Papás novatos, pero igual de hábiles

Valeria 14 diciembre, 2016

A menudo, suele decirse aquello de que no hay nada tan “peligroso” como los papás novatos. Es un error, porque también el padre primerizo se inicia como la mamá primeriza en el arte del cuidado, en el universo del afecto, en la aventura de los pañales y en la travesía de las noches en vela.

Aún a día de hoy, vivimos en una sociedad muy marcada por los roles de género. Los papás novatos no saben qué es el embarazo ni dar el pecho, sin embargo, la mayoría de ellos entienden que la paternidad responsable tiene otras pautas más allá de dar a luz o la lactancia. Hablamos de la atención y el cuidado, dos dimensiones para las cuales, también tienen una predisposición genética.

Porque a veces, el hombre más pobre da a sus hijos el legado más rico, y es el de ese amor capaz de dar una base a un cerebro emocional que se desarrolla como debe. A una autoestima que encuentra alas en todo lo que un padre nos confirió en nuestra infancia. Los papás de ahora, no se dedican solo a mantener una familia ni a ejercer una educación punitiva basada en órdenes y castigos.

En la actualidad, podríamos ir más allá de la conocida clasificación de “padres permisivos, autoritarios y democráticos” para hablar ya de padres hábiles en Inteligencia Emocional.

En “Eres mamá” te invitamos a reflexionar sobre ello.

Los papás novatos y la incertidumbre

Casi siempre se habla de las dudas y la incertidumbre de la madre durante la etapa del embarazo. Es ese momento en que se asoman las dudas más afiladas, a veces hasta ingenuas o hasta de línea existencialista. ¿Seré una buena madre? ¿Me querrá mi hijo? ¿Qué pasa si hago algo mal? ¿Irá bien el parto?

papás novatos

Focalizamos toda la atención en las madres porque sin duda, son las protagonistas en este proceso, pero... ¿qué ocurre con los papás novatos? ¿cuáles son sus dudas, sus miedos, sus pensamientos? 

  • El hombre que es padre por primera vez se siente muchas veces tan asustado como la propia madre. Sin embargo, ese temor se suaviza por la ilusión y por la toma de conciencia de que su vida, va a cambiar a partir de ahora.
  • El joven padre o el hombre ya en su madurez que recibe la noticia de su próxima paternidad, suele percibir ese hecho como un antes y un después.
  • El cerebro de un hombre suele experimentar cambios muy concretos llegado este momento. Los papás novatos “se preparan” casi sin darse cuenta ante lo que está por llegar.
  • La revista científica “Lives Sciencie” nos reveló aspectos como que la red neuronal vinculada a las emociones se incrementa del mismo modo que lo hace en el cerebro de la mujer.
  • Asimismo, es interesante saber que también ellos ven cambios en sus niveles de oxitocina, se elevan siempre que estén cerca de su pareja afectiva, desarrollando así una conducta de protección y atención que más tarde, se extenderá a ese nuevo miembro de la familia cuando venga.
papá con bebé

El padre experto en Inteligencia Emocional

Lo señalábamos al inicio. Es momento de añadir una categoría más a la clasificación de padres autoritarios, permisivos y democráticos. Es momento de hablar del padre experto en Inteligencia Emocional.

Aquí te describimos alguna de sus características.

Los papás novatos que son hábiles en afectos y emociones

Los papás también son hábiles en empatía y en entender cuando sus bebés necesitan el calor del cariño al igual que esa toma de leche cada tres horas.

  • Saben gestionar las emociones de sus hijos, les enseñan a calmar sus rabietas, a desahogar sus miedos. Porque papá, es ese superhéroe que se queda al lado de la cama para impedir que aparezcan los monstruos de los armarios.
  • Son buenos confidentes. Los niños tienen en sus padres un apoyo excepcional donde compartir sus preocupaciones al igual que lo hacen con sus madres. 

Los papás novatos que entienden que la educación empieza desde el primer día

En la actualidad, ya son muchos los padres que eligen quedarse en casa para criar a sus hijos mientras las parejas se encargan del sustento económico. También los hay que afrontan la crianza en soledad.

  • Algo que saben los padres es que la crianza de un niño no empieza a los 3 o 6 años. A un niño se le educa en Inteligencia Emocional desde que nace dándole seguridad, dándole el alimento de las caricias, respondiendo a todas sus necesidades, apagando sus llantos y regalándole palabras positivas.

No hay pues papás novatos, al igual que no hay mamá novatas. Hay padres y madres deseosos de dar lo mejor a sus hijos.

 

Te puede gustar