¿Cómo cuidar la piel del recién nacido?

Naí Botello 10 septiembre, 2018
La delicada piel del bebé recién nacido suele irritarse fácilmente por diversos factores. Con la siguiente información, conocerás todo lo necesario para mantener la salud de su piel en óptimas condiciones.

La piel de los bebés es indiscutiblemente delicada y sensible durante sus primeros días de vida. El pequeño ha cambiado el hábitat en el que se formó durante nueve meses y su piel no solo se está adaptando a las nuevas condiciones, sino que además debe afrontar nuevas condiciones externas.

Por ejemplo, el pequeño se ve obligado a luchar con factores como la exposición a productos de limpieza, el roce de su piel con el ropaje o el contacto del pañal. De allí que uno de los cuestionamientos frecuentes de los padres sea ¿cómo cuidar la piel del recién nacido?

Por fortuna, siguiendo una serie de consejos sencillos es posible otorgarle al pequeño el cuidado preciso en su limpieza y la hidratación equilibrada. Así, se reduce lo más posible la aparición de descamaciones y la deshidratación de su piel, tan común durante sus primeros días.

¿Cómo cuidar la piel del recién nacido?

La piel del bebé recién nacido es muy delicada. Esto se debe principalmente al cambio de hábitat tan radical que sufre el niño.

Repentinamente, el pequeño pasa de estar en un ambiente acuoso, en el que su piel estaba recubierta externamente por una capa de grasa protectora presente en el líquido amniótico, a quedar expuesto al contacto con diferentes materiales y sustancias sin la humectación a las que la que su piel estaba acostumbrada.

Partiendo de esta premisa, queda claro que hay cuatro factores que incidirán en la buena salud de la piel del pequeño. Estos serán: una exposición reducida a la humedad del pañal, el uso preciso de jabones dermatológicos para la hora del baño, el uso de prendas de vestir con telas nobles para la piel del niño y una hidratación adecuada dos veces al día.

La piel atópica requiere pocos cuidados especiales.

Cambios frecuentes del pañal

Con el comienzo de las deposiciones del bebé al nacer, su piel entra en contacto con las bacterias presentes en las heces y también en la orina; por eso, puede llegarse a irritar si no se le proporciona su higiene de forma expedita.

El primer consejo para cuidar la piel del bebé va dirigido al uso de pañales extra absorbentes, toallitas limpiadoras libres de jabón o químicos y cremas para evitar la molesta pañalitis.

La hora del baño

La higiene del bebé durante sus primeros días de nacido no debería incluir, en lo posible, el uso de jabones. Se recomienda utilizar solo agua y no tallar de ninguna manera la piel. En caso de incluir productos para la limpieza de la piel, debe ser poca cantidad y con jabones con pH 4, que no resultan abrasivos con la piel.

Por otra parte, no se recomienda bañar al bebé más de dos veces por semana, y lo mejor es hacerlo durante lapsos de tiempo muy cortos. También hay que tener especial cuidado con el cordón umbilical. Otro detalle importante es, al finalizar, secar suavemente toda la piel del bebé sin frotar.

Telas de vestir recomendadas para su piel

El bebé recién nacido debe utilizar ropa de algodón al 100%. Es importante no caer en la tentación de vestirlos con telas que parezcan suaves, pues no es solamente la sutileza al tacto lo que se busca a la hora de proteger la piel del bebé.

Más importante que la suavidad es evitar alergias o irritaciones cutáneas por la presencia de fibras que puedan ser sintéticas o que tengan partículas contaminantes provenientes de tintes.

Ahora bien, también es importante tener en consideración el tipo de detergente para lavar la ropa del pequeño. Se deben usar productos específicos para bebés hasta que el niño llegue a los 6 meses de edad. Si bien siempre hay que lavar con mucha frecuencia las toallas y ropa de cama, no se aconseja utilizar suavizante.

¿Cómo cuidar la piel del recién nacido?

“El baño del bebé durante sus primeros días de nacido no debería incluir el uso de jabones. Se recomienda utilizar solo agua y no tallar de ninguna manera la piel”

Hidratar la piel del bebé

Como expusimos en la introducción, la piel del bebé durante sus primeros días de nacido es especialmente propensa a deshidratarse y descamarse. Esto es un proceso natural y, en teoría, los padres no deben preocuparse.

No obstante, sí es bueno que utilicen cremas especializadas para mantener la humedad correcta en la piel del bebé y así evitar que sientan malestares o incomodidad. En ese sentido, se recomienda aplicar una crema hidratante al pequeño dos veces al día; desde luego, que sea emoliente y especial para la piel del bebé.

Como recomendación final, recuerda consultar con tu médico pediatra sobre las mejores opciones de cremas para niños y no dudes en llevar al pequeño a una consulta médica de urgencia si notas cambios anormales en su piel.

Te puede gustar