El flujo vaginal durante el embarazo

Agetna · 5 diciembre, 2016

El flujo vaginal es una sustancia viscosa segregada por las paredes de la vagina. Tiene importantes funciones dentro del organismo femenino y, a pesar de que a lo largo de la vida de la fémina no sufre muchas variaciones; durante el embarazo no puede decirse que pase lo mismo. Para hablarte sobre el tema, en Eres Mamá, decidimos redactar este post mediante preguntas y respuestas que, sobre la temática, puedan surgirte.

¿Cuáles son las funciones del flujo vaginal?

El flujo o lubricación vaginal, como también se le conoce, tiene la función de actuar como antibiótico natural y protector de la vagina, impidiendo la entrada de las diversas infecciones que puedan aquejarla.

A pesar de que las partes internas de los genitales femeninos se encuentran protegidas, a diario, se ven atacadas por patógenos que llegan con el agua del aseo y el coito, como principales fuentes de acceso.

Otra finalidad que tiene el flujo vaginal es la de ejercer como lubricante, lo mismo durante las masturbaciones como en el acto sexual, para hacer más placenteros esos momentos.

embarazada-duerme-boca-arriba-p

¿Qué característica tiene el flujo vaginal durante el embarazo que lo diferencia del que se tiene fuera de la gravidez?
Es importante que sepas que el cambio de color, fluidez, abundancia, o escasez, de la secreción vaginal fuera del embarazo, puede significar motivo de alerta; sin embargo, cuando estás esperando un bebé y debido a la actividad hormonal, es natural que la mucosidad sea diferente a la que tenías antes.

En esta etapa, puedes tomar como normal que:

  • La secreción se incremente
  • El flujo a veces te baje de color blanco y en otras ocasiones se torne transparente
  • La mucosidad, aunque abundante, no carece de olor; y si lo tiene, no es desagradable.

¿Cuándo debo preocuparme por mi flujo vaginal?

Siempre debes vigilar tu flujo vaginal porque este puede alertarte sobre diversas infecciones.

Ahora bien, en el embarazo deberás preocuparte por él cuando:

  • Cambie de color. En vez de ser transparente o de tono lechoso, lo percibas de color verde o amarillento
  • Te dé picazón en los genitales cada vez que baje
  • Huela mal o comience a emitir olores un tanto desagradables
  • Se haga espeso y pierda su fluidez
  • Te provoque irritación o ardor en la zona de los genitales.
embarazada tomando medicamentos

¿Qué precauciones y/o medicamentos debo tomar para mantener un flujo vaginal normal?

Precauciones: Todas.

Es importante que, sobretodo durante el embarazo, siempre te cuides. Recuerda que no solo está en juego tu salud, sino también la de tu hijo.

Te convendría mantener una pareja sexual estable y tener sexo protegido, sobre todo si no estás segura de su fidelidad. Una Infección de Transmisión Sexual, por sus siglas ITS, en cualquier momento de tu vida te causaría serios problemas. En tu estado actual, estas dificultades podrían agravarse o traer otros problemas asociados a ellas.

El aseo, sería bueno también, realizarlo con agua hervida para prevenir posibles infecciones que vengan con el agua.

Medicamentos: Ninguno.

Si antes tenías la mala costumbre de automedicarte y usar cremas y óvulos de Nistatina y Clotrimazol, por ejemplo; ahora que estás embarazada, solo debes usar los fármacos que sean prescritos por tu médico.

Por eso, si tienes dudas acerca de la apariencia que tiene tu flujo vaginal, visita cuanto antes a tu gineco-obstetra y no te automediques.

En caso de que tus sospechas sean infundadas su diagnóstico te librará de cualquier preocupación; si realmente son una señal de alarma, él te recetará antibióticos o cualquier otro medicamento que puedas recibir según la infección que tengas, tu historial clínico y el período gestacional en el que te encuentras en estos momentos.

¿Qué pasa si el flujo vaginal está acompañado de muestras de sangre?

Cuando el flujo vaginal viene acompañado de muestras de sangre puede indicarte que:

  • Estás sufriendo un aborto espontáneo
  • Te encuentras en riesgo de tener un parto prematuro
  • Ya es hora de dar a luz

Pero esto será tu médico quien te lo asegure.

¿Después del parto, el flujo vaginal vuelve a ser igual que antes?

En algunas mujeres sí y en otras no. Se ha visto que, en determinadas féminas, luego del parto, el flujo vaginal vuelve a ser tal y como era antes.

Otras, en cambio, durante el puerperio y todo el tiempo que se mantienen lactando, tienen secreciones escasas; pero estas vuelven a ser normales pasado ese tiempo.