El papel del padre en la lactancia materna - Eres Mamá

El papel del padre en la lactancia materna

Existen muchos padres que se autoproclaman con orgullo “lactantes o lactivistas”. Son aquellos progenitores que entienden que el papel del padre en la lactancia va más allá de acercar un vaso de agua para hidratación de la madre.

Es que sin duda, aunque se ha hablado mucho sobre la lactancia materna, poco se ha ahondado en el papel del padre en ese estadío. Recordemos que las madres se encuentran aquí con sensaciones de inseguridad, miedos y dudas, especialmente si se trata de un primer hijo.

De allí que el rol paterno durante la lactancia sea tan importante, especialmente en brindar apoyo a la flamante mamá. Así, él no debería estar solo para ayudar con la casa y el niño. Pues su presencia, cariño y atención son el motor que profundizará el vínculo afectivo entre madre, bebé y padre.

Entonces, cuando hablamos de un padre lactivista, nos referimos a aquellos hombres abnegados y responsables. Por eso, ellos se informaron especialmente sobre los impresionantes beneficios de la leche materna a nivel físico y mental.

Estos “papás ejemplo” entienden que no existe mejor alimento para un niño y que dar el pecho es más que comer. Pues esta actividad elemental también nutre el corazón. Así, forja una de las relaciones más bonitas e irrompibles que pueden existir.

El papel del padre: Protector de la lactancia

5b9ad61d3c55245e47a653854eedd005

Sin dudas el papel del padre durante la lactancia es tan protagónico como el de la madre. No son, en absoluto, actores secundarios en este reparto. Ya no hay excusa que valga puesto que el progenitor se convierte en protector de la lactancia.

Además, son ciertamente una figura de apoyo cuando comienzan a aparecer los “opinólogos”. “Es demasiado grande para darle el pecho“, “¿Cómo vas a darle el pecho en público? ¡Enciérrate!”. Allí es donde el padre debe mostrar los dientes, sin importar a quién tenga enfrente. Es hora de jugársela por su mujer y su hijo.

Es innegable que el papel del padre en la lactancia puede parecer simple de buenas a primeras. Sin embargo, no por ello carece de relevancia. No olvides que aprender a amamantar a un bebé y satisfacerlo no es tarea fácil. Por lo que allí cobra relevancia este orgulloso papá.

Anteponerse a las dificultades llevando calma, vencer la frustración con algún aporte e incluso batir a duelo al cansancio con una colaboración son sus roles. Recuerda que tras convertirse en madres, las mujeres experimentan en su interior una vertiginosa y confusa mezcla de sentimientos y sensaciones.

Mandamientos para el padre lactante

39d907fc2df93b76af8dbcf3ad27c5ea

  • Ama y respeta las decisiones de tu esposa sobre todas las cosas. Si ella considera que lo más beneficioso es amamantar, confiarás en su capacidad maternal. Bajo ningún concepto cuestiones ni critiques la elección de las ventajas de la leche materna.
  • Aporta tranquilidad para madre e hijo siempre que haga falta. Evitarás sobresaltos e interferencias de toda índole mientras tu mujer le da el pecho a su hijo. Velarás por la comodidad de esos seres que tanto amas durante ese momento tan especial.
  • Garantiza un ambiente armónico y pacífico para ese instante sagrado. Evitarás por todos los medios peleas, reclamos e insultos para que sentimientos negativos afecten al bebé.
  • Desatiende consejos no solicitados y opiniones dudosas y confusas. Se trata de defender a capa y espada el derecho de su hijo al pecho materno y el espacio de su mujer para vincularse. No te dejarás influenciar por comentarios lejanos al objetivo demarcado por la pareja.
  • Investigarás para informarte y difundir la importancia de la lactancia.
  • Participa del momento de amamantamiento siempre que sea posible. Así estimularás el vínculo afectivo entre los diversos miembros del hogar. Especialmente, durante las noches, apoya y ayuda a tu mujer en lo que precise para ella o tu hijo.
  • Te ocuparás de los hermanitos del recién nacido. Solo así no se sentirán desplazados y la madre se encargará totalmente del nuevo integrante de la familia.
  • Cuida y mantiene los detalles y manifestaciones de afecto. Hazla sentir bonita y especial porque, de lo contrario, los efectos del estrés posparto podrán ser nefastos.
  • Serás sereno, paciente y comprensivo a la hora del regreso a la intimidad. Respeta el tiempo menester tras dar a luz, sin reclamos ni chantajes. Más temprano que tarde volverá la actividad sexual a la pareja y, créeme, ella estará desatada también.