Consecuencias de padecer estrés durante el parto

Pedro 20 diciembre, 2017
El estrés y la ansiedad pueden provocar efectos nada deseados en cualquier persona. No obstante, estas consecuencias perjudiciales se magnifican cuando se trata de una mujer embarazada. Te contamos todo sobre el estrés durante el embarazo y el parto.

Una de las noticias más importantes y felices para gran parte de las personas es enterarse de que van a ser padres. Llevar una nueva vida en el interior de una futura madre es algo verdaderamente emocionante. Pero el estrés durante el parto podría traer funestas consecuencias. Las descubrimos, a continuación.

Conoce las consecuencias de padecer estrés durante el parto

Hay ocasiones en las que un embarazo puede llegar en un mal momento. Y es que existen ciertas situaciones en la vida en las que se puede estar sufriendo por algún motivo. Esto podría afectar a tu día a día y provocar ansiedad durante el embarazo. Como consecuencia, tal vez padezcas estrés durante el parto, algo que te afectará a ti y a tu bebé.

Estas situaciones de estrés y ansiedad no afectan de la misma manera a una mujer que a otra. Por ello, es lógico pensar que tampoco influirán de la misma forma en todos los bebés.

No obstante, sí que existen ciertos patrones comunes. Estos nos ayudan a identificar cuáles son algunas de las consecuencias de este estrés durante el parto, y previamente en el embarazo.

Para empezar, cabe destacar que el estrés es perjudicial cuando se siente con un alto grado de intensidad. También cuando se trata de algunos trastornos depresivos que influyen en el sistema inmunológico de la futura madre, y por tanto pueden influir de gran forma al bebé.

Por ello, a continuación veremos cuáles son algunas de las consecuencias de la ansiedad y el estrés durante el embarazo y el posterior parto.

El estrés en el embarazo puede provocar consecuencias nada deseadas.

Complicaciones obstétricas, parto prematuro y bajo peso al nacer

Una de las principales complicaciones que pueden surgir cuando la madre sufre un alto nivel de estrés en el embarazo son las complicaciones obstétricas así como un parto prematuro y bajo peso del feto al nacer. Estos efectos negativos podrían darse por las hormonas liberadas durante estos episodios de estrés.

Aborto espontáneo

Las posibilidades de un aborto espontáneo también aumentan cuando la futura madre está sometida a altos niveles de estrés y de ansiedad en su vida diaria. Son muchos los estudios que han demostrado esto.

Vivir situaciones de estrés como la muerte de un ser querido en las primeras semanas de embarazo puede influir enormemente. Y es que el cuerpo de la futura madre reconoce los niveles de algunas hormonas, como la hidrocortisona, que está generada por el estrés, y que es una señal de alarma para el organismo. Una especie de un síntoma de condiciones adversas para la continuidad de este embarazo.

Problemas de desarrollo intelectual

La tercera de las graves consecuencias que pueden sufrir tanto la madre como el bebé en caso de estrés es sobre el desarrollo intelectual cognitivo del futuro bebé. Ante estos altos niveles, el desarrollo del lenguaje y el cociente intelectual verbal de los niños puede verse afectado cuando la madre no ha tenido un embarazo tranquilo y placentero.

Las consecuencias pueden verse a largo plazo sobre las estructuras cerebrales del bebé en las zonas que se ven implicadas. Se encuentran relacionadas, sobre todo, con el lenguaje y las habilidades verbales.

Problemas emocionales y de conductas en el bebé

Son muchos los expertos que han realizado diversos estudios en los que se asocian los problemas emocionales con el estrés. También determinadas conductas en bebés y niños que han tenido madres con problemas de estrés durante el embarazo.

La hipertensión arterial en mujeres causa dolor de cabeza.

De esta forma, se observa un aumento en la tasa de niños con hiperactividad hijos de madres con estrés durante su periodo de gestación. Además de ello, también suelen tener algunos problemas emocionales. Tampoco debemos olvidar otros tipos de problemas de conducta y falta de atención.

Todas y cada una de estas consecuencias están basadas en una gran cantidad de investigaciones realizadas a lo largo de las últimas décadas. Son estudios elaborados por expertos en obstetricia y ginecología, entre otros campos de la ciencia y la medicina. Con ellos ha quedado demostrado que sufrir estrés en el embarazo puede tener graves consecuencias fisiológicas y psicológicas para la madre y el futuro bebé. Sucede así tanto en el período prenatal como en el posnatal. Además, puede empeorar la calidad de vida del bebé y de la madre.

Por ello es fundamental que desde el primer momento en el que una mujer se entera que está embarazada haga todo lo posible para llevar una vida tranquila y sosegada. Los beneficios a largo plazo serán incontables.

Te puede gustar