¿Qué pasa si tu bebé está en una mala posición para el parto?

María José 28 junio, 2017

Cuando una mujer está embarazada se preocupa por la salud de su bebé desde el primer momento, así también como por su propia salud. Es por eso que una mujer embarazada debe acudir a todas las revisiones médicas que tenga programadas para saber que todo está bien y que tanto su salud como la del bebé que viene en camino está perfectamente. Aunque hay un tema que suele preocupar bastante: cuando el bebé está en una mala posición para el parto.

Cuando el bebé viene ‘de nalgas’

En las últimas semanas antes del parto, tu médico examinará a tu bebé a través de una ecografía para saber si ya está en la posición correcta para el parto, es decir, si tiene la cabeza hacia abajo y bien encajada, cerca del canal de parto y frente a tu espalda. La mayoría de bebés de forma instintiva se ponen de esta forma, pero es aproximadamente 1 de cada 25 nacimientos los que se quedan en posición ‘de nalgas‘.

La posición de nalgas es cuando el bebé tiene la cabeza en la parte alta y el culete y los pies están más cerca del canal de parto. Aunque no siempre es necesario, los expertos muestran que es más seguro que un bebé que está ‘de nalgas’ nazca a través de una cesárea programada. De esta manera se evitarán riesgos innecesarios tanto para la madre como para el bebé.

parto 2

En ocasiones, un bebé que está ‘de nalgas’ puede girarse durante el proceso del parto, pero si no es así los médicos especialistas pueden hacer maniobras para intentar que se coloquen en la posición correcta. Sin embargo, si el bebé no cambia de posición o hay problemas durante el parto la cesárea será inevitable y por eso, muchos profesionales aconsejan una cesárea desde el primer momento.

Pueden haber otras alternativas

Si tu bebé no viene en la posición correcta para el parto, no asumas que tendrás que pasar por una cesárea al 100%. Pueden haber otras alternativas que se pueden probar para intentar que el bebé se ponga en la posición correcta e intentar que se mueva para que todo marche mejor. Existen algunas estrategias que puedes utilizar para conseguirlo.

Presión en el abdomen

A las 37 semanas, si tu bebé está de nalgas, el médico puede sugerir una versión cefálica externa. Esto quiere decir que se aplica una ligera presión en el abdomen con las manos para tratar de que el bebé se mueva. Si una mujer tiene un bebé en posición de nalgas puede optar por esta estrategia que deberán llevar a cabo profesionales sanitarios. Únicamente se tendrá que descartar esta opción si existe alguna contraindicación para el parto vaginal.

parto 3

Esta estrategia suele tener un 50% de resultados positivos. Los riesgos de una complicación grave, como la ruptura prematura de membranas son bajos, pero se debe hacer en un centro de atención médica en caso de que necesites una cesárea. Las mujeres pueden sentir esta estrategia como si fuese un masaje profundo en la zona abdominal. Si siente molestias tendrá que comunicarlo inmediatamente para parar de realizar esta estrategia.

Muévete

Tomar paseos, hacer ejercicios suaves, estirar los músculos… Todo esto puede ayudar a aflojar los ligamentos y el tejido conectivo que sostiene el útero y la pelvis. Esto puede crear más espacio para que tu bebé pueda moverse dentro del útero y tenga más probabilidades de poder girar su cuerpo y poner la cabeza en el lugar correcto. Pregunta a tu médico si puedes hacer sentadillas durante el día para ayudar a tu bebé a girarse de forma natural.

Mantén la calma

Es posible que sientas dolores por la posición incorrecta del bebé e incluso que tengas fuertes dolores de espalda. Si esto te ocurre mantén la calma, siéntate en una pelota de parto y pregunta a tu médico que puedes hacer para soportar el malestar. Además, cuando vayas a estar de parto intenta estar en posición vertical hasta que estés al menos de 6 cm de dilatación.

No te preocupes demasiado si tu bebé no está con la cabeza encajada cuando te queden pocas semanas. Piensa que existen grandes equipos médicos que están acostumbrados a que esto suceda casi habitualmente. Confía en tus médicos y verás que todo saldrá bien y que cuando menos te lo esperes, tendrás a tu bebé en tus brazos sano y fuerte para que les des todo tu amor.

Te puede gustar