Pregorexia, un trastorno alimenticio de las embarazadas

Amanda Sánchez Peralta · 7 marzo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Elena Sanz Martín el 7 marzo, 2020
La pregorexia es una condición que impulsa a la mujer embarazada a llevar a cabo conductas de riesgo para su salud y la del feto con el fin de evitar el aumento de peso.

La pregorexia es un trastorno alimenticio derivado de la anorexia que sucede exclusivamente en mujeres embarazadas. Es provocado por el afán de mantenerse delgadas o al menos no aumentar mucho de peso durante la gestación. Suele afectar a mujeres muy exigentes con su apariencia física y también a aquellas con problemas de autoestima.

La anorexia es una condición que se basa principalmente en la resistencia a ingerir alimentos. Y tiene un complemento esencial que es la inducción voluntaria al vómito. Del mismo modo la pregorexia se enfoca en la restricción en el consumo de ciertos alimentos de tipo calóricos, en un aumento exagerado de la actividad física y en la eliminación obligatoria de la comida ingerida.

Aunque es normal que se produzca un aumento de peso durante el embarazo, para muchas mujeres esta es una grave amenaza. Su preocupación por mantener la delgadez incluso en esta etapa las puede llevar a tomar decisiones que atentan contra su salud y la del feto.

Sin embargo, es importante reconocer que el aumento de peso no necesariamente constituye una situación permanente. Ya que se sabe que estos kilos adicionales están distribuidos entre el peso del bebé, el volumen del líquido amniótico y de la sangre, así como la medida del útero y de la placenta; también es muy frecuente la retención de líquido.

¿Quiénes son más propensas a desarrollar pregorexia?

Este trastorno podría ser una extensión de la anorexia, por eso las mujeres que se ven afectadas por ella son las más propensas a sufrir pregorexia. Además, las mujeres anoréxicas suelen sufrir de ciclos menstruales irregulares, por lo que un embarazo es más difícil de lograr y el proceso de gestación es más vulnerable.

También puede darse en mujeres en cuyos antecedentes no exista referencia a trastornos alimenticios pero que, al comienzo del embarazo, sufren un cambio emocional drástico. Puede producirse por estar atravesando un momento difícil en su vida, porque no deseaban quedar embarazadas o, simplemente, por el miedo a aumentar de peso.

dc6f7e4045f66f1a15d3d0b0733e8a1a

“En la actualidad la mujer se ve cada vez más presionada socioculturalmente por mantener altos estándares estéticos, por lo que probablemente esta enfermedad sea más común ahora que antes”.
-Lorena Muñoz. Nutricionista-

Un embarazo que se desarrolla normalmente requiere el control de peso, pero existe un aumento normal y adecuado. Sin embargo, debido a la presión social, una mujer podría sentir la obligación de disminuir el peso que todavía es recomendado por los especialistas durante el período de gestación.

La propensión puede derivar de los hábitos alimenticios de la madre previos al embarazo. Pero debido a factores socioculturales, también podría afectar a mujeres sin antecedentes de este tipo. Por lo tanto, para actuar ante el trastorno es preciso un equipo interdisciplinar de psiquiatras, psicólogos y nutricionistas.

Principales complicaciones

La pregorexia es una enfermedad que, como ya sabemos, se produce en un momento muy delicado de la vida de una mujer. Ya de por sí una embarazada tiene muchos riesgos, pero en este caso el feto también se ve directamente afectado. Puesto que este se alimenta por medio de la placenta que, a su vez, se nutre de la madre.

Un efecto muy claro de este trastorno implica la posible desnutrición de la gestante, pues la mayor parte de los nutrientes consumidos, (muy pocos en estos casos) será absorbidos por el feto. Finalmente, una vez que queden pocos nutrientes almacenados en la placenta, la situación podría determinar el fallecimiento del bebé, de la madre o de ambos.

f7108dea947a88256b6d92f671dffef4

Otras consecuencias pueden ser:

  • Cuadros de desnutrición durante el embarazo pueden provocar el nacimiento de bebés bajos de peso.
  • Los niños nacidas en esas condiciones, en la edad adulta podrían desarrollar problemas de obesidad, ansiedad, diabetes y enfermedades cardiovasculares.
  • Es común que las madres que sufren de pregorexia no desarrollen vínculos afectivos con sus hijos, porque padecen un trastorno emocional que les impide demostrar correctamente sus sentimientos.
  • El efecto de la pregorexia podría generar problemas durante la lactancia.
  • Hay posibilidades serias de presentar un parto prematuro.
  • Anemia.
  • Bajo desarrollo intrauterino.

Se trata, en definitiva, de una condición de alto riesgo tanto para la madre como para el bebé. Por ello es imprescindible priorizar la salud de ambos y recordar que el aumento de peso es transitorio.

  • Sullivan, S. (2010). I'm not fat, I'm pregnant: an examination of the prevalence and causation of pregorexia in Ireland.
  • Mathieu, J. (2009). What is pregorexia?. Journal of the American Dietetic Association109(6), 976-979.