9 beneficios de la natación en los niños

Adrianazul · 17 octubre, 2016

La natación tiene la fama, y también la virtud, de ser el deporte más completo. Lo hemos escuchado siempre, sus beneficios no tienen límite de edad, nadar es bueno para todas las personas, pero sobre todo para los niños. Con este deporte desarrollan y fortalecen sus músculos, activan la coordinación motora y el sistema circulatorio y respiratorio. La natación también ayuda al niño a desarrollar su independencia y a cultivar su autoconfianza.

El lugar más placentero que conoceremos en nuestra vida es el vientre de nuestra madre. Ahí todos los seres humanos se sienten seguros, complacidos, alimentados, acompañados y unidos a alguien. En el vientre de nuestra madre estamos flotando, algunos dicen que los bebés saben nadar porque siempre estuvieron rodeados de líquido. Sin embargo, para experimentar eso que llaman vida es necesario salir del vientre de nuestra madre y entonces encontramos otros lugares placenteros: uno de ellos es el agua.

La sensación de deslizarse entre el agua es muy relajante y estimulante al mismo tiempo. La natación es un deporte excepcional porque requiere de coordinación motora y su práctica ayuda a alcanzarla, también contribuye a que los niños aprendan a tener noción del espacio, dentro o fuera de los carriles de la piscina. A ello se le suma que contribuye a alcanzar equilibrio.

Estos tres beneficios desarrollan habilidades que tu hijo utilizará toda su vida, habilidades que puede desarrollar desde los seis meses, cuando el bebé puede iniciar su contacto con el agua. Actualmente hay muchos lugares donde los bebés experimentan en el agua junto a sus padres, lo cual es una experiencia que ayuda a fortalecer el vínculo emocional entre ellos. 

A esa edad, la experiencia en el agua es muy bonita. Los entrenadores entienden que los niños aprenden jugando y hacen del momento en el agua, una experiencia lúdica en la que el bebé escucha música e interactúa con juguetes. Ahí comienza su amor por el contacto con el agua.

La natación es beneficiosa a cualquier edad

Beneficios sin lesiones

La experiencia de los bebés con el agua es maravillosa, pero la natación es un deporte que se puede aprender a cualquier edad, incluso en la tercera, la razón es que su práctica no resulta agresiva con las articulaciones.

Practicar natación, a diferencia de otros deportes, minimiza los riesgos de sufrir lesiones, al tiempo que quien la practica fortalece todo su cuerpo y se divierte. ¿Cómo no hacerlo? ¡Estás en el agua!

Nadar previene las enfermedades respiratorias y si el niño las padece mejora la condición de las mismas, pues los infantes que practican natación aprenden a respirar adecuadamente y a ampliar su capacidad pulmonar.

Ejercitar el cuerpo con la natación también resulta beneficioso para la condición cardiovascular de los niños y mejora su resistencia física y no solo eso sino que además mejora todo su sistema circulatorio.

Otro de los beneficios de la natación es que disminuye los niveles de glucosa en sangre debido a que el ejercicio aeróbico produce una mayor sensibilidad a la insulina. Por ello, reduce las necesidades de insulina en niños diabéticos.

Consejos para disfrutar de los beneficios de la natación

Es conveniente que tu hijo inicie de manera progresiva las sesiones de nado y que el tiempo de duración de estas vaya aumentando poco a poco, lo cual evita que se sobrecarguen los músculos. Tras la fase inicial, es recomendable que el niño practique natación al menos tres veces a la semana y que cada sesión se prolongue por al menos 30 minutos.

Es muy recomendable que tu hijo se duche antes y después de estar en la piscina y que en las duchas utilice calzado para prevenir las infecciones por hongos en los pies. Otra de las recomendaciones es que el niño use protector solar si la práctica de natación es al aire libre, que use gorro dentro de la piscina y también lentes para evitar que sus ojos se irriten a causa del cloro de la pileta.

boy-405002_960_720

9 razones para nadar

Ciertamente los beneficios de la natación son múltiples, entre los cuales figura poder defenderse en una situación de peligro en el agua, sin embargo aquí resumimos nueve razones por las cuales es bueno que tu hijo se eche al agua:

  • Controla el peso corporal, lo que previene la obesidad en niños (y el 80 por ciento de niños obesos lo serán también de adultos).
  • Ayuda a mantener unas cifras de tensión arterial más bajas.
  • Baja la concentración de colesterol en sangre: reduce el desarrollo de la arteriosclerosis desde la infancia.
  • Disminuye los niveles de glucosa en sangre debido a que el ejercicio aeróbico produce una mayor sensibilidad a la insulina. Por ello, reduce las necesidades de insulina en niños diabéticos.
  • Contribuye a aumentar cualitativamente la capacidad de esfuerzo físico en niños, condicionando una mejor respuesta cardiovascular.
  • Mejora la flexibilidad, coordinación, agilidad, velocidad y fuerza muscular.
  • Saber nadar puede favorecer la socialización y la solidaridad; tener nociones de salvamento y poder ayudar en una situación real es un valor agregado en el aprendizaje.
  • El uso del bañador hace que se muestre la propia imagen, la real. Esto permite conocerse y respetar a los demás. Además, el contacto personal favorece las relaciones interpersonales y ayuda a superar miedos.
  • En niños con problemas neurológicos y parálisis cerebral, el medio acuático a 28 grados de temperatura hace que los músculos y el sistema nervioso pasen del estado de tensión al de relajación.