¿Qué hacer si mi hijo no quiere relacionarse con sus compañeros?

Mervis Romero · 13 abril, 2018
Es mucho lo que puedes hacer por tu hijo si no quiere socializar con sus compañeros. A continuación, algunas sugerencias prácticas para sacarlo de esta incómoda situación.

Si tu hijo tiene dificultad para tener amistades, puedes ayudarlo a desarrollar habilidades para interactuar con otras personas de manera apropiada. Así, ya no tendrás que decir: “Mi hijo no quiere relacionarse con sus compañeros”.

4 maneras de ayudar a un niño a relacionarse con sus compañeros

Puedes empezar por lograr que tu hijo se sienta cómodo con sus compañeros sin obligarlo a actuar en contra de su voluntad. Entonces, debes ser el modelo al mantener buenas relaciones con tus amigos.

Además, al hablar con tu hijo es bueno que siempre lo mires a los ojos; debes mostrarle empatía y ponerte en su lugar. A partir de estas dos cuestiones clave te recomendamos algunas otras conductas que pueden ayudar.

Hacer reuniones de juegos en tu casa

Es muy probable que tu hijo se sienta motivado a interactuar con otros niños en casa. Ese entorno le será familiar y se sentirá cómodo y en confianza.

Invitar a pocos niños a actividades sociales

Si piensas en hacer una fiesta en el parque o planeas llevarlo a alguna piscina, lo más conveniente es que invites a pocos niños. De este modo, tu hijo no se sentirá intimidado ni presionado por tener que hablar con tantos a la vez.

No presionarlo demasiado

Obligarlo a hacer algo que no quiere no ayudará. Intenta seleccionar actividades que el niño prefiera, o también puedes estimularlo a que él las escoja.

Animarlo a participar en actividades recreativas

Estas son buenas ocasiones para que tu hijo se relacione con otros niños de su edad; puede ser por medio de actividades deportivas o en una academia de baile o música, entre otras.

“Al hablar con tu hijo, míralo a los ojos. Debes mostrarle empatía y ponerte en su lugar”

¿Qué hacer si mi hijo ya es adolescente? 

Tener buenas amistades ofrece a un adolescente beneficios para su futuro. Por tal razón, motívalo a relacionarse con sus compañeros.

Debes acostumbrarte a tener una buena comunicación con él y hacerle preguntas para averiguar cuál es la causa que le impide tener amigos. Anímalo a buscar ideas para mejorar sus relaciones personales.

Si mi hijo no quiere relacionarse con sus compañeros, puede deberse a problemas emocionales o de autoestima.

Asimismo, ayúdalo a poner en práctica las ideas establecidas. Haz el papel de sus compañeros y ensayad diferentes situaciones hasta que logre mantener una conversación fluida y amigable. Facilítale las cosas ofreciéndote a llevarlo a él y a algunos compañeros a eventos sociales o actividades extracurriculares.

Tener amistad con padres de los compañeros de tu hijo y participar juntos en diversas actividades será beneficioso. Esto le dará la oportunidad de entablar conversación con algunos e incluso integrarse en grupos de su edad poco a poco.

¿Por qué mi hijo no quiere relacionarse con sus compañeros?

Algunos niños pueden inhibirse al expresar sus opiniones y restar importancia a sus sentimientos y necesidades. Prefieren adaptarse a los deseos y opiniones de otros niños, quienes perciben rápidamente su inseguridad.

Otra razón es el hecho de que pueden sentirse poco respetados o tienen la autoestima baja. Esto afecta en gran manera a la imagen que tienen de sí mismos.

Algunos problemas de aprendizaje y de atención también pueden contribuir a que el niño no quiera relacionarse con sus compañeros. Asimismo, los trastornos del lenguaje le impedirían encontrar palabras adecuadas y expresarlas correctamente.

Por otro lado, esto también puede deberse a alguna dificultad auditiva que no le permita escuchar correctamente. Por este motivo, el niño se retrae y no entabla una conversación con los demás.

Mi hijo no quiere relacionarse con sus compañeros, ¿cómo le afecta?

El no poder mantener una amistad con sus compañeros repercute de forma negativa en algunos niños y jóvenes. Podrían bajar su autoestima, perder la confianza en sí mismos y evitar participar en nuevas actividades.

También pueden llegar a sentirse muy tristes, pues piensan que nadie los puede ayudar a cambiar su situación y sienten que no pueden controlar sus propios sentimientos.

Si soy padre y mi hijo no quiere relacionarse con sus compañeros, debo involucrarme y ayudarlo.

Ayuda de profesionales en la materia

Puedes valerte de este recurso acudiendo a expertos que ofrezcan consejos prácticos en sitios web o libros. Allí obtendrás la información necesaria para ayudar a tu hijo a desarrollar habilidades sociales, a fortalecerlas y a ser más resistente.

Los maestros del colegio pueden ser de gran ayuda, sobre todo si les expones la situación claramente. Podrías decirle algo como “Mi hijo no quiere relacionarse con sus compañeros, ¿qué acciones podemos implementar en conjunto?”.

En consecuencia, tomarán medidas. Por ejemplo, intentar que el niño empiece a moverse con un grupo con experiencias positivas o hacer que se integre con compañeros más sociables y con disponibilidad para aceptar nuevos amigos.

Con las sugerencias de este artículo, tu hijo empezará a socializar de manera menos traumática para él. La frase “mi hijo no quiere relacionarse con sus compañeros” dejará de ser el tema y preocupación de cada día.