Padres que apoyan o padres permisivos, ¿cuál es la diferencia?

Enseñar a los niños a ser autónomos no significa dejarlos hacer lo que ellos quieran ni hacer las cosas por ellos. Implica ser sus guías hasta que puedan lograrlo sin nuestra ayuda.
Padres que apoyan o padres permisivos, ¿cuál es la diferencia?
Mara Amor López

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López el 22 julio, 2021.

Última actualización: 22 julio, 2021

Educar y criar a los niños no es una tarea sencilla. El camino de la paternidad tiene una amplia paleta de colores y pocas veces las elecciones de crianza son “blanco o negro”. Por ejemplo, al dejar a nuestro hijo hacer sus propias experiencias, podemos ser padres que apoyan o padres permisivos. ¿Conoces la diferencia?

Buscar el término medio entre otorgar privilegios y no hacerlo es más complejo de lo que parece. Muchas veces, nuestras actitudes pueden favorecer o interferir en el aprendizaje del niño, por lo que tenemos que ser conscientes de ellas.

En primer lugar, es importante conocer las habilidades de nuestro hijo y en función de estas, determinar si puede encarar un desafío por sus propios medios.

En segundo lugar, debemos reflexionar sobre nuestra conducta. ¿Le estamos enseñando a nuestro niño cómo solucionar un problema o lo estamos resolviendo por él? A continuación, desarrollaremos esta idea en profundidad.

¿Cómo es el proceso de aprendizaje de un niño?

madre ensena nina nena montar pedalear bicicleta parque bosque feliz incentivo casco apoyo enseñanza aprendizaje crianza

El aprendizaje varía según cada niño y los padres deben funcionar como entrenadores de habilidades. Deben colaborar para que sus hijos se vuelvan más autónomos día a día. Para algunos niños esto puede resultar muy sencillo de lograr, mientras que para otros puede ser bastante complicado.

Cuando los hijos se enfrentan a las distintas dificultades de la vida, los padres tienen que convertirse en el apoyo y no en la solución. ¿Pero cómo podemos saber si somos una cosa o la otra?

Para establecer esta diferencia, es importante saber que cuando apoyamos a nuestro hijo lo estamos motivando a avanzar en su autonomía. Por el contrario, cuando intentamos eliminar las dificultades de su camino no les estamos ofreciendo ninguna herramienta de aprendizaje.

“Si me ofreces un pescado, comeré hoy. Si me enseñas a pescar, comeré mañana” -Proverbio chino-

Es importante enseñarle al niño a vencer los obstáculos por si solo, a enfrentar sus miedos y a mejorar la auto confianza.

Diferencia entre padres que apoyan y padres permisivos

Ahora que ya nos hemos hecho una idea general, vamos a ver cada una de las diferencias entre los padres que apoyan y los padres permisivos.

¿Qué hacen los padres que apoyan a sus hijos?

  • Son capaces de identificar y reconocer las emociones y los sentimientos de su hijo.
  • Adecúan sus acciones al estado anímico del niño.
  • Proporcionan afecto y contención ante las emociones desagradables.
  • Entienden las dificultades de aprendizaje del pequeño y se adaptan a ellas.
  • Establecen reglas apropiadas e inculcan hábitos positivos para modelar el comportamiento de su hijo.
  • Promueven hábitos saludables para enfrentarse a la frustración, la ansiedad o la ira.
  • Discuten las reglas y normas de casa, así como las consecuencias cuando no se cumplen.
  • Elogian los avances de su hijo, sea cual sea el resultado obtenido.
  • Fomentan la perseverancia y el valor del esfuerzo.
  • Enseñan a enfrentar los problemas y no a evadirlos.

¿Qué hacen los padres permisivos?

Los padres permisivos intentan proteger a su hijo de la adversidad, para evitarle el miedo, la angustia, el fracaso o la vergüenza. Algunas de sus características principales son las siguientes:

  • No son constantes en el cumplimiento de las normas de casa, por miedo a que su hijo se enfade con ellos o deje de quererlos.
  • Evitan cualquier situación que pueda incomodar al niño.
  • Asumen las responsabilidades que le corresponden a su hijo.
  • Reaccionan de forma exagerada ante las rabietas.
  • Protegen al pequeño de las consecuencias naturales de sus acciones.
  • Intervienen para evitar la desilusión del niño.
  • Hablan en nombre de su hijo, en vez de dejar que él se exprese.
  • No saben decir no y todo lo permiten.
  • No motivan al pequeño a hacer cosas por sí mismo, por miedo al fracaso.
  • Disculpan siempre los errores de su hijo, evitando que el niño se haga responsable de sus actos.
nina nena anda bicicleta pedalea caida senda parque madre histerica miedo grita terror sobreprotectora

Sobre las diferencias entre los padres que apoyan y los padres permisivos

Como hemos visto a lo largo de este artículo, existen claras diferencias entre ambos estilos parentales.

Es importante identificar cuál es nuestra postura en la crianza de los niños, para evitar ser excesivamente permisivos.

Aunque sepamos que nuestros hijos no serán capaces de afrontar todas las dificultades que se les presenten, debemos cultivar la auto confianza desde pequeños. De esta manera, les estaremos brindando las herramientas necesarias para superar cualquier problema por sus propios medios.

Si les damos todo resuelto para evitarles el sufrimiento, no estaremos ayudándolos a crecer. Los padres debemos ser su apoyo, sus guías, pero serán ellos mismos quienes tengan que descubrir la salida en el laberinto de la vida.

Te podría interesar...
¿Qué tipo de padre eres?
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
¿Qué tipo de padre eres?

¿Qué tipo de padre eres? Según la sicología actual hay cuatro tipos de paternidad que se diferencian por la relación padre-hijo.¿Con cuál te identi...

 



  • López, S. P., Mesa, J. L., & Linares, M. C. C. G. (2002). Los estilos educativos de los padres y la competencia psicosocial de los adolescentes. Anuario de psicología/The UB Journal of psychology, 79-95.
  • García Bueno, M.P. (2018). Estilos educativos parentales. Gabinete de orientación infantil Colegio Villalkor.
  • Henao López, G.C. y cols. (2007). Las prácticas educativas familiares como facilitadoras del proceso de desarrollo en el niño y la niña. AGO. USB Medellin-Colombia. V7, nº2, Pag.199-385.