Cómo organizar un cuarto de juego para niños

Un cuarto de juegos implica mucho más que un espacio físico: se trata de un sitio en donde los niños y niñas pueden desplegar todo su potencial.
Cómo organizar un cuarto de juego para niños
Maria Fátima Seppi Vinuales

Escrito y verificado por la psicóloga Maria Fátima Seppi Vinuales.

Última actualización: 17 mayo, 2022

Pensar en el cuarto de los hijos muchas veces representa un desafío: ¿cómo lograr que sea un espacio de descanso y al mismo tiempo, convertirse en ese “pequeño paraíso” en donde se puede jugar, explorar y moverse a su antojo? ¿Cómo facilitar esos objetivos sin que conlleve un dolor de cabeza al momento de ordenar? Veamos algunos consejos para organizar un cuarto de juego para niños y niñas.



El juego, la diversión y el aprendizaje van de la mano

El diseño de un cuarto de juego para niños y niñas tiene que ver no solo con permitirles estar a gusto en una habitación de la casa, sino también con fomentar su despliegue y desarrollo.

El juego le ofrece numerosos beneficios a los pequeños, entre los que se destacan el desarrollo de habilidades sociales, comunicacionales y físicas, la posibilidad de descubrir, expresar y procesar las emociones, el incentivo de la creatividad, entre muchos otros.

Pero cada niño es distinto, así como las elecciones de crianza de cada familia. Por eso, al idear un espacio de este tipo, trata de pensar en cuáles son los objetivos que deseas cumplir y a qué necesidad debe responder.

ninas sonrientes sentadas en el piso de la guarderia jardin maternal
Un lugar de la casa en donde jugar, expresarse y liberar todo el potencial favorece al desarrollo integral de los pequeños.

Claves para organizar un cuarto de juego para niños

A continuación, vamos a compartirte algunas claves generales para que consideres a la hora de organizar el cuarto de juego de los niños y niñas. ¡Apunta!

  • Implica a tus hijos en la organización de la habitación. Asígnales una tarea acorde a su edad, no solo para motivarlos, sino que también para ayudarlos a descubrir sus preferencias: a qué juegan con más ganas, qué les resulta más cómodo, entre otras cuestiones.
  • Destina distintos rincones a tareas diferentes. Si tienes espacio en la habitación, puedes definir un rincón para descansar y relajarse, con puffs, alfombras para acostarse, almohadones, mantas, libros o música cerca. En otro rincón pueden “producir”, por lo que debe contar con una mesa con sillas o un piso de goma sobre el que puedan pintar, colorear, armar y desarmar.
  • Organiza los juguetes en canastos. De este modo, será más fácil jugar y ordenar después. Asimismo, es importante que estén al alcance de los pequeños, no solo para favorecer las elecciones de los niños, sino también por su propia seguridad. Identifícalos con carteles o bien, por colores, para que sepan qué contiene cada canasto y encuentren con facilidad lo que buscan.
  • Al elegir los objetos y el mobiliario, procura buscar aquellos que sean de fácil limpieza.
  • Evita acumular juguetes y más juguetes. Muchas veces, los chicos cuentan con un importante caudal de juguetes, que reciben de sus abuelos, tíos y compañeros. Sin embargo, como todas las cosas, tienen su época. Aquel juguete favorito de hoy, mañana estará olvidado en el fondo del canasto. Por eso, propón separar algunos para regalárselos a otros niños. Esta es una linda acción y al mismo tiempo, les ayuda a aprender a no acumular.
  • Aprovecha las paredes. Para las habitaciones que tienen menores dimensiones, los planos verticales también se pueden aprovechar para sumar decoración y entretenimiento. Por ejemplo, puedes elegir cuadros con fotos de la familia (o cuadros con fotos de los “mejores” momentos – elegidos por el niño o niña). También, pintarlas con pintura de pizarrón para dibujar con tizas. Además, de acuerdo con la edad, puedes emplear planificadores u organizadores semanales para anotar sus tareas.



Otras recomendaciones para armar el cuarto de juegos

  • Establece algunas reglas de uso del espacio. Por ejemplo, ordenar después de jugar y cuidar los juguetes, no subirse con calzado a la cama, no comer sobre la alfombra de lectura. Esto favorece a la buena convivencia, establece una rutina y también, permite el aprendizaje sobre el cuidado de las pertenencias.
  • Busca la armonía en el lugar. Evita que el sitio genere una sobre estimulación y para eso, opta por colores suaves o neutros, no lo sobrecargues de decoración ni de objetos. Son mejores (incluso menos peligrosos) los espacios minimalistas, en los cuales los niños puedan ocupar a su antojo.
  • Chequea la seguridad. No es un tema menor cuidar que los cables no queden sueltos en el piso, que los enchufes estén tapados o que los muebles estén bien empotrados en la pared. Cada cierto tiempo, es conveniente verificar su mantenimiento.
¿Cómo hacer que la habitación de mi hijo sea segura?
Asegúrate de que el cuarto de juegos sea atractivo, tranquilo, funcional y seguro. Por eso, toma en cuenta las necesidades actuales de tu pequeño.

El propósito, más allá de todo…

Si hay algo que debe quedar en claro a esta altura es el sentido real del cuarto de juegos: no solo fomenta al ocio y a la diversión sana, sino también favorece a la expresión, a la creatividad, a la libertad y al movimiento libre de los pequeños.

No es necesario invertir grandes fortunas en lograrlo, sino en tener claro algunas premisas, como la organización y el uso óptimo del espacio. Por lo demás, se pueden reciclar materiales, reparar y dar nuevos usos a los juguetes, entre otras cuestiones.

Para concluir, los beneficios de aquello que sucede entre “las cuatro paredes” de un cuarto de juegos trasciende por completo la dimensión física. Y además, les aporta a los niños cientos de habilidades para la vida y favorece a un desarrollo integral adecuado.

Te podría interesar...
10 beneficios que tiene el juego en familia
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
10 beneficios que tiene el juego en familia

El juego en familia tiene numerosos beneficios para todos. ¿Quieres saber cuáles son? Aquí te los contamos todos ¡A divertirse!



  • Lara Ortega, Fernando, & Heras Sevilla, Davinia , & Cepa Serrano, Amaya (2016). DESARROLLO EMOCIONAL EN LA INFANCIA. UN ESTUDIO SOBRE LAS COMPETENCIAS EMOCIONALES DE NIÑOS Y NIÑAS. International Journal of Developmental and Educational Psychology, 1(1),67-73.[fecha de Consulta 15 de Mayo de 2022]. ISSN: 0214-9877. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=349851776008
  • Meneses, Maureen, & Monge, María de los Ángeles (2001). El juego en los niños: enfoque teórico. Revista Educación, 25(2),113-124.[fecha de Consulta 15 de Mayo de 2022]. ISSN: 0379-7082. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=44025210