Qué necesitas para viajar con un recién nacido

María José · 16 agosto, 2017

Dicen que un bebe sólo está listo para viajar cuando su madre también lo está. Aunque los expertos aseguran que realmente estará listo y lo suficientemente cómodo para viajar cuando cumpla los tres meses. Aquí te presentamos todo lo que necesitas para viajar con un recién nacido.

Por supuesto, es mejor que empieces con viajes cortos y sin estrés, para que tanto tú como tu bebé podáis relajaros sin ningún problema.

En primer lugar, tendrás que aprender a valorar muy bien si es realmente necesario realizar viajes con tu bebé. En caso de que debas hacerlo, viajar con tu bebé debe ser una experiencia en donde ambos cuenten con el bienestar suficiente para evitar inconvenientes.

Durante el trayecto, lo más importante es la seguridad y el confort de ambos. Es muy importante que tengas en cuenta de que si le cambias con demasiada frecuencia el pañal o le das comida aunque no tenga hambre, esto puede agotarlo rápidamente.

¿Es seguro viajar con un recién nacido?

Si vas a viajar con tu recién nacido en avión, deberás asegurarte de que tu bebé tiene mínimo dos días de nacido, ya que es la edad mínima permitida por las aerolíneas. Si tu bebé aún no tiene los dos días de nacido, no podrás viajar. Pero sí ya los tiene, entonces no tendrás problemas.

Siempre es mejor esperar unos días o semanas más para estar seguro de que tu bebé es apto para viajar.

La famosa y queridísima mantita del bebé.

La ventaja de esperar un poco es que te dará más tiempo para establecer una alimentación y las rutinas necesarias para tu bebé. Además podrán conocerse mejor y explorarse mutuamente.

A los tres meses, tu bebé puede estar mejor preparado para superar el desafío de estar en un nuevo entorno. Le será menos difícil soportar el cambio y se adaptará mejor que cuando tiene apenas unos días de nacido.

¿Qué necesitas para viajar con un recién nacido?

Una manta

Nos referimos ni más ni menos que la famosa mantita querida por todos. Una manta es imprescindible para proporcionar a tu bebé suficiente calor, sombra, comodidad y protección. Mientras más suave y limpia, mejor.

Si planeas estar en movimiento durante la mayor parte del viaje, puedes coger un cabestrillo de bebé para que tu viaje sea mucho más fácil, especialmente si tienes que viajar en algún medio de transporte en el que tengas que levantarte y caminar.

Facilitadores

Un asiento de coche portátil sería ideal para aviones, autobuses y trenes. También un cochecito que sea ligero (y preferiblemente plegable) te servirá cuando visites diferentes ciudades o si viajas en coche y debes parar de ve en cuando.

Alimentación e instrumentos

Los baberos, las toallitas, las cucharas, los vasos para bebés, los biberones y las bolsas de plástico son todos los instrumentos importantes para alimentación que no debes olvidar. Deben estar todos previamente esterilizados.

Escoge los alimentos para tu bebé dependiendo de lo que tu pequeño pueda comer. Si planeas llevar leche de fórmula, coge suficiente para que dure todo el viaje.

2cáncer de mama

No te olvides coger biberones, tetinas, equipos de esterilización, calentador de biberones y cualquier cosa que necesites para la alimentación de tu pequeño.

Siempre es mejor traer más bocadillos y comida de lo necesario, por si acaso (para ti también). Como dice el dicho ¡Es mejor que sobre y no que falte!

Ropa y pañales

Los pañales, la crema del pañal, las toallitas, y las bolsas del pañal son todos los elementos esenciales para la comodidad y la higiene de su bebé. Lleva tanto ropa fresca como ropa de abrigo. Es importante tener varias ropas de recambio por si se mancha o hay algún otro inconveniente.

También es importante que le lleves sombreros para evitar que le den directamente los rayos del sol. También es importante consultar con tu pediatra acerca de lociones protectoras para colocarle al bebé.

Botiquín

Lleva contigo un pequeño botiquín de primeros auxilios que contenga todo lo que puedas necesitar tanto para ti como para tu bebé. Lo mejor es llevar todo aquello que haya sido aprobado previamente por el pediatra: cremas para la irritación de la piel, jarabe para la fiebre, remedios para la diarrea…

También es importante que lleves medicinas para ti en caso de que te sientas mal. Ahora más que nunca tu bebé depende de ti y es importantes que tú también te cuides.

No hay nada peor que estar fuera de casa de viaje y necesitar medicamentos o elementos de seguridad.