Niños con asma: ¿pueden hacer deporte?

A pesar de que el asma es una condición crónica, esto no implica que tu niño no pueda llevar una vida activa y exitosa, incluyendo poder realizar el deporte del que disfruta.
Niños con asma: ¿pueden hacer deporte?
Sandra Golfetto Miskiewicz

Escrito y verificado por la médico Sandra Golfetto Miskiewicz el 08 junio, 2021.

Última actualización: 08 junio, 2021

Si alguna vez tu hijo o hija ha presentado una crisis de asma antes o después de hacer ejercicio, seguro que te has preguntado si le hará daño hacer ejercicio. ¿Puede tu niño con asma hacer deporte? ¿Qué deporte es el más recomendado? !Acompáñanos a saber la respuesta!

El asma y el ejercicio

El asma inducida por el ejercicio es la estrechez de las vías respiratorias a nivel de los bronquios que se presenta en personas asmáticas durante o después de realizar una actividad física intensa. Según estudios publicados en Researchgate, hasta el 80 % de los niños con asma puede presentar síntomas asociados al ejercicio. Así, los síntomas que se muestran son iguales a cualquier crisis asmática:

  • Falta de aire.
  • Tos.
  • Silbido en el pecho.
  • Dolor u opresión del pecho.
  • Pueden presentar mucosidad excesiva después de hacer ejercicio.
    Niña con asma tosiendo.

Si tu niño es muy pequeño, su manera de expresar lo que siente puede ser limitada, pero existen signos que pueden alertarte de una posible crisis de asma inducida por ejercicio, tales como, el rechazo a realizar actividades físicas y un desempeño deportivo disminuido.

La severidad de la crisis está asociada a la intensidad del ejercicio efectuado y si el asma del niño está controlado. La crisis puede llegar a durar más de 60 minutos si no es tratada a tiempo.

¿Por qué se produce?

Las crisis asmáticas por ejercicio se generan cuando el aire frío entra a gran velocidad por la boca sin dar tiempo a que se caliente ni humedezca, llegando a los bronquios acompañado de alérgenos, por ejemplo, el polen, el polvo y otros desencadenantes. Este aire frío y seco provoca la respuesta inflamatoria en la vía aérea de tu niño y produce contracción de los bronquios y los síntomas de asma.

Entonces, ¿pueden los niños con asma hacer deporte?

La respuesta es sí, siempre y cuando se cumplan con ciertas medidas de control y prevención. Los niños con asma pueden hacer deporte si su asma está controlada, es decir, que no haya tenido más de 3 crisis al mes. Si no es así, se recomienda posponer su inicio hasta regular el tratamiento y las crisis.

Incluso, el Global Initiative for Asthma (GINA), en su última guía del 2019, incentiva a que las personas con asma participen en actividades físicas regulares por los muchos beneficios que generan para la salud, como, por ejemplo, mejorar la coordinación física y el funcionamiento pulmonar, fortalecer los músculos de la respiración, favorecer la socialización y el autoestima, entre otros.

¿Cómo prevenir el asma inducido por el deporte?

Algunas recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria y otras sociedades para prevenir el asma inducido por el deporte son las siguientes:

  • Evitar deportes que incluyan aire frío y seco. De ser necesario, utilizar una mascarilla o bufanda sobre la boca.
  • Evitar hacer ejercicio en sitios cercanos a lugares en los que haya alta concentración de polen, hongos y polvo. Por lo tanto, evitar campos y áreas con césped recién podado.
  • Se recomienda entrar en calor antes de iniciar un deporte, a través de una caminata, o iniciar el ejercicio lentamente y luego ir acelerando progresivamente.
  • De la misma manera, antes de acabar el ejercicio, tratar de “enfriarse” progresivamente, repitiendo los ejercicios lentamente o caminar.
  • Suspender el ejercicio en cuanto se presenten los primeros síntomas de asma para evitar complicaciones.
  • No exigirle a tu hijo un mayor rendimiento deportivo del que pueda ofrecer.

El deporte que pueden practicar

Los niños con asma pueden hacer deporte, pero existen ejercicios que son más o menos propensos a desencadenar crisis de asma.

  • Lo ideal es realizar actividades que lo mantengan en movimiento, pero que tengan intercalados periodos de actividad menos intensa, como fútbol americano, béisbol, baloncesto y la gimnasia.
  • La natación, al proporcionar un ambiente cálido y húmedo, ayuda a controlar los síntomas del asma. Sin embargo, si el cloro de las piscinas es uno de los principales desencadenantes de las crisis de tu hijo, recomendamos buscar otras alternativas.
  • El yoga puede ser beneficioso para fortalecer los músculos respiratorios y el diafragma.
    Los niños con asma pueden hacer deporte, como jugar al fútbol americano.

Otros deportes de resistencia como el ciclismo, maratones, fútbol o balompié, hockey y patinaje sobre hielo son más propensos a desencadenar crisis asmáticas.

En resumen, el mejor ejercicio para tu hijo es aquel que disfrute más en los periodos en los cuales su asma esté controlada, y que dichos ejercicios se realicen con la intensidad que no le cause síntomas.

¿Cómo mantener el asma bajo control?

Aunque pueda que sea menos frecuente la aparición de los síntomas si se previenen los desencadenantes, tu hijo puede llegar a presentar una crisis asmática durante o después del ejercicio, por lo cual siempre hay que estar preparados.

En estos casos, los corticoides inhalados son muy efectivos como tratamientos de rescate (también conocido como tratamiento de emergencia) y siempre deben estar presentes en la mochila de tu niño. Debe tomar en cuenta que el uso continuo no controlado de estos medicamentos, o sea, no indicado por el médico, hará que sean menos efectivos con el tiempo.

En ciertos casos individuales, puede que el médico indique un tratamiento preventivo para administrar previo a la realización del ejercicio.

En definitiva, es importante que si tu hijo tiene una edad adecuada, conozca y entienda sobre su condición y sepa cómo manejarla. Asimismo, tú tienes que informar a los maestros o adultos involucrados en las actividades deportivas del pequeño para que estén prevenidos para evitar, en lo posible, la exposición a alérgenos conocidos y puedan actuar de forma adecuada en caso de ser necesario.

Te podría interesar...
La escuela y el asma
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
La escuela y el asma

En el siguiente artículo te contaremos de qué manera La escuela y el asma deben estar emparentados, en pos de la salud de los niños.