Si tomo medicamentos, ¿afectarán a mi fertilidad?

Algunos medicamentos están asociados con la infertilidad, por lo que es mejor asesorarse. Descubre por qué sucede esto, a continuación.
Si tomo medicamentos, ¿afectarán a mi fertilidad?
Diego Pereira

Escrito y verificado por el médico Diego Pereira.

Última actualización: 18 marzo, 2023

Muchas personas suelen preguntarse si los medicamentos son capaces de afectar la fertilidad. La respuesta la descubrirás en el siguiente artículo. En él exploraremos los motivos por los que ciertos fármacos disminuyen la capacidad reproductiva en las mujeres.

Si bien existe la posibilidad, en realidad se trata de un problema poco frecuente. De hecho, los médicos suelen indicar otros estudios para determinar la causa de la infertilidad. En casos excepcionales, se asocia con el uso de medicamentos, por lo que se trata de un «diagnóstico de exclusión». ¿Te interesa saber un poco más acerca de este tema? Profundicemos a continuación.

¿Por qué algunos fármacos afectan la fertilidad?

Es poco probable que el consumo de un solo medicamento origine infertilidad permanente. De hecho, sus efectos tienden a ser reversibles.

Estos se utilizan para una gran variedad de afecciones, como la artritis reumatoide o la epilepsia. Por eso, en caso de detectarse un problema para concebir, no es recomendable interrumpir el tratamiento de forma abrupta sin indicación médica. De lo contrario, podría conllevar problemas adicionales en una situación que puede resolverse mediante un cambio de medicamento o de la dosis.

Descubre más: ¿Qué es la fertilidad?

La mayoría de los fármacos que se han asociado con los problemas de fertilidad solo afectan a unos pocos procesos y sus efectos tienden a ser reversibles.

¿De qué depende la fertilidad?

La capacidad de concebir, al ser una función vital de los seres humanos, es bastante compleja. Sin embargo, en términos generales, la fertilidad depende de los siguientes factores:

  • Integridad de las estructuras anatómicas: siempre y cuando el sistema reproductor femenino (que incluye el útero, las trompas uterinas y los ovarios) y otros órganos (como la hipófisis) se encuentren estructuralmente conservados, la concepción podrá llevarse a cabo.
  • Buen funcionamiento de los órganos involucrados: la adecuada liberación de hormonas y otras sustancias hace que la fertilidad pueda mantenerse.

Muchos problemas de salud, como algunos defectos congénitos, son capaces de afectar a ambos aspectos. En el caso específico de los fármacos, estos suelen alterar la forma en la que alguno de los órganos involucrados funciona. Por ejemplo, al cambiar el patrón de secreción hormonal de la hipófisis.

Medicamentos que pueden afectar la fertilidad

Según una publicación en la revista Clínica e Investigación en Ginecología y Obstetricia (2012), los fármacos asociados con la infertilidad femenina son muy variados. A continuación, presentaremos una breve revisión de los más destacados:

  • Antiinflamatorios no esteroideos (AINES). Este constituye un grupo muy extenso y usado de medicamentos con propiedades analgésicas y antiinflamatorias, como por ejemplo el meloxicam, el piroxicam y el ketorolaco. Suelen usarse de forma esporádica o como parte del tratamiento de enfermedades reumáticas. Es posible que afecten el proceso de ovulación.
  • Medicamentos antiepilépticos. Existen revisiones científicas que afirman que el valproato (ácido valproico) y la carbamazepina se asocian con más frecuencia a las alteraciones del ciclo menstrual. Esto aumenta la dificultad para alcanzar la concepción.
  • Psicotrópicos. Estos medicamentos ejercen su acción principal en las células del sistema nervioso. Los derivados de la fenotiazina (como la clorpromazina) aumentan la liberación de prolactina. La misma inhibe la secreción hipofisaria de hormona luteinizante y folículoestimulante, que son vitales para la reproducción.
  • Agentes quimioterápicos. Estas sustancias se utilizan para tratar el cáncer. Según el estudio ya mencionado, también pueden afectar la fertilidad, aunque es más frecuente que suceda en hombres. En las mujeres, el busulfán provoca fracaso gonadal y la mecloretamina produce amenorrea secundaria.

Por supuesto, dejamos de lado los fármacos anticonceptivos, los cuales precisamente buscan bloquear la fertilidad al alterar la concentración de diversas hormonas.

Si hay problemas para concebir, se debe consultar con un especialista en lugar de suspender un tratamiento, especialmente si se padecen enfermedades crónicas, ya que podría acarrear graves inconvenientes.

La orientación médica es fundamental

En caso de tener problemas para concebir, no se debe asociar en primera instancia con el consumo de un determinado fármaco. Si bien es algo posible, en la mayoría de las ocasiones se debe a otros problemas.

Por tal motivo, es recomendable acudir con un especialista en medicina reproductiva lo antes posible. Mediante la realización de diversos estudios complementarios, este podrá determinar el origen del problema e indicar los tratamientos más efectivos.

Te podría interesar...
Prolactina e infertilidad
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Prolactina e infertilidad

Existen dos variables: prolactina e infertilidad potencialmente peligrosas. No obstante ¿hay realmente una relación directa? Te contamos la respues...


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



El contenido de Eres Mamá es solo para fines educativos e informativos. En ningún momento sustituye el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.