¿Por qué el bebé no debe usar almohada?

Astrid Moreira · 17 noviembre, 2017
Los expertos recomiendan evitar el uso de almohadas, peluches y mantas en las horas de sueño durante los primeros dos años de vida del bebé.

Una de las principales cosas que debemos saber como madres es que el bebé no debe usar almohada para dormir. Pero, ¿por qué? Muchas personas consideran que no está mal que los recién nacidos o los bebés pequeños usen almohadas, pero lo recomendable es que no lo hagan, debido a que las proporciones del cuerpo de un bebé son distintas al nacer a las de un adulto, el cuello aún es pequeño y la cabeza es mucho más grande en comparación con el resto de su cuerpo.

Lo más importante es evitar el uso de almohadas hasta que el bebé pueda utilizarlas, porque si duerme con almohadas antes de lo debido pueden presentarse diversos inconvenientes en la formación de su cuerpo e incluso puede sufrir el riesgo de ahogarse con la almohada. Aquí detallamos algunas razones de por qué el bebé no debe usar almohada durante las horas de sueño.

El bebé no debe usar almohada durante los primeros dos años de vida.

Por qué el bebé no debe usar almohada

  1. Puede provocar el síndrome de muerte súbita al lactante. Si le colocamos una almohada al bebé y se tumba boca abajo mientras duerme, no será capaz de darse la vuelta, provocando asfixia. De igual forma, esto puede ocurrir con peluches o cojines, por ello deben evitarse en el lugar de descanso del bebé.
  2. Que el bebé utilice una almohada puede generar que su espalda no tenga su alineación natural. Esta produce que se fuerce la curvatura natural del cuello, debido a que el bebé tiene un cuello más pequeño y la cabeza es proporcionalmente más grande que el resto del cuerpo.
  3. Para un bebé no es cómodo dormir sobre almohadas. Aunque es posible que se vean durmiendo muy a gusto sobre varias almohadas, realmente no se sienten cómodos. Si tienen un mal sueño, al día siguiente se despertarán irritados. además, el dormir con almohada podría perjudicar su descanso y causar problemas para conciliar el sueño.
  4. Puede desarrollar alergias. Este también es un factor importante a tener en cuenta ya que cuando lavamos la almohada o el cojín, generalmente utilizamos suavizante de telas con diversos aromas. Para los bebés no es recomendable, porque en este momento aún se encuentran desarrollando el sentido del olfato.

Cuándo pueden usar almohadas los bebés

La Asociación Española de Pediatría y la Academia Americana de Pediatría recomiendan que el niño comience a utilizar almohadas a partir de los primeros 2 años de vida. A partir de entonces, si quieren comenzar a utilizar la almohada, lo preferibles es que escojan una fina, pequeña y firme.

De hecho, a partir de este momento es aconsejable que utilizan una almohada, ya que en este momento sus hombros son más anchos que su cabeza, y esta comienza a colgarles cuando duermen de lado. La almohada debe ser de un material que les permita respirar correctamente, como el algodón. Es mejor evitar usar materiales como el poliéster debido a que puede dificultar la oxigenación y podría provocar calentamiento excesivo en la zona de la cabeza y el cuello.

“Los expertos recomiendan evitar el uso de almohadas, peluches y mantas en las horas de sueño durante los primeros dos años de vida del bebé”

Consejos para evitar el síndrome de la muerte súbita

Además de evitar que el bebé duerma con almohada,  también existen otras formas de prevenir el síndrome de muerte súbita:

  • Dormir boca arriba. El bebé siempre debe dormir boca arriba. Debemos evitar a toda costa que duerma boca abajo.
  • El colchón debe tener exactamente las mismas medidas de la cuna y no debe ser demasiado blando.
  • El bebé debe dormir con los pies tocando el fondo de la cuna, por su parte, las sábanas deben estar muy bien fijadas debajo del colchón.
La música relajante para niños permite que tengan mejor fluidez en el lenguaje.

  • Es recomendable no utilizar mantas de tejidos elásticos o plastificados.
  • La temperatura de la habitación debería mantenerse entre los 18-20 grados.
  • Cuando duerme, es recomendable no ponerle ropa muy calurosa o mantas.
  • No es recomendable que el bebé comience a dormir con los padres antes de las 13 semanas de vida.
  • En los primeros meses, se recomienda que la cuna esté cerca de la cama de los padres.

Lo más importante es que el bebé no debe usar almohada hasta que tenga la edad suficiente para hacerlo. Se concluye que puede ser perjudicial para el niño tanto para su cuerpo, como para su salud. Cuanto más sencilla esté la cuna del niño para su descanso, mucho mejor.