Muebles para la habitación del recién nacido

Yamila Papa · 21 septiembre, 2018
Elegir los muebles para la habitación del recién nacido no es algo que se deba tomar a la ligera. Y si bien hay muchas opciones, se recomienda siempre comprar lo básico y, de ser necesario, ir agregando más.

Cuando nos enteramos de que seremos padres, muchas dudas comienzan a surgir; una de ellas es dónde dormirá el bebé. Si bien es cierto que al principio la cuna queda al lado de la cama de la madre, también es bueno que tenga su propio espacio. A continuación, enumeramos cuáles son los principales muebles para la habitación del recién nacido.

Muebles para la habitación del recién nacido: presupuesto

Ha llegado el momento de preparar todo para la llegada del bebé y, por supuesto, queremos que sea perfecto. Cuando hacemos cuentas y buscamos precios de cunas y demás mobiliario, nos damos cuenta de que el presupuesto es mucho mayor del acordado o pensado.

No hay que preocuparse ni disgustarse, ya que esta etapa es una de las más bonitas para los futuros padres. Aunque los productos para bebé suelen ser más costosos que los de los adultos, tenemos la opción de reducir al máximo el mobiliario o buscar en diferentes tiendas. ¡Seguro hallarás algo acorde a tus ingresos o ahorros!

Escoger y colocar muebles para la habitación del recién nacido no debería ser una tarea agobiante ni estresante, sino todo lo contrario. Por ello, para empezar, te recomendamos que elijas solo los básicos; si luego precisas más, añádelos a la decoración.

Las necesidades de un bebé son muchas como para preocuparnos por si tiene una estantería o un armario más. Incluso aquellos que compran todo tipo de muebles luego se dan cuenta de que no eran de vital importancia y que podrían haber utilizado ese dinero para otra cosa.

Además, es aconsejable que compres muebles u objetos que luego puedan adaptarse; es decir, que presenten la alternativa de hacerse más grandes a medida que el pequeño crece —esto pasa más rápido de lo que crees—.

Un momento tan importante como la organización de la habitación del bebé se merece toda la dedicación y el tiempo para tomar las decisiones adecuadas.

¿Qué muebles para la habitación del recién nacido elegir?

Podría decirse que existen elementos que no pueden faltar en el cuarto de tu bebé. Todo lo demás son accesorios o añadidos que dependerán del presupuesto, del espacio y de los gustos de los padres. En definitiva, estos son los muebles para la habitación del recién nacido considerados ‘básicos’:

1. Cuna

Por supuesto, tendrá que dormir en un lugar acorde a sus necesidades. Pero atención: en las tiendas hay cientos de opciones y tamaños así como también otras ‘comodidades’ y diseños que pueden elevar bastante el precio.

No es necesario que compres un moisés o cuna para las primeras semanas; mejor consigue una que después se convierta en cama. Mientras sea pequeño, existen unas ‘barreras’ muy efectivas que evitan que el niño ‘se pierda’ en tanta cuna.

Algunas otras claves para la cuna: el espacio entre los barrotes no puede superar los seis centímetros, la altura ha de ser regulable y, aunque robusta, es mejor que sea ligera.

2. Cambiador de pañales

Es cierto que se puede cambiar al bebé en cualquier sitio, pero sin dudas agradecerás tener un cambiador que evite agacharte tanto. Hay muchos tipos y modelos, pero te recomendamos aquellos que se pueden colocar encima de la cuna.

No hace falta que lo retires y lo coloques cada vez que haya que cambiar el pañal al niño, ya que se puede fijar a los pies de la cuna y usar la otra parte para acomodar al bebé cuando duerme. Seguridad, estabilidad y comodidad son las tres condiciones que debe cumplir un cambiador.

La cuarentena es un momento ideal para conectar con el recién nacido.

“Muchos padres que compran todo tipo de muebles luego se dan cuenta de que no eran de vital importancia y que podrían haber utilizado ese dinero para otra cosa”

3. Cómoda de almacenaje para la ropa

Un armario, una cómoda o un mueble con cajones es muy importante para poder guardar toda su ropa y los pañales. Existen modelos especiales para habitaciones de bebés, con cajones y colgadores pensados para su tamaño; sin embargo, lo mejor es comprar uno que le dure hasta que sea niño o adolescente.

Además de un armario, puede ser de gran utilidad colocar algunas estanterías para poner cosas pequeñas o de todos los días, como por ejemplo los artículos de aseo personal o incluso algunos juguetes de peluche que sirvan también de decoración.

Por último, no es fundamental, pero sería de gran ayuda tener una butaca, sofá o mecedora en la habitación de tu bebé para que lo puedas dormir, amamantar y acunar sin sacarlo de ese espacio tan personal.

Ten en cuenta que los muebles para la habitación del recién nacido son más costosos y su utilización es bastante corta. Por eso, te recomendamos que compres con la mirada puesta en el futuro.