Los miomas en el útero durante el embarazo

Ines 19 octubre, 2017

¿Qué sabes acerca de los miomas en el útero? Si no sabes mucho o nunca has oído hablar al respecto, no te preocupes porque a continuación te brindaremos toda la información que necesitas.

En primer lugar, debemos recordar que durante nuestra etapa fértil, es común tener que lidiar con cierto tipo de malestares. Por ejemplo, algunas mujeres sufren dolores menstruales de gran intensidad, que cursan con síntomas diversos. Esto seguramente te será familiar, ¿cierto?

Por otra parte, existen mujeres, que además experimentan desarreglos hormonales que les producen menstruaciones inusualmente largas o inexistentes. Estos son problemas que suelen ser bastante incómodos, algo que no ocurre, por ejemplo, cuando existen miomas en el útero.

Los miomas uterinos suelen aparecer en el período entre la primera regla y la menopausia. Esto se debe a que surgen por los estrógenos, las hormonas sexuales femeninas.

Las hormonas se encargan de proteger nuestra masa ósea, el sistema cardiovascular y de distribuir la grasa corporal. Cuando bajan sus niveles, nos producen alteraciones físicas, pero sobre todo, emocionales.

Hipersensibilidad, cambios bruscos de comportamiento e irritabilidad continua son solo algunos de sus efectos. No tienen por qué ser peligrosos, siempre y cuando no interfieran en nuestra vida cotidiana. Al igual que el mioma en el útero, las alteraciones hormonales pueden ser tratadas, casi siempre, sin demasiados problemas.

¿Qué efectos negativos tiene un mioma en el útero?

Un mioma es una masa de tejido muscular que se forma dentro del útero y el miometrio. Es considerado como un tumor benigno que por lo general no presenta síntomas. A no ser que se produzcan hemorragias o dolores en el útero o el abdomen, no hay por qué preocuparse por ellos.

Solo en situaciones muy específicas pueden llegar a ser peligrosos. Es recomendable vigilar su tamaño, sobre todo si estamos planteándonos un embarazo.

No hay ningún amistad, ningún amor, como el de una madre por su hijo

–Henry Ward Beecher–

Mujer embarazada con dolores en la espalda y el abdomen

 

Durante el proceso de gestación, el nivel de estrógenos aumenta y, por ende, el tumor. También existen casos en los que los miomas en el útero permanecen iguales o incluso disminuyen. Sea cual sea la situación, es recomendable acudir al médico para que él nos aconseje qué hacer.

Complicaciones de los miomas en el útero durante el embarazo

Si el mioma aumenta, es probable que puedan existir riesgos para el feto. Puede provocar un desplazamiento de placenta, lo que suele significar un parto prematuro. Lo mismo ocurre con el denominado Crecimiento Intrauterino Retardado (CIR), caracterizado por un desarrollo anormal del embrión.

Esto puede suceder no solo por un mioma sino por malnutrición, ingesta de drogas, hipertensión arterial o ciertas infecciones. En estos casos lo mejor es recurrir a un parto por cesárea, ya que así se evita el sufrimiento del feto.

Si el mioma en el útero se encuentra en una mala localización, puede obstaculizar el parto. Al igual que en el desplazamiento de placenta y en la restricción del crecimiento intrauterino sería necesario un alumbramiento provocado.

En contraposición, si el mioma no crece y no se encuentra en un lugar complicado, la madre podría dar a luz de forma natural. 

¿Cómo puedo tratar un mioma?

Hay varias formas de tratar un mioma. Algunos tratamientos son más invasivos que otros, pero es necesario atender a una serie de criterios para llevarlos a cabo. Si existe una sintomatología dolorosa, el tamaño es demasiado grande o hay varios miomas, su eliminación es casi obligatoria.

Tratamiento quirúrgico

Existen varias opciones. Algunas consisten en una extirpación del mioma mediante una pequeña cámara, pero es solo para aquellos que sean muy pequeños. Otras veces se utiliza la miomectomía, en la que se reconstruye el útero en la misma operación. En la histerectomía, por el contrario, es necesaria la total extirpación del útero. 

Mujer con dolor abdominal

Tratamiento farmacológico

Con este tratamiento se busca reducir el número de estrógenos en el cuerpo. No se eliminan los miomas en el útero, pero si se consigue que se reduzcan bastante.

Embolización de las arterias del útero

Se trata de un proceso intermedio entre el tratamiento farmacológico y la operación quirúrgica. Mediante esta intervención se intenta que el riego sanguíneo no llegue al mioma, para evitar así alimentar al tumor. Es un proceso más sencillo que el primero, ya que no hace falta extirpar el órgano ni la anestesia total. La paciente está consciente y se suele tardar de 1 a 3 horas.

Se escoja la opción que se escoja, es importante atender siempre a las indicaciones del médico. Es igualmente peligroso someterse a una operación innecesaria que ignorar las señales que nos advierten del peligro.

Tanto si buscamos un embarazo como si no, estar pendientes de la situación del mioma es primordial para nuestro bienestar. 

Te puede gustar