No me han invitado al cumpleaños, un libro lleno de magia

7 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la documentalista Arantza Martín Becerro
Hay libros cuyas historias quedan dentro de uno mismo durante mucho tiempo. Este es, sin duda, uno de ellos.

Existen historias narradas de una forma muy sencilla y comprensible para los niños que, por el contrario, contienen mensajes esenciales para su desarrollo personal. Si, además, a estas historias le acompañan maravillosas ilustraciones que incluso por sí solas cuentan una historia, se formará un fantástico libro como del que hablaremos a continuación: No me han invitado al cumpleaños.

Como bien indicamos en el título, No me han invitado al cumpleaños es un libro con magia, con un precioso trasfondo que hará reflexionar a los más pequeños y abrirá las puertas para gestionar un tema importante a los mayores. Si quieres conocer más sobre esta historia, no dudes en seguir leyendo.

¿Cuál es la historia de No me han invitado al cumpleaños?

Un álbum ilustrado recomendado para niños a partir de 5 años. Ideal para primeros lectores por la poca cantidad de texto de cada una de sus páginas y las letras escritas con mayúsculas. Incluso, un álbum idóneo para aquellos que todavía no dominan la lectura, pues las ilustraciones, de las que después hablaremos, cuentan por sí solas la historia sin necesidad de un texto que las acompañe. Niña triste porque no la han invitado al cumpleaños.

Al inicio de la trama conoceremos a Marc, un niño que, como se muestra en las ilustraciones ,está algo triste al notar la alegría que existe entre sus compañeros, pues esta tarde tienen fiesta de cumpleaños.

Sin embargo, Marc no ha sido invitado a esa fiesta y por eso su estado de ánimo no es igual al de los demás. Por unos momentos, el protagonista se verá solo pero, tras la aparición de Yuna y Adri, los cuales tampoco son invitados al cumpleaños, vivirán una tarde mágica llena de aventuras que no olvidarán nunca.

Una situación mucho más común de lo que pensamos en la vida real que la autora ha querido plasmar haciendo protagonistas a sus tres hijos.

Las ilustraciones, un punto clave en la historia de No me han invitado al cumpleaños

Como bien indicábamos al principio, el trasfondo que muestra la historia no sería el mismo sin el complemento de las ilustraciones. Y es que más que un complemento, es una parte esencial de la historia.

Adolfo Serra es el ilustrador que ha sabido captar perfectamente la esencia de la historia, o más concretamente los sentimientos, en este caso unidos a colores, que a través de las páginas del libro se van mostrando.

Al principio de la historia el niño encontrará todas las páginas en tonos grises y oscuros, independientemente de lo que en ella aparezcan. Con estos tonos lo que se quiere expresar es el sentimiento de tristeza y vacío de los niños que no han sido invitados.

Sin embargo, a la par que la historia evoluciona, también los colores lo hacen con ella. Una explosión de colores alegres llenarán la parte final del libro, cuando los niños que no han sido invitados a la fiesta comiencen a divertirse juntos sin más preocupaciones.

Además del color de estas, también os aconsejamos que os detengáis a admirarlas en su conjunto, ya que una cantidad de detalles aparecen en ellas dignas de comentar junto con los más pequeños.Niño triste sentado en un banco del parque porque no le han invitado al cumpleaños.

Los valores que quiere transmitir la historia

En ocasiones, tratar y gestionar las emociones con los niños no es sencillo. Es esencial, además, que ellos mismos sean capaces, desde que son pequeños, de poner nombre y explicar lo que les ocurre.

En este caso, No me han invitado al cumpleaños se trata de una herramienta ideal para trabajar varios sentimientos, como la tristeza, la frustración o la automotivación.

Un buen recurso también para explicar a los más pequeños que no siempre se encaja en todos los sitios ni que todas las personas que se encuentren a su alrededor deben ser sus amigos.

Como la propia autora, Susanna Isern, indica en su blog, esta historia se crea a partir de situaciones reales y sentimientos reales pues, en la actualidad, que no inviten a los niños a un cumpleaños puede traer muchos disgustos tanto para el niño como para los padres.

A pesar de la tristeza de las primeras páginas, todos los valores y los mensajes que esta historia nos deja son positivos pues, como bien indica Susanna, «siempre habrá un lugar donde estén invitados».

  • Isern, S. (2014). No me han invitado al cumpleaños. NubeOcho Ediciones.