Consejos financieros para familias jóvenes

María José · 2 septiembre, 2017

Cuando una pareja joven empiezan un proyecto familiar, es más que probable que se encuentren con obstáculos que deberán saltar para poder avanzar. Uno de los mayores obstáculos de las familias jóvenes es el control financiero para poder tener un equilibrio familiar. Son muchos cambios en la vida de los jóvenes que pueden afectar a su economía. He aquí unos consejos financieros.

Tener hijos afecta a las finanzas de cualquier familia. Desde el principio, los gastos diarios aumentan con cada pequeña persona agregada a la familia. De repente, necesitarás para pagar pañales, el cuidado de niños, los gastos médicos, las vacunas y un montón de otros gastos relacionados con el bebé.

Al mismo tiempo, uno de los padres puede estar tomando un descanso del trabajo, o trabajar menos horas para cuidar a los niños (lo que supone menos ingresos al final de mes).

Consejos financieros para familias jóvenes

Tener un presupuesto familiar

Antes de hablar de seguros e inversiones, es necesario centrarse en la planificación presupuestaria y patrimonial. Es una buena idea elaborar un presupuesto mensual familiar y a continuación, controlar los gastos para que puedas ajustar el dinero a vuestras necesidades y estilo de vida familiar. De esta manera podrás saber cuál es la cantidad de dinero que necesitáis cada mes. 

consejos financieros 3

Para poder tener un presupuesto familiar y ceñirse a él se necesita fuerza de voluntad. Es necesario analizar el dinero que tenéis, saber si es posible (o no) tener un seguro de vida, saber si merece la pena invertir en eso o esperar un tiempo…

Hay familias que abren cuentas para ahorrar cada mes, pero eso dependerá de si creéis que merece la pena o no (en las cuentas de ahorro a veces no permiten acceder al dinero).

La educación de los hijos

Cuanto antes empieces a ahorrar para la educación de tu hijo, mejor. La educación aunque sea pública puede costar dinero y si es privada, cuesta seguro. Es necesario tener un dinero ahorrado no solo para la universidad de los hijos, sino también para poder pagar otro tipo de educación como las actividades extraescolares o actividades que requiera invertir dinero en la formación de los hijos.

Si empiezas a ahorrar desde el momento en que nace tu hijo, puedes construir una buena base antes de que tengas que pagar por los gastos de la escuela. 

Recuerda, el coste de la educación y complementos generalmente aumenta con cada año de escolaridad. La educación es cara y con cada hijo que se tiene ese dinero aumentará por lo que es necesario ahorrar por eso.

consejos financieros 2

Tener un fondo para emergencias

También es muy importante tener un fondo de dinero para emergencias porque nunca se sabe cuándo pueden llegar ‘las vacas flacas’ al hogar.  La vida es impredecible, especialmente con los niños. Tener un fondo de emergencia podrá ayudarte a cubrir con gastos imprevistos, a poder subsistir cuando haya épocas de pérdida de ingresos, cuando las cosas vayan regular en la economía, etc.

Este dinero debe estar en una cuenta de ahorros de acceso instantáneo para que puedas acceder a este dinero siempre que lo necesites. La disciplina para poder ahorrar es esencial, tanto en términos de la construcción del fondo como tener fuerza de voluntad para no utilizar ese dinero a no ser que sea tremendamente necesario hacerlo. Ese dinero será para emergencias solamente, no para coger únicamente cuando falte un poco de efectivo en tu monedero.

Qué hacer si se siente ansiedad ante la economía familiar

Lo primero es no poner el grito en el cielo y mantener la calma. Es normal sentirse estresado ante la economía familiar cuando un nuevo miembro llega a vuestras vidas. Es posible que no sepas cómo debes invertir tu dinero o cuáles deberán ser las prioridades familiares. Pero cuando hay un bebé, la prioridad es el bebé y después lo demás. Su alimentación, su higiene y que sus necesidades básicas estén bien cubiertas.

Si tienes que prescindir de otros gastos como seguros de forma temporal, hazlo. Si tienes que dejar de comprar marcas de ropa caras durante un tiempo, también tendrás que hacerlo. Es importante sentarse con papel y boli en la mano y poner los ingresos mensuales que se tienen cada mes y ceñirse a eso. De esta manera no tendrás sorpresas desagradables.