Eres Mamá
 

¿Por qué es bueno que los niños aprendan a cocinar?

Ya no hay excusa para que los niños aprendan a cocinar. Piensa que, al implicarse activamente en la preparación de los platos, no solo comerán más sano, sino que también se animarán a probarlos.

¿Por qué es bueno que los niños aprendan a cocinar?
Silvia Zaragoza

Revisado y aprobado por la nutricionista Silvia Zaragoza en 02 Agosto, 2019.

Última actualización: 02 Agosto, 2019

El interés por la cocina ha crecido notablemente en los últimos 6 o 7 años, aproximadamente. Por eso, han surgido varios programas de televisión en los que cocineros famosos elaboran recetas muy variadas. Incluso, se emiten concursos con el objetivo de que los adultos y los niños aprendan a cocinar.

Programas educativos para que los niños aprendan a cocinar

La alimentación es una asignatura pendiente en los colegios a nivel mundial. A pesar de que es un acto que hacemos a diario, nadie nos ha enseñado, es decir, lo aprendemos por instinto. Además, la gran disponibilidad de productos impide que se hagan elecciones saludables.

Por eso, varias fundaciones, empresas e instituciones se dedican a impartir talleres prácticos para que los niños adquieran nociones básicas y modifiquen su comportamiento al elegir qué comer. Y es que la evidencia muestra unos resultados positivos, especialmente en relación a la salud.

Beneficios de que los niños aprendan a cocinar

Mayor consumo de frutas y verduras

Sin duda, es una de las mayores dificultades relacionada con la alimentación infantil. Eso de que los niños odian las verduras ha calado tanto, que los padres tendemos a obligarlos, lo que genera más rechazo o a pasar completamente.

Bien, después de que los niños acudan a los huertos, manipulen los alimentos y elaboren recetas, se logra despertar su interés por comer más frutas, verduras y hortalizas. Consecuentemente, aumenta su ingesta de fibra.

¿Por qué es bueno que los niños aprendan a cocinar?

Menor rechazo a probar nuevos alimentos

La neofobia aparece al introducir los alimentos tras la lactancia materna exclusiva. Suele desaparecer a los 2 o 3 años. En este sentido, los niños acostumbran a guiarse por las sensaciones que les produce el alimento al tocarlo y sentirlo en la boca, así como por el comportamiento de sus amigos o padres. Por eso, estas actividades suelen ser grupales, dado que aprenden por imitación. 

Y si, además, se lo presentamos de manera atractiva, también aumentamos, todavía más, su predisposición a comer nuevos alimentos. Se trata de que vivan una experiencia positiva.

Mejora de la salud infantil

A su vez, al conseguir que los niños coman más sano, evidentemente ganan en salud. Por un lado, se produce una pérdida de peso en niños con sobrepeso u obesidad. Por otro lado, la presión arterial también disminuye. Incluso ayuda a prevenir la aparición de otras enfermedades como la diabetes tipo 2.

Reducción del consumo de platos preparados y comidas fuera de casa

Como consecuencia de que se decanten por platos saludables, logramos reducir las comidas en restaurantes, especialmente los de comida rápida. Además, cocinar formará parte de las actividades cotidianas de la casa, ya que querrán participar activamente.

Cómo conseguir que los niños aprendan a cocinar

Acudir a la compra

¿Por qué no preguntarles acerca de qué les gustaría comer? O bien explicarles alguna curiosidad sobre los alimentos cada vez que vengan a comprar. Seguro que logras que se cuestionen de dónde provienen o el porqué tienen unos colores determinados. Incluso podéis jugar a ver si adivinan qué alimento es.

¿Por qué es bueno que los niños aprendan a cocinar?

Pedirles que sean vuestros ayudantes de cocina, una de las mejores maneras de que los niños aprendan a cocinar

Cada fin de semana pueden ser vuestros pinches. Lavar, pelar, mezclar los ingredientes, aliñar el plato o incluso montarlo; a partir de los 10 o 12 años ya podéis dejarles cortar los alimentos. De esta manera, potenciaréis su autonomía y creatividad.

Apuntarlos a clases de cocina o campamentos específicos para que aprendan a cocinar

Con el gran interés que ha suscitado la cocina, no hay centro cívico u escuela que no ofrezca cursos en familia. También hay campamentos en los que la cocina es la protagonista. ¿Has pensado que puede ser una buena oportunidad para que hagan nuevos amigos con los que compartan aficiones?

Asistir a ferias gastronómicas

Son un reclamo cuyo objetivo es fomentar la comida local o dar a conocer las últimas novedades. Algunas ofrecen degustación de platos, talleres o masterclass o, incluso, cultivar alguna planta.

Visitar granjas o huertos

Permiten conocer el origen de los alimentos y que entiendan el esfuerzo que supone producir dicho alimento. Suelen ofrecer actividades que les permitan experimentar con el alimento y degustarlo.

En definitiva , fomentar unos buenos hábitos alimentarios desde bien pequeños a través de la cocina es clave para su salud física y mental. Además, pasan un buen rato con sus amigos y familiares decorando los platos o mezclando los ingredientes, y aumentan la diversidad de su alimentación.

6 motivos para cocinar con los niños

6 motivos para cocinar con los niños

Cocinar con los niños puede ser una buena estrategia para despertar su interés por algunos alimentos o vegetales que por lo general rechazan a simple vista.



  • Zahr, R y Sibeko, L. (2017). Influence of a School-Based Cooking course on Students' Food Preferences, Cooking Skills, and Confidence. Can J Diet Pract Res 2017, 78(1): 37-41.
  • Allirot, X; da Quinta, N; Chokupermal, K; Urdaneta E. (2016). Involving children in cooking activities: A potential strategy for directing food choices toward novel foods containing vegetables. Appetite 2016, 103: 275-85.
  • Cunningham-Sabo, L; Lohse, B. (2013). Cooking with Kids positively affects fourth graders' vegetable preferences and attitudes and self-efficacy for food and cooking. Child Obes 2013, 9(6): 549-56.
  • Maiz, E; Urdaneta, E; Allirot, X. (2028).La importancia de involucrar a los niños y niñas en la preparación de comidas. Nutr Hosp 2018, 35 (4): 136-39.
  • Muzaffar, H; Metcalfe, J;Fiese, B. (2018). Narrative review of culinary interventions with children in schools to promote helathy eating: directions for future research and practice. Curr Dev Nutr 2018, 2(6).
  • Hersch, D; Perdue, L; Ambroz, T; Boucher, J. The impact of cooking classes on food-related preferences, attitudes, amd behaviors of schoold-aged children: a systematic review of the evidence, 2003-2014. Prev Chronic Dis 2014, 11.
  • Izume, B; Eckhardt, C, Wilson, D, Cahill, J. A cooking intervention to increase vegetable consumption by parents with children enrolled in an early head home start visit program: a pilot stuy in Portland, Oregon, 2013-2014. Prev Chronic Dis 2016,13.
  • Jarpe-Ratner,E; Folkens, S; Sharma, S; Daro, D; Edens, N. (2016). An experimental cooking and nutrition education program increases cooking self-efficacy and vegetable consumption in children in grades 3-8. J Nutri Educ Behav 2016, 48(10): 697-705.
  •    

Silvia Zaragoza
Silvia Zaragoza
Graduada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Ramon Llull en 2013. Especializada en Nutrición Clínica a través del Máster en Nutrición y Metabolismo de la Universidad Rovira y Virgili en 2014. En 2017, realizó el curso de Nutrición Clínica y Deportiva Vegetariana por ICNS y en 2018 el curso de Actualización en el manejo clínico nutricional de patologías digestivas por la Clínica Cinusa. Desde 2015, trabaja pasando consulta en HM Delfos y en los Consultorios Médicos Ausias Marc. Dispone de experiencia en el abordaje nutricional de alergias e intolerancias y patologías digestivas. En 2016 participó en el programa de Alimento y Salud de RNE5 y en junio de 2018 colaboró con la revista Elle. Desde abril de 2019 imparte cursos de formación a través de Bureau Veritas.