¿Cómo prepararte para adoptar un niño?

Marisol · 15 septiembre, 2017

Cuando comienzas a prepararte para adoptar un niño, la responsabilidad es inmensa. Debes asegurarte de tener la mejor disposición emocional y económica para garantizar que un nuevo miembro en tu familia vivirá en las mejores circunstancias, con una formación sana y exitosa.

Para empezar, es fundamental que empieces a investigar sobre los requisitos y trámites que debes realizar. Consulta las normas propias de tu país y verifica que eres apto para emprender el proceso. Hay abogados y asesores especializados en el tema que podrán guiarte en cada etapa de la adopción.

Adoptar es una vía válida de constituir una familia alternativa a la vía biológica, y no tiene nada que ver con motivaciones filantrópicas, de caridad o conciencia social. No somos padres para hacer una obra de caridad

–Gonzalo Gutiérrez–

 5 Cosas que debes hacer para prepararte para adoptar un niño

  1. Aprende todo cuanto puedas sobre cuidados de niños. Antes y durante el proceso de adopción, procura relacionarte con niños. Si tienes otros hijos, ya estarás habituado a esta interacción, pero si es tu primera vez como padre, acércate un poco más a tus sobrinos, hijos de amigos o hermanos menores. Es importante que escuches los consejos de otras personas que ya tengan hijos. 
  2. Evita acelerar el proceso de adopción. Si has considerado la opción de adoptar para construir tu familia, seguramente estarás deseoso por conocer a la persona que llenará tu hogar de alegría. Sin embargo, debes seguir los procedimientos requeridos y dar cumplimiento a todos los plazos. Recuerda que las necesidades de los niños siempre deben ser la prioridad.
Adoptar un nino implica cambiar la estructura de la familia que hasta entonces imperaba

  1. Dale la importancia necesaria a tu relación de pareja. Si la decisión de adoptar ha sido tomada en pareja, es indispensable fortalecer los lazos de comunicación. Tú y tu compañero debéis estar siempre dispuestos a brindar apoyo sin críticas o juicios. Los cambios emocionales son constantes y es reconfortante recibir palabras cariñosas y consejos que ayudan a crecer juntos. Tu relación debe ser más sólida que nunca para acoger a una nueva persona en la familia.
  2. Diseña un plan financiero adecuado. Además de todos los cambios en la organización y las dinámicas familiares, prepararte para adoptar un niño precisa de una planificación monetaria. Los aspectos legales del proceso requieren que dispongas de un presupuesto adecuado y, además, la seguridad de que cuando el niño llegue a casa le puedas garantizar una estabilidad a nivel económico.
  3. Infórmate de su estado emocional. Para un padre adoptivo es importante conocer el impacto de los primeros meses de vida del niño. Conocer cuál es el panorama que vivió el pequeño con sus padres biológicos te ayudará a entenderlo mejor.

¿Cómo prepararse para los cambios en la familia?

Redefine el concepto que tienes de “familia”. Al pensar en una paternidad exitosa puedes imaginar unos hijos perfectos sacados de un cuento de hadas. Día tras día comprenderás que cada pequeño trae un reto diferente y es un universo por explorar. Esfuérzate al máximo por ofrecerle a tu hijo todas las experiencias que no haya vivido antes y que más tarde harán que recuerde con amor su infancia.

Desde el momento mismo en que decidas adoptar, piensa en cómo se lo comunicarás al niño. Adecua tus palabras a la edad y al estado emocional en que se encuentre. Si tienes otros hijos, también debes decidir cómo contarles que su hermanito o hermanita ha llegado a la familia de una forma diferente. Evita las grandes sorpresas para no crear un shock emocional.

Antes de adoptar un niño es bueno que te prepares emocionalmente para ello

Ten una actitud positiva ante la posibilidad de contactar a los padres biológicos. Es natural que un niño adoptado en un momento dado quiera conocer sus orígenes. Siempre y cuando no cause afecciones emocionales en los niños, permite que este contacto se produzca. Recuerda que por más que lo intentes no puedes separar a una persona de sus raíces, siempre serán parte importante de lo que es. Además, este encuentro no tiene por qué ser malo para él ni alterar vuestra relación.

Adoptar un niño es darte y darle a una persona la oportunidad de vivir en una familia. Es elegir con el corazón a alguien que compartirá su vida contigo unidos por un lazo de amor y fraternidad. Aunque la responsabilidad y el proceso sean intimidantes, es una decisión para toda la vida que puede traer mucha satisfacción y alegría a tu vida. Asesórate adecuadamente para que disfrutes al máximo de un nuevo miembro en tu familia.