¿Por qué pica la piel durante el embarazo?

Ante los picores, lo importante es que los controles periódicos que te realices permitan ver si el cambio en la piel durante el embarazo se debe a algo fisiológico normal o existe una patología que deba ser tratada.

Si estás embarazada, prepárate para experimentar varios cambios en el cuerpo: aumento de peso, calambres, cambios en el tono de la piel y, sobre todo, picazón. Aun así, quizás te preguntes si es normal tener picor en la piel.

Cada una de ellas son afecciones propias de la etapa de gestación, pero si sigues las recomendaciones de tu obstetra, estos cambios en la piel durante el embarazo no tienen por qué llegar a convertirse en una dificultad mayor.

Dermatosis del embarazo

Así se conoce a las afecciones que aparecen durante el periodo de gestación relacionadas con la piel y que tienen ciertas características particulares. Todas ellas son completamente normales y, a menos que notes algo muy inusual o que te cause un riesgo mayor, no hará falta que acudas a un profesional de la salud. A continuación, describimos las más frecuentes.

Herpes gestationis

Su incidencia es bastante variable, siendo apreciado mayormente en mujeres con varios hijos, y con un considerable porcentaje de un 70% inclinado hacia la raza blanca. Comienza con un prurito exasperante que al final crea una ampolla. Habitualmente se forma en el abdomen y cerca del ombligo.

Tratamiento para el herpes gestationis:

Esta afección es autoinmune y debe ser tratada con corticoides o antihistamínicos, y aun después del alumbramiento pueden permanecer algunas semanas, por lo que habrá que continuar el tratamiento.

El parto de nalgas se trata de la postura que trae el bebé al momento del alumbramiento.

Erupción polimorfa

Es quizás la más frecuente en la piel durante el embarazo, y su incidencia es mucho mayor en las madres primerizas y en los embarazos gemelares. Una condición que aumenta esta erupción es el sobrepeso.

Se define como un picor muy intenso casi insoportable que ocasiona lesiones elevadas en la piel, palpables al tacto y de coloración rojiza. Su campo de aparición es en caderas, abdomen, brazos y piernas, y la causa se deriva de la distensión de la piel durante el embarazo.

Tratamiento para la erupción polimorfa:

La causa final es la paraqueratosis, la formación de células de la capa de la piel, lo que llega a alterar la queratina natural y produciendo la sobreelevación y el picor. El tratamiento, del mismo modo, es a base de corticoides tópicos de gran potencia aplicados sobre las lesiones varias veces al día.

Foliculitis

Es una erupción de granos acompañada de mucho picor. Además, puede presentarse en todo el cuerpo de la embarazada. Es notable durante el segundo semestre y tras el alumbramiento tiende a desaparecer. La causa se atribuye al mismo acné y a reacciones hormonales.

Tratamiento para la foliculitis:

Se deben aplicar corticoides sobre la piel durante el embarazo. También se recomienda el peróxido de benzoilo y terapias de rayos ultravioletas B.

Prúrigo

Su incidencia es mayor en el primer trimestre del embarazo. Son lesiones palpables y elevadas en forma de nódulos. Es común que aparezcan en los brazos y piernas; la picazón es mayor.

Tratamiento para el prúrigo:

No se observan efectos directos sobre el feto, por lo que el tratamiento con corticoides es lo más efectivo, y los antihistamínicos si el picor sobrepasa el aguante de la embarazada.

Colestasis del embarazo

El picor y prurito de esta afección es su característica, y la intensidad es tal que se puede causar lesiones al rascarse. En otras palabras, las lesiones en la piel durante el embarazo no son por el prurito, sino por la acción de las uñas para aliviar la picazón. Además, este picor puede irradiarse hasta las manos.

En algunos casos, la piel se torna algo amarilla, esto es conocido como ictericia. La causa se deriva del hígado, que segrega una sustancia llamada bromo sulftaleína, y por el aumento de estrógeno durante la gestación.

Tratamiento para la colestasis:

Después de realizar un análisis de sangre, se puede comprobar un aumento de la fosfatasa alcalina, las transaminasas y la bilirrubina. Por eso, el tratamiento será a base de resincolestiramina y antipruriginosos o también de ácido ursodesoxicólico.

En la mayoría de los casos, el pronóstico para la madre es bueno. Solo que la piel durante el embarazo puede quedar marcada, más por efecto de la acción de rascarse que por la afección en la piel.

Es normal que la piel durante el embarazo cambie.

Precauciones durante el embarazo

Es importante que durante la etapa de gestación te cuides lo mejor posible, evitando así reacciones que pudiesen causarte molestias mayores.

Por ejemplo, debes:

  • Extremar la limpieza de tu cuerpo.
  • Hidratarte bien, tomando suficiente agua fresca.
  • Favorecer la hidratación con cremas humectantes.
  • Protegerte del sol.
  • Lleva ropa fresca.
  • Evitar comidas con grasas.
  • Evitar lociones con alcohol y muy perfumadas.

Al final, considera como una condición normal el que la piel durante el embarazo cambie; tu vientre empieza a crecer y eso hace que los tejidos de la piel se destensen, por lo que suelen aparecer estrías.

El calor y la sudoración también pueden hacer que esos pliegues se irriten causando mayor picor. Recuerda que en su mayoría desaparecerán después del parto y podrás utilizar otras sustancias o cremas para regenerar tu piel.

Categorías: Síntomas del embarazo Etiquetas:
Te puede gustar