Por qué duelen los pechos durante la ovulación

Naí Botello · 24 septiembre, 2018
Cuando ovula, el cuerpo de la mujer manifiesta ciertas alteraciones, entre las que se incluye el dolor en los pechos. ¿Sabes por qué ocurre este fenómeno?

Una de las interrogantes que se han hecho todas las mujeres en algún momento de sus vidas es por qué duelen los pechos durante la ovulación. Si bien entienden que parte de su naturaleza femenina funciona a partir de cambios hormonales cíclicos, es posible que no conozcan específicamente sus efectos en el organismo.

Para responder a cada inquietud, en este artículo expondremos toda la información básica sobre la ovulación y sus ciclos hormonales. Además, repasaremos en qué grado se manifiestan sus alteraciones en el cuerpo y, específicamente, en los pechos de la mujer.

¿Por qué duelen los pechos durante la ovulación?

Información general sobre la ovulación

En primer lugar, resulta apropiado explicar brevemente qué es la ovulación. Se trata de un proceso natural que se desarrolla como parte del ciclo menstrual femenino; en ella, un folículo ovárico se rompe y libera un ovocito dentro del aparato reproductor femenino, para que luego pueda ser fecundado por un espermatozoide.

Dentro de ese ciclo menstrual se suceden tres etapas. En la primera se liberan grandes cantidades de estrógenos; en la segunda fase, en tanto, se elevan las cantidades de progesterona y, finalmente, ocurre el sangrado de la menstruación —si no hubo fecundación— o el proceso de embarazo.

Entonces, queda en evidencia que tanto los estrógenos como la progesterona son las hormonas responsables del proceso de ovulación. Ambas afectan con sus variaciones a diversas partes del cuerpo, como los senos y pezones.

Asimismo, causan también dolor en la pelvis, secreciones vaginales, cambios de humor o aumento del libido y el aumento de 1 o 2 grados en la temperatura.

El sujetador debe adaptarse a las necesidades de cada mujer.

Desde luego, estos síntomas no son perceptibles de la misma forma por todas las mujeres. Algunas los manifiestan y padecen más que otras; no obstante, exceptuando casos particulares, las molestias que se presentan por la alteración del ciclo menstrual no interrumpen el desenvolvimiento diario de la vida de la mujer.

Como se ha explicado, el proceso de ovulación y las alteraciones hormonales trabajan a partir de un lapso repetitivo o ciclo. Lo mismo ocurre con los pechos femeninos, ya que estos intentan cumplir una función vinculada a la reproducción.

Por tal motivo, el dolor que las mujeres siente y su posterior desaparición no es otra cosa que su preparación para cumplir con una posible gestación.

“Los estrógenos como la progesterona son las hormonas responsables del proceso de ovulación. Ambas afectan con sus variaciones a diversas partes del cuerpo, como los senos y pezones”

La progesterona y la multiplicación de las células mamarias

Los pechos de la mujer están compuestos por células mamarias —alvéolos—, conductos, tejido conjuntivo y tejido graso. Su función es producir leche, que luego será drenada. Para que esto suceda, al igual que con el ciclo de la ovulación, intervienen las hormonas.

Como repasamos anteriormente, la ovulación se inicia con un aumento del estrógeno. Cuando esto ocurre, los receptores de progesterona comienzan a multiplicarse en el pecho.

Posteriormente, en el momento en el que se pasa a la segunda fase del ciclo menstrual y aumentan más aún los niveles de progesterona, se comienzan a expandir las células y glándulas mamarias. El motivo es que el cuerpo se prepara anticipadamente para un posible embarazo.

Es importante resaltar que el dolor en los pechos coincide con los últimos días de la segunda fase vinculada a la máxima liberación de progesterona. De allí que dentro de los 28 días del ciclo, la presencia del malestar se haga evidente el día 21 o, en el caso de las mujeres con ciclos largos, una semana antes de su menstruación.

La mastitis no implica la obligación de suspender la lactancia materna.

El dolor en los pechos como signo de embarazo

Con todo esto, queda claro que el dolor en los pechos durante la ovulación es el resultado del aumento de la progesterona durante la etapa final del ciclo. Este, a su vez, cumple la función de expandir las células y glándulas mamarias para que la madre pueda amamantar.

Cuando se llega a la tercera fase y si no hubo fecundación, ocurre la menstruación. Por ende, el dolor desaparece en pocos días porque las glándulas recuperan su estado natural.

Sin embargo, si efectivamente se está gestando un bebé, lo más probable es que el dolor en el pecho permanezca al menos durante los primeros tres meses de embarazo; también es viable que se extienda de forma más acentuada hacia el pezón. El tamaño de los senos se incrementará notablemente.

Todos estos síntomas durante el ciclo reproductivo pueden ayudar a reconocer no solamente si el organismo de una mujer funciona bien, sino que también sirven como indicadores para las parejas que quieran embarazarse y utilicen métodos anticonceptivos alternativos.

Esteban, F. (2014). Síndrome premenstrual: síntomas, causas y tratamiento – Unidad de la mujer.