¿Nacer por cesárea podría ser perjudicial para la salud?

Amanda · 2 abril, 2016

Nacer por cesárea es cada vez más común, pero muchos especialistas siguen creyendo que en la mayoría de los casos es innecesario y que además podría ser perjudicial para la salud del niño de manera permanente. Es sabido que los bebés venidos al mundo de esta manera, son más propensos a padecer enfermedades específicas en el trascurso de su vida, donde las alteraciones de tipo inmunológicas son las más comunes.

Para sustentar la teoría de que más problemas de salud atacan a las personas nacidas por cesárea, los investigadores han podido determinar que en estos casos se desarrollan alteraciones genéticas. Esto implica que el ADN de sus glóbulos blancos se modifique, al parecer por causa del traumático proceso de nacimiento.

En este sentido, sabemos que puede existir controversia cuando se compara el posible trauma de nacimiento entre el parto vía vaginal y la cesárea. Es totalmente comprensible que la mayoría piense que no puede haber nada más violento que un parto natural, pero existe una razón por la cual un proceso quirúrgico podría ser más traumático.

“Aunque no está clara la causa subyacente, nuestra teoría es que nacer bajo condiciones alteradas puede producir una huella genética en las células del sistema inmune que puede ser importante a lo largo de la vida”.
-Mikael Norman-

53ad5865f5b44bf9e482a29a9bac0ab1

¿Por qué nacer por cesárea podría ser perjudicial?

Por lo general los obstetras están de acuerdo en que el parto natural es preferible en todos los sentidos, pero no siempre hay razones suficientes para convencer a la madre de parir en lugar de ser intervenida. El punto es que para los especialistas hay inclinación hacia uno de los dos procesos, pero no hay elementos en contra del otro.

Es decir, la mayoría de los problemas de salud que se podrían generar al nacer por cesárea, no son la especialidad del obstetra. Algunos estudios han revelado que pueden producirse anomalías cerebrales y neurológicas, las cuales son asociadas a la madurez y el desarrollo de las neuronas.

Las consecuencias de dichas alteraciones es la propensión a enfermedades como el asma o la diabetes y otras de tipo inmunológicas. Las constantes alergias y el desarrollo de leucemia, son a largo plazo los riesgos que tiene un bebé nacido por cesárea a diferencia de los nacidos de manera natural.

Según los estudios, las principales alteraciones genéticas se vuelven más evidentes cuando se trata de una cesárea programada. En este sentido, es común que estas intervenciones se practiquen antes de las cuarenta semanas, algo que no parece ser un problema, pero que sin dudas altera el desenvolvimiento natural del embarazo.

Según los estudios, la modificación en los glóbulos blancos que se produce al nacer por cesárea no sucede en al nacer por la vía natural. Sin embargo, para argumentar esta teoría, los especialistas realizaron una investigación que incluyó tomar muestras para determinar los niveles de metilación del ADN en el cordón umbilical de bebés nacidos a través de intervención quirúrgica.

Los resultados indicaron que el grado de metilación era más alto en estos bebés, en comparación con los nacidos naturalmente. Este elemento, está relacionado con la expresión genética y su predisposición; lo cual se combina con otros factores del ambiente en el cual se desarrolla el individuo, para dar lugar a problemas de salud determinados.

07b760e328a229ba7506d465e59bb4a3

El estrés de nacer por cesárea

Los expertos aún no saben a ciencia cierta por qué la metilación es más alta al nacer por cesárea, pero según sus investigaciones con animales, sucede lo mismo que en los estudios con humanos. En consecuencia, creen que se trata del estrés causado durante una cesárea programada porque el bebé no está listo para venir al mundo en ese momento, lo cual significa una modificación violenta de situación.

En consecuencia, nacer bajo altos niveles de estrés provoca que se modifique el incremento de la metilación, que es un proceso establecido para regular los mecanismos del organismo que activan los genes que lo protegen de los factores externos del ambiente. Esto implica que la desactivación de dicho mecanismo afecte el sistema inmunológico, lo que los hace propenso a un tipo de enfermedades comunes.

Por su parte, el estrés que genera nacer de manera natural, es distinto al de nacer por cesárea, puesto que en el primer caso el bebé comienza a adaptarse paulatinamente al cambio y ya se encuentra biológicamente listo para nacer. En cambio, el proceso quirúrgico en sí mismo, podría generar un estrés en la madre que se refleja en el bebé y que agrava con una abrupta interrupción de su vida en el útero.

Pese a que aún quedan muchos detalles por descubrir, se tienen entendido que cada vez aumenta la cantidad de estudios al respecto, cuyos resultados mantienen la teoría de que nacer por cesárea podría ser perjudicial para la salud del individuo durante toda su vida.