¿Por qué el pediatra mide la cabeza de tu bebé al nacer?

Con una simple medición de la cabeza del bebé, es posible detectar algunas patologías neurológicas importantes. ¿Sabes cómo se hace?
¿Por qué el pediatra mide la cabeza de tu bebé al nacer?
Marcela Alejandra Caffulli

Escrito y verificado por la pediatra Marcela Alejandra Caffulli el 19 julio, 2021.

Última actualización: 19 julio, 2021

El perímetro cefálico es la medición de la cabeza de los bebés que se realiza al nacer y en cada control de salud. Esta práctica tiene como objetivo detectar alteraciones del tamaño del cráneo, llamadas micro y macrocefalia.

Cuando la cabeza del niño presenta un tamaño anormal, esto puede ser indicio de alguna patología del sistema nervioso. Es importante, entonces, realizar un seguimiento minucioso del niño y evaluar la necesidad de agregar estudios o consultar a otros especialistas.

En este artículo te contaremos por qué es tan importante la primera medición del perímetro cefálico.

¿Por qué es importante medir la cabeza al bebé?

El tamaño de la cabeza del bebé al nacimiento da una idea de cómo fue el desarrollo del sistema nervioso durante la gestación.

Para comprender mejor esta idea es necesario conocer qué estructuras componen este sistema y cómo se desarrolla dentro del útero materno.

Anatomía del sistema nervioso central (SNC)

El sistema nervioso central está conformado por varias estructuras, dentro de las cuales destacamos las siguientes:

  • Cerebro.
  • Cerebelo, tronco encefálico, médula espinal.
  • Cráneo (huesos y cartílagos).
  • Líquido cefalorraquídeo (que circula en cisternas o ductos).

Desarrollo fetal del SNC

cerebro desarrollo sistema nervioso feto utero dentro cordon umbilical

En aquellos casos en los que el cerebro sufra alguna alteración y no se desarrolle adecuadamente, los huesos de la cabeza también verán afectado su crecimiento. Por ejemplo, cuando la madre adquiera cierta infección en el embarazo, el bebé podrá nacer con un cráneo más pequeño de lo habitual. Esto se conoce como microcefalia.

A su vez puede ocurrir algún tipo de obstrucción en el sistema de ductos que llevan el líquido cefalorraquídeo, lo que generará que este contenido se acumule en la zona anterior al bloqueo y presionen otras estructuras.

Indirectamente esto provocará un “estiramiento” de la cavidad craneana y como consecuencia, el bebé nacerá con un cráneo más grande de lo normal. Esto se conoce como macrocefalia.

En ambos casos el bebé nacerá con un perímetro cefálico anormal y aunque esto no constituya un problema en sí mismo, indica que aconteció alguna alteración durante el desarrollo neurológico fetal.

¿Cómo se puede medir la cabeza del bebé y para qué sirve?

El perímetro cefálico es una sencilla medición del diámetro de la cabeza del bebé. Se realiza con una cinta métrica blanda, que se coloca alrededor del cráneo en la zona de mayor circunferencia. Esta está ubicada a nivel de la frente (por delante), las sienes (a los lados) y el occipucio (por detrás).

perimetro cefalico craneo medicion circunferencia bebe erguido cinta metrica mano pediatra enfermera bebe lactante tranquilo control salud

Idealmente, el procedimiento debe hacerse con la cabeza del bebé erguida. Como esto es muy difícil de lograr en los recién nacidos, se toma con el bebé acostado boca arriba sobre la camilla donde es evaluado.

Si bien muchos niños lloran durante la primera examinación en sala de partos, esto no implica ningún riesgo ni dolencia física.

La importancia de realizar esta medición en las primeras 24 horas del nacimiento es poder evaluar indirectamente cómo fue el desarrollo del sistema nervioso central dentro del útero.

También nos permitirá alertar sobre la posibilidad de enfermedades congénitas sindrómicas (las que se componen de varios defectos), como por ejemplo el síndrome de Down.

El tamaño de la cabeza del bebé

El perímetro cefálico, el peso y la talla forman parte del “historial intrauterino” del bebé. Estas mediciones nos permitirán deducir si el bebé estuvo expuesto a algún factor de riesgo de enfermedad y actuar en consecuencia.

Para saber si el bebé nació con un tamaño adecuado, debemos referirnos siempre a las gráficas de crecimiento correspondientes. En ellas se han volcado los datos de medición de cientos de niños de diferentes lugares del mundo, lo cual nos ha permitido estimar el promedio de crecimiento para cada edad y sexo.

Cuando medimos el perímetro cefálico del bebé, debemos comparar este dato con el de las tablas y definir el percentil en el que el niño se encuentra. De este modo podremos decir si el bebé tiene un cráneo de tamaño promedio o no.

A continuación definiremos las 3 posibilidades:

  • Normocéfalo: cuando el percentil del perímetro cefálico está entre el 3 y el 97.
  • Microcéfalo: cuando el percentil está por debajo del 3.
  • Macrocéfalo: cuando el percentil está por encima del 97.

Posibles problemas

La microcefalia y la macrocefalia pueden ocurrir por diversos motivos. Estos pueden ser problemas que afectan directamente al crecimiento cerebral (llamados defectos primarios) o que provocan cambios en perímetro cefálico por otros motivos (llamados defectos secundarios).

Causas de microcefalia

Entre las causas más comunes de microcefalia neonatal destacamos las siguientes:

  • Síndromes genéticos, como Down, Edwards o Patau.
  • Defectos primarios del desarrollo cerebral.
  • Infecciones perinatales, como varicela, toxoplasmosis o rubéola.
  • Virus Zika.
  • Exposición a tóxicos o radiaciones durante la gestación.
  • Malnutrición severa intraútero.

Causas de macrocefalia

A continuación enumeraremos las causas más frecuentes de macrocefalia neonatal:

  • Macrocefalia familiar.
  • Malformaciones genéticas cerebrales.
  • Síndrome de Sotos.
  • Acondroplasia.
  • Neurofibromatosis.
  • Hematomas, quistes o hemorragias cerebrales.
  • Hidrocefalia congénita.
  • Tumores encefálicos.

Acerca de la importancia de medir la cabeza del bebé

El perímetro cefálico se obtiene al medir la cabeza del bebé. Este permite inferir si el cerebro se desarrolló correctamente dentro del útero.

Se trata de una estrategia sencilla, económica, poco invasiva e indolora para detectar tempranamente patologías importantes del recién nacido. Además, a veces despertará la alerta sobre la posibilidad de otros defectos asociados, como aquellos que forman parte de los síndromes.

Medir el perímetro cefálico al nacer es muy importante, pero también habrá que repetirlo en cada control de salud. Algunas patologías son evolutivas y requieren mucho tiempo para manifestarse. Con esta simple medición, podremos detectarlas antes de que se conviertan en un problema de difícil solución.

Te podría interesar...
¿Conoces las 5 pruebas del test de Apgar?
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
¿Conoces las 5 pruebas del test de Apgar?

En el siguiente artículo te contaremos qué es el test de apgar, usado en los recién nacidos para determinar el estado de salud general.