La actividad física aumenta el poder del cerebro de los niños - Eres Mamá

La actividad física aumenta el poder del cerebro de los niños

niño cerebro fuerte

La actividad física es fundamental para los niños, y muchos padres lo saben. A pesar de todo, a medida que los niños avanzan en los cursos académicos, muchos padres se olvidan de ello. De hecho, las actividades deportivas y físicas son las primeras en ser sacrificadas.

Para muchos padres el hecho de que sus hijos participen en actividades físicas y deportivas supone un sacrificio de su tiempo de estudio. Sin embargo, la actividad física ejerce el efecto contrario. En este sentido, los expertos afirman que la actividad física aumenta el poder del cerebro  y las habilidades académicas de niños y adolescentes. Así ha quedado reflejado en una declaración de consenso sobre la actividad física en las escuelas y en el tiempo libre, publicado en la revista British Journal of Sports Medicine.

La declaración, que recopila la mejor evidencia disponible sobre el impacto de la actividad física en los niños y jóvenes, ha sido elaborada por un panel de expertos internacionales en una amplia gama de especialidades. Dicha declaración incluye 21 declaraciones por separado acerca de diferentes temas sobre física y salud: rendimiento intelectual, compromiso, motivación y  bienestar e inclusión social.

Cómo influye la actividad física en el cerebro de niños y jóvenes

Entre otras cuestiones, la declaración afirma que:

  • La actividad física y la capacidad cardiorrespiratoria son buenas para el desarrollo y la función cerebral de los niños y los jóvenes, así como para su intelecto.
  • Una sesión de actividad física antes, durante y después de la escuela aumenta la destreza académica.
  • Una única sesión de actividad física moderadamente energética tiene efectos positivos inmediatos sobre la función cerebral, el intelecto y el rendimiento académico.
  • El dominio de movimientos básicos aumenta el poder del cerebro y el rendimiento académico.
  • El tiempo quitado de lecciones de estudio a favor de la actividad física no viene a costa de obtener buenas calificaciones.

En cuanto a los beneficios fisiológicos del ejercicio, la declaración dice que las funciones cardiorrespiratorias y musculares son fuertes predictivos del riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca y diabetes tipo 2 en la edad adulta, y que el ejercicio vigoroso en la infancia ayuda a mantener estos factores de riesgo bajo control.

Además, el ejercicio frecuente de intensidad moderada y, en menor medida, el ejercicio de baja intensidad, aún pueden ayudar a mejorar la salud del corazón de los niños y su metabolismo, mientras que la actividad física es un componente clave del tratamiento de muchas condiciones a largo plazo entre los  6 y los 18 años de edad.

niños jugando a la pelota

Los efectos positivos del ejercicio no se limitan a la salud física

La declaración destaca que los efectos positivos del ejercicio no se limitan a la salud física. La actividad física regular puede ayudar a desarrollar importantes habilidades para la vida (por ejemplo, relaciones interpersonales y  habilidades de autorregulación) y los valores fundamentales (por ejemplo, el respeto y la responsabilidad social) en niños y jóvenes, así como a aumentar la autoestima, la motivación, la confianza y el bienestar.

Además, la actividad física puede fortalecer y fomentar las relaciones con los compañeros, padres y entrenadores. Y no menos importante, las actividades que tengan en cuenta la cultura y el contexto pueden promover la inclusión social de las personas de diferentes orígenes, etnias, orientación sexual, niveles de habilidad y capacidad física.

La incorporación de la actividad física en todos los aspectos de la vida escolar y la disponibilidad para espacios públicos protegidos, como carriles para bicicletas, parques y campos de juego son  estrategias efectivas para proporcionar un acceso equitativo a la actividad física y mejorarla, según  dice la declaración.

Uno de los firmantes de la declaración, el profesor Craig Williams, Director del Children’s Health and Exercise Research Centre, Sport and Health Sciences en la Universidad de Exeter dijo:

“Durante los 30 años que hemos estado investigando la salud y el bienestar de los jóvenes hemos visto la acumulación de datos pediátricos a través de cuestiones fisiológicas, problemas psicológicos, ambientales y sociales. Esta declaración de consenso de 21 puntos refleja la importancia de una mayor actividad física, no solo en las escuelas sino en  clubes deportivos y recreativos, con la familia, e incluso para aquellos niños con enfermedades a largo plazo. En todos los niveles de la sociedad tenemos que garantizar que la actividad física mejorada se pone en práctica”.