Posturas para dar a luz

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 29 enero, 2019
Óscar Dorado · 29 enero, 2019
Si estás dudando cuál es la mejor postura para dar a luz, en el siguiente artículo te presentamos algunas. ¡Toma nota!

Existen muchas mujeres que tienen dudas sobre cuál es la postura ideal cuando llega el momento de dar a luz. De ahí que hayamos querido dedicar este artículo a este tema. ¡Toma nota!

Ciertamente, la posición correcta para dar a luz a tu pequeño, será aquella que te haga sentir más cómoda. Cada vez más, aparecen nuevas posiciones de parto más cómodas y mejor adaptadas a las diferentes fases del parto.

La elección de las posiciones es fundamental para la comodidad de la madre, la rapidez y aumentar la progresión del parto. Entre otras cosas, cuando adoptas una buena posición para dar a luz y regulas tu respiración, el trabajo de parto genera menos estrés. Sin embargo, se debe señalar que cada mujer es diferente y que la elección de la posición del parto es específica para cada mujer.

Las mejores posturas para dar a luz

A continuación, hemos preparado una lista con las que consideramos que son las mejores posturas para dar a luz:

No hay pruebas científicas que confirman en qué medida influye la luna en el parto.

1. De pie

La primera de las posturas para dar a luz que te presentamos es la de de pie. Contrariamente a muchas creencias, es posible dar a luz de pie. Y es que parece que la verticalidad de esta posición permite acortar la duración del parto.

Sin embargo, no puedes beneficiarte del monitoreo mientras estás de pie, algo muy tranquilizador para el control permanente de la frecuencia cardíaca del bebé. No olvides que al estar de pie caminas, te mueves y balanceas. Todos estos son movimientos que relajan y promueven la producción de endorfinas, que contrarrestan el dolor.

2. Tumbada de lado

En segundo lugar, te presentamos una posición mucho más agradable y relajante para la futura mamá. Permitiría a la madre sufrir menos y soportar mejor el dolor del trabajo de parto. Incluso, en esta postura el padre puede ayudar realizando masajes suaves.

El procedimiento es bastante sencillo: el muslo izquierdo sobre el que descansa el cuerpo queda extendido, mientras que el derecho está doblado y levantado para no comprimir el vientre. El parto apoyada en uno de los laterales del cuerpo permite al equipo un buen control del perineo y del bebé. ¡No dudes en probar esta posición al comienzo del trabajo de parto!

3. De rodillas y a cuatro patas

Esta posición puede reducir significativamente el dolor, porque el útero no soporta el sacro. Si tienes dolor de espalda o de riñón, esta es la posición ideal para ti. Te recomendamos apoyar el peso sobre tus antebrazos durante el trabajo del parto o inclinarte.

4. De espalda

Dar a luz de espaldas permite un fácil acceso al perineo, por lo que posibilita el monitoreo continuo de la frecuencia cardíaca del bebé. De hecho, se considera una posición que debes adoptar al menor signo de sufrimiento del bebé, además de ser muy adecuada y efectiva en el momento de la expulsión. Eso sí, no es una de las posiciones más cómodas y puedes sentir dolor en los riñones.

5. Cuclillas

Gracias a esta última posición, podrás aliviar tu espalda aprovechando la gravedad. Esto también favorece el descenso del bebé por la pelvis, ya que le da más espacio al bebé y le ofrece rotaciones más fáciles. Es útil para abrir la pelvis y permitir que el bebé encuentre la posición óptima para el parto. Desgraciadamente, esta posición es agotadora porque requiere una gran fuerza muscular para mantenerse en una posición óptima.

Dar a luz es una de las fases de parto.

Antes de finalizar, recuerda que no todos los hospitales permiten adoptar todas estas posiciones y no todos los ginecólogos las practican. Por ello, debes tener un momento para hablar con la partera y escoger la posición con la que creas te vas a sentir más cómoda. Ahora que ya conoces algunas posturas más, quizás haya llegado el momento de escoger tu favorita. ¿A qué estás esperando? ¡Suerte!

  • De Jonge, A., & Lagro-Janssen, A. L. M. (2004). “Birthing positions. A qualitative study into the views of women about various birthing positions”, Journal of Psychosomatic Obstetrics and Gynecology25 (1), 47-55.
  • Nieuwenhuijze, M. J.; De Jonge, A.; Korstjens, I.; Budé, L., & Lagro-Janssen, T. L. M. (2013). Influence on birthing positions affects women’s sense of control in second stage of labour, Midwifery, 29 (11): 44-47.
  • Soto L., C. et al. (2006). “Educación prenatal y su relación con el tipo de parto: una vía hacia el parto natural”, Rev. Chil. Obstet. Ginecol., 71 (2): 11-17.