La alimentación del bebé durante las primeras semanas de vida

Fernando Clementin · 15 noviembre, 2017
¿Leche materna o de fórmula? A continuación te indicamos los aspectos que debes conocer sobre la alimentación del bebé durante las primeras semanas de vida.

Al tratarse de una etapa fundamental en el desarrollo del ser humano, la alimentación del bebé durante las primeras semanas de vida es un tema muy delicado y al que hay que prestarle muchísima atención. Repasamos los principales aspectos a considerar en torno a esta temática.

No vamos a hacer ningún descubrimiento al afirmar que la leche materna es el mejor alimento que un bebé puede ingerir en sus primeras semanas de vida. Es igual o más importante que la nutrición de la madre durante el embarazo, que también tiene sus consecuencias en la salud del futuro bebé.

¿Por qué es tan beneficiosa la leche materna? Las causas son diversas. Principalmente, aporta todos los nutrientes que el bebé necesita para crecer sanamente. Al estar compuesta por agua, proteínas, vitaminas, hidratos de carbono, sales minerales y grasas, contiene exactamente lo que el bebé requiere para su correcta su alimentación.

Además, la leche materna promueve el desarrollo sensorial y cognitivo, le protege de enfermedades infecciosas y crónicas y genera el vínculo de apego entre hijo y madre, dato no menos importante para su desarrollo psicológico. Según UNICEF, la leche materna es la primera vacuna que reciben los bebés, y puede prolongar su vida durante varios años, además de prevenir padecimientos futuros como la obesidad.

La Federación Nacional de Neonatología de México, en tanto, recomienda que la leche humana sea la forma exclusiva de alimentación durante los primeros seis meses de vida.

“La leche materna aporta al bebé los nutrientes que necesita para su desarrollo y crecimiento”

Si la madre produce más leche de la que el bebé toma, o si por alguna razón no le es posible estar presente para amamantarlo en algún momento, el extractor de leche puede representar una solución a este problema.

La lactancia durante el embarazo puede provocar dolores que conviene saber evitar.

La alimentación de la madre durante la lactancia del bebé

En el periodo en el que el bebé se alimenta de la leche que su madre produce, es importante que ella evite algunos alimentos, bebidas y hábitos que pueden ser nocivos para la salud del lactante. Algunos de ellos son:

  • Bebidas alcohólicas.
  • Bebidas estimulantes (café o energéticas).
  • Tabaquismo.
  • Algunos vegetales que pueden modificar el sabor de la leche (coliflor, col, alcachofas, espárragos, pepino, pimientos etc.).
  • Medicamentos (excepto los recetados por el médico).

Cómo afrontar la alimentación del bebé durante las primeras semanas de vida sin leche materna

Por diversas razones, como el padecimiento de alguna patología, problemas de nutrición, el estar tomando medicaciones o las incompatibilidades de horario por motivos laborales, puede ocurrir que la madre no pueda amamantar a su bebé con leche materna y que, por lo tanto, sea necesario que el bebé ingiera los nutrientes a través de otra vía.

La opción que surge para estos casos es la alimentación con leche de fórmula mediante un biberón.

Los beneficios de la leche de fórmula también son variados. Entre ellos, podemos citar:

  • Soluciona las necesidades alimentarias del bebé.
  • Brinda flexibilidad horaria a la madre.
  • Incluye a los padres en la crianza de los niños, así como a los abuelos, tíos, hermanos y otros familiares.
  • Permite controlar con mayor precisión la cantidad de leche suministrada.

De todos modos, aunque resulte redundante aclararlo, la leche de fórmula no es comparable a la leche materna como opción para la alimentación del bebé durante las primeras semanas de vida.

Algunos puntos a tener en cuenta sobre la leche de fórmula:

  1. Sigue las instrucciones indicadas en el paquete.
  2. Desecha los restos de leche que queden en el biberón después de que pase una hora.
  3. No calientes la leche en el microondas. Sí puedes hacerlo bajo un chorro de agua tibia.
Para ser madre no hace falta más que tener ilusión y ganas de serlo

¿Se pueden combinar la leche materna y la de fórmula?

Técnicamente, es posible. Sin embargo, los especialistas recomiendan no colocar ambas en un mismo biberón, sino ofrecerlas al lactante en diferentes momentos.

Además, hay un efecto negativo que resulta evidente: la leche de fórmula se hace para proporcionar al bebé  una cantidad específica de calorías y nutrientes en un volumen específico de líquido. Si diluyes la leche de fórmula concentrada directamente en la leche materna, la concentración de nutrientes en la leche será excesiva.

Otro camino para el futuro: la leche materna en polvo

Los científicos se han puesto a trabajar para encontrar alternativas al proceso de amamantamiento. La creación de bancos de leche materna se descartó bastante temprano, dado que el proceso de pasteurización destruye parte de las proteínas y grasas, ambas fundamentales para la alimentación del bebé durante las primeras semanas de vida.

No obstante, en la Universidad de Guadalajara los investigadores hallaron una que parece increíble: ¡leche materna en polvo!

¿Cómo lo hicieron? Extrajeron el agua excedente de la leche de origen humano exponiéndola a grandes temperaturas. Así lograron generar la deshidratación y transformarla en polvo, omitiendo el proceso de extraer la leche y pasteurizarla. De esta manera se conservan casi todos sus nutrientes.

De todos modos, todavía se encuentra en el proceso de patentamiento. Por más que se trate de una solución revolucionaria que permitiría expandir la alimentación saludable hasta los rincones más necesitados del mundo, aún deberemos esperar para observar sus beneficios.