Protege a tu niño de los mosquitos

Macarena 6 abril, 2016
Además de causar ronchas y molestias, las picaduras de mosquitos contagian enfermedades como fiebre amarilla, Dengue, Zika y Chikungunya. ¿Cómo proteger a tu hijo frente a esta amenaza?

Aunque se trate de una preocupación materna que data de tiempos pretéritos, actualmente se convirtió en una pesadilla con la irrupción del Dengue, Zika y Chikungunya. Hablamos de proteger a los niños de las picaduras de los mosquitos, esos pequeños, molestos y peligrosos enemigos de cada verano.

Pese a que las madres toman decenas de recaudos antes de exponer a los niños al aire libre en piletas, campamentos, y parques, es difícil evitar ataques y ronchas de mosquitos. No se trata solo de la molesta sensación que estos insectos dejan, sino de la transmisión de enfermedades como malaria y fiebre amarilla.

Habida cuenta de que estos diminutos bichos son portadores de enfermedades que suponen un enorme riesgo para la salud de los menores, amenazando la población infantil con fiebres, dolores severos e incluso la muerte, la regla de oro consiste en mantenernos alejados de los mosquitos.

Sin embargo, y por fortuna, existen algunos trucos capaces de ahuyentar a estos indeseables insectos a fin de proteger a los más chicos. Descubre en este artículo de Eres Mamá cuáles son esos secretos para evitar que tus hijos sean picados por mosquitos.

tiger-mosquito-49141_640

Mosquitos, un peligro a escala mundial

¿Alguna vez oíste decir que los mosquitos son los animales más peligrosos del planeta? Si bien se trata de una curiosa y arriesgada afirmación, lo cierto es que estos insectos son responsables de millones de casos de malaria por año.

No obstante, estos bichos son portadores de otra enfermedades como el virus del Nilo Occidental, la fiebre amarilla, el Dengue, el Zica y el Chikungunya, lo que los vuelve más peligrosos y torna más necesarias las medidas de precaución para evitar las picaduras de mosquitos en niños.

“No hay mejor ataque que una buena defensa”, sentencia el acertado dicho popular, pues en este caso es imperioso estar preparados y, para ello, resulta fundamental conocer dónde viven y cuáles son los métodos más efectivos para repelerlos.

Para ello, la Academia Americana de Pediatría señala que una buena opción para chicos mayores de dos meses son los repelentes con DEET (dietiltoluamida), siempre que contengan, como máximo, hasta un 30% de esta sustancia, concentración con la que se estima una protección de al menos seis horas.

¿Te da miedo la posible toxicidad que representan los químicos de estos repelentes más “comerciales”? Pues entonces no olvides probar con aquellos productos naturales elaborados en base de plantas como citronella y alcanfor.

Además hay otras precauciones como evitar el uso de jabones con fragancias, no exponerse a las horas de alimentación de mosquitos (del anochecer al amanecer), cubrir la piel del infante con ropa de color claro que no atraiga insectos, evitar recipientes con aguas estancadas y “descacharrizar” parques.

¿Cómo protejo a mis hijos frente los mosquitos?

ace68e3cfc212deb75dd1bebf805b94c

Si quieres proteger a tu hijo de posibles picaduras de mosquitos, ya sea por el picor y la molestia que causan o por el riesgo de contraer alguna enfermedad, chequea estar atendiendo las siguientes medidas para prevenir estos accidentes:

  • Usa antorchas y velas con citronella y alcanfor cuando los niños jueguen en el jardín. En exteriores, también puedes utilizar -con sumo cuidado- espirales.
  • Si se trata de interiores, puedes recurrir a velas aromáticas con olor a citronella, inciensos y otra serie de productos anti-mosquitos comerciales o naturales.
  • Escoge para tus pequeños una vestimenta ligera y de algodón, con mangas y pantalones largos, calzado cerrado y de colores claros para cubrir y cuidar su piel.
  • Coloca mosquiteros en las ventanas y puertas de las habitaciones de tus hijos, además de colocar una red mosquitera o tul sobre la cuna de los bebés y recién nacidos.
  • Descacharriza el fondo de tu casa y elimina aquellos recipientes que contengan agua estancada ya que son el ambiente propicio para que los insectos depositen sus huevos.
  • Mantén a tus hijos alejados de lagos, arroyos, pantanos, ciénagas y manglares, especialmente durante meses cálidos, dado que son ambientes ideales para estos insectos.
  • No permitas que se acumule agua en neumáticos desechados o recipientes industriales, zanjas, piscinas, puntos bajos naturales del terreno y desagües de agua lluvia.
  • Evita que los chicos suban demasiado tu temperatura corporal puesto que a los mosquitos los atraen los cuerpos cálidos. Igualmente, estos bichos gustan del ácido láctico disponible en la piel sudorosa, ¡combátelos con baños frescos regulares!.
  • No importa el cómo, simplemente extermina todo mosquito que veas cerca de tus niños: aerosoles, productos eléctricos de acción continua, raquetas pláticas o eléctricas e incluso las palmas de tus manos pueden dar fin a la vida de ese minúsculo insecto que molesta a grandes y chicos.
  • Frota un poco de vaselina mentolada en los tobillos, muñecas y hombros de la criatura para espantar estos bichos. Sino puedes probar con el aceite de eucalipto de limón en niños mayores de 3 años.
  • Consulta a tu médico respecto al uso de repelentes contra mosquitos que contienen 30% de DEET o 15% de Picaridina en mayores de dos meses. Esta última es un producto químico eficaz, sin olor olor y no irritante.  También se puede usar el aceite de eucalipto de limón pero solo en mayores de 3 años.
  • Considera un producto natural, sin químicos, para tus hijos. El aceite natural extraído de plantas de alcanfor y la citronella espanta moscas y mosquitos.
  • Consulta al pediatra sobre el uso de permothrin, una sustancia utilizada para rociar la ropa en pos de repeler estos insectos y cuya duración se extiende a los 90 días, sin importar cuántos lavados realices.
Te puede gustar