Nutrición enteral en niños

Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica Sara Viruega Encinas
· 31 marzo, 2019
Existen situaciones en las que la alimentación normal no es suficiente para mantener un estado de salud adecuado. La nutrición enteral en niños es una técnica de soporte nutricional utilizada a menudo. Veamos en qué consiste.

A principios del siglo XX comenzaron a utilizarse los nutrientes en la práctica clínica habitual. Desde entonces, han ido mejorando tanto las técnicas como las fórmulas utilizadas. La nutrición enteral en niños hoy en día es una herramienta muy útil en los trastornos nutricionales.

¿Qué es la nutrición enteral?

La nutrición enteral (NE) es una técnica de soporte nutricional. Junto con la nutrición parenteral (NP), constituyen las técnicas de alimentación o nutrición artificial.

Consiste en la administración de una fórmula de composición definida a través del tracto gatrointestinal (TGI). Puede ser administrada por vía oral o por sonda:

  • Nutrición enteral oral. Las fórmulas nutricionales, también llamadas «batidos», se toman por la boca. Están comercializadas en forma líquida y en polvo. Suelen tener distintos sabores para hacerlas más atractivas.
  • Nutrición enteral por sonda. Se administran las fórmulas a través de un tubo fino, largo y flexible. Este se introduce por la nariz o la boca hasta el estómago o el intestino. En ocasiones, se introduce a través de orificios quirúrgicos (ostomías).

En algunos casos, la nutrición enteral supone una forma de administración alternativa. Otras veces, se utiliza como complemento a la alimentación normal. Su objetivo principal es recuperar y / o mantener el estado nutritivo del paciente.

¿Cuándo está indicada la nutrición enteral en niños?

La nutrición enteral en niños está indicada cuando no es posible la alimentación natural oral o esta no es suficiente. Es decir, cuando la nutrición habitual con alimentos por la boca no es suficiente para mantener un estado de salud adecuado.Nutrición enteral en niños.

También es necesaria cuando existe desnutrición o posibilidad de sufrirla. Los niños enfermos tienen alto riesgo de padecer desnutrición y también complicaciones derivadas de ella. Puede darse tanto en enfermedades agudas como crónicas.

Generalmente, se utiliza en niños hospitalizados. Sin embargo, si es necesaria durante periodos largos de tiempo, puede ser usada en el domicilio tras un entrenamiento adecuado.

La condición necesaria es que el TGI funcione de forma correcta. En caso contrario, se recurriría a la nutrición parenteral, es decir, a través de una vena.

Pueden darse diferentes situaciones en las cuales es necesario recurrir a la nutrición enteral:

  • Dificultad de ingesta:
    • Inmadurez o alteración del reflejo de succión. Por ejemplo, en un recién nacido prematuro.
    • Alteraciones oro-faciales que dificultan la ingesta. Por ejemplo, la hendidura palatina.
    • Alteraciones en la deglución (disfagia).
    • Alteraciones del esófago.
    • Inposibilidad para la ingesta. Por ejemplo, enfermos críticos o con ventilación mecánica.
    • Mala tolerancia al esfuerzo por alteraciones hemodinámicas o neuromusculares.
  • Aumento de las necesidades energéticas y proteicas. Por ejemplo, por una enfermedad pulmonar en la que el niño gaste mucha energía respirando.
  • El paciente no tolera el ayuno prolongado.

Tipos de fórmulas de nutrición enteral en niños

Cuando se va a administrar nutrición enteral, es importante determinar varios factores:

  • Tipo de fórmula a administrar.
  • Vía de administración más adecuada.
  • Modo de administración.

Este proceso se debe llevar a acabo de forma individual para cada paciente. Debe valorarse la cantidad y la calidad de los nutrientes a administrar para cubrir las necesidades concretas. Hay que tener en cuenta la edad, el estado del TGI y las patologías de base.

Las fórmulas para lactantes tienen que estar adaptadas a la maduración del TGI y a su crecimiento. Los recién nacidos a término con TGI normal pueden recibir leche materna o fórmula infantil. Para los recién nacidos pretérmino existen fórmulas específicas.

A partir del año de edad, suelen emplearse las fórmulas poliméricas. Estas contienen las proteínas íntegras y no suelen tener lactosa ni gluten. Hasta los 10 años pueden emplearse fórmulas pediátricas. A partir de entonces, se continúa con fórmulas de adulto.

Complicaciones

Algunas complicaciones que pueden producirse con la nutrición enteral en niños son:

  • Mecánicas: por desplazamiento u obstrucción de la sonda. Son las más comunes.
  • Infecciosas: por contaminación de la fórmula o del equipo.
  • Metabólicas: por ejemplo, sobrehidratación o deshidratación.
  • Gastrointestinales: por ejemplo, vómitos, retención gástrica, reflujo, estreñimiento o diarrea.Nutrición enteral en niños.

Contraindicaciones

La nutrición enteral no se puede utilizar siempre. Existen algunas situaciones en las que no está indicada, como por ejemplo:

  • Cuando existe una obstrucción intestinal.
  • En patologías sangrantes del TGI.

En niños sin patologías concretas no deben utilizarse fórmulas nutricionales («batidos») para mejorar la salud. Es decir, estas fórmulas no deben sustituir a los alimentos naturales en condiciones normales.

«La mejor manera de mantener la salud es realizar una alimentación variada y adecuada a la edad de cada niño.»

  • Moreno, J. M. (2004). Nutrición enteral y parenteral en pediatría. Endocrinología y Nutrición, 51(4), 183-196.
  • More, R. A. L. (2015). Nutrición enteral. PediatríaIntegral, 366.