlo.

Peligro de la cafeína en el periodo de embarazo.

3. Adiós al cigarrillo

Otro hábito que debes desechar durante el embarazo es fumar. Si ya es un peligro para cualquier persona, lo es mucho más para el feto. Incluso se recomienda evitar la permanencia en áreas de fumadores.

El cigarrillo puede causar en las embarazadas abortos espontáneos, hemorragias, parto prematuro o embarazo ectópico. La muerte súbita del lactante, es otro riesgo derivado del consumo de monóxido de carbono y demás sustancias químicas.

El padecer de enfermedades respiratorias como asma, bronquitis, pulmonía, retrasos en el crecimiento, bajo peso y talla siempre estará latente. Además, el bebé puede llegar a nacer con el síndrome de abstinencia, por la costumbre de recibir nicotina o tabaco.

4. Los químicos, muy perjudiciales

Los productos químicos o tóxicos como tintes, limpiadores o aerosoles son peligrosos para la madre y el bebé. Pueden causar náuseas, intoxicación o mareos, por lo que es indispensable leer las etiquetas para evitar accidentes. Los rayos X también afectan el desarrollo del feto. En caso de ser necesario, el médico hará las indicaciones pertinentes. Lo ideal es buscar otras alternativas o esperar a que termine el embarazo.

5. Carne cruda, verduras mal lavadas y algunos pescados

Las embarazadas deben someterse desde el principio a un control médico dietético. Las dietas para evitar el aumento de peso pueden afectar el desarrollo cerebral del bebé. Las comidas nutritivas son una necesidad para ayudarlo a crecer sano y fuerte.

La ingesta de carne cruda, por ejemplo, es un riesgo para el desarrollo del feto. Puede transmitir bacterias y parásitos contaminantes o mortales, como la salmonella y la toxoplasmosis. Los pescados grandes como el atún, el pez espada o el tiburón, tienen una cantidad de metales pesados. Del mismo modo, las frutas y verduras sin un buen lavado son un riesgo potencial.

6. Ejercicios de alto impacto

Los ejercicios de alto impacto están contraindicados para las mujeres embarazadas. El sedentarismo es igualmente perjudicial. Así, las rutinas suaves son las mejores para mantener una buena actividad física y un organismo saludable que ayudará al desarrollo del bebé.

Durante el embarazo se deben evitar los ejercicios de alto impacto como el boxeo.

7. Sin sol ni estrés

La exposición prolongada al sol es otra actividad que no debes realizar durante el embarazo. La piel está muy sensible a los rayos ultravioleta, por lo que es indispensable minimizar el tiempo y utilizar protectores solares. Los baños calientes o los saunas ocasionan vasodilatación, lo que a algunas mujeres puede provocar fuertes desmayos y mareos. También se originan riesgos que pueden afectar el desarrollo del sistema nervioso del feto.

Durante el embarazo se debe evitar el estrés: ocasiona estados de ánimo negativos, cansancio y otras dolencias que perjudican la salud de ambos. Los cambios hormonales predisponen a la madre a trastornos emocionales que el bebé percibe y pueden perjudicar su normal desarrollo.

  • Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (2009). Riesgos para el embarazo y la lactancia. http://istas.net/descargas/SEGO.pdf
  • Medica.diet. Guía de alimentación para embarazadas. https://www.seedo.es/images/site/Guia_Alimentacion_Embazaradas_Medicadiet.pdf
  • UGT Aragón. Guía de la maternidad en el trabajo. http://portal.ugt.org/saludlaboral/publicaciones_new/files_proteccionmaternidad/publication.pdf