Marisco en el embarazo: riesgos y precauciones

Es relativamente frecuente que algunas variedades de marisco estén contaminadas con toxinas o con microorganismos patógenos que pueden poner en riesgo la salud.
Marisco en el embarazo: riesgos y precauciones
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias el 08 marzo, 2021.

Última actualización: 08 marzo, 2021

El marisco resulta un manjar para muchos. Sin embargo, se trata de un conjunto de alimentos cuyo consumo entraña cierto riesgo, sobre todo cuando los métodos de cocción no son los adecuados o en ciertos colectivos poblacionales. Por ello te vamos a hablar de los peligros de la ingesta de marisco en el embarazo.

Antes de comenzar hemos de advertirte que las intoxicaciones alimentarias suponen uno de los motivos más frecuentes de visitas a urgencias. En sujetos sanos normalmente no ocasionan problemas de salud grave. Sin embargo, las mujeres en estado de gestación han de tener más precaución con estas condiciones, ya que pueden poner en riesgo al feto.

Crema de marisco.

Valor nutricional del marisco

Desde el punto de vista nutricional, el marisco comprende a un conjunto de alimentos altamente beneficiosos para la salud. Cuentan en su interior con proteínas de la más alta calidad y micronutrientes esenciales. Todo ello con una densidad calórica baja, por lo que se pueden incluir en las dietas que tienen como objetivo promocionar la pérdida de peso.

Solamente aquellas personas con hiperuricemia han de restringir su consumo. Del mismo modo que las carnes rojas, el marisco es capaz de incrementar los niveles de ácido úrico en el organismo, lo que puede generar dolor agudo e incluso incapacidad funcional. No obstante, son casos concretos y muy frecuentemente ligados a situaciones de obesidad.

Marisco en el embarazo

A pesar de las bondades del marisco, cabe destacar que se trata de un conjunto de alimentos susceptibles a generar alergias. Además, son frecuentes los procesos de hipersensibilidad cruzada entre los distintos productos que componen este grupo nutricional. Por si esto fuese poco, cuando una persona alérgica ingiere marisco, es frecuente que desarrolle un cuadro de anafilaxis.

Hay que tener en cuenta que estas situaciones comprometen seriamente el estado de salud, según un estudio publicado en la revista Vnitrni Lekarstvi. En el caso de las mujeres embarazadas, se corre el riesgo de perder el bebé.

Por descontado queda que en el caso de experimentar este shock se requiere hospitalización y tratamiento farmacológico. Por ello, si la mujer en estado de gestación presenta alergia al marisco o duda de ello, lo mejor es evitar su consumo.

Contaminaciones en el marisco

Además de los procesos relacionados con las alergias, es habitual consumir ciertos mariscos crudos, como es el caso de las ostras. Estas pueden estar contaminadas con microorganismos patógenos. Su ingesta provoca un cuadro severo de tipo gastrointestinal que cursa con vómitos, diarreas, dolores y malestar. Incluso puede llegar a manifestarse la fiebre.

Sucede algo parecido con las almejas y similares, tal y como se evidencia en la revista Mar Drugs. Esta clase de alimentos puede presentar toxinas en su interior procedentes de las mareas, lo que condiciona negativamente la salud de la madre, poniendo en riesgo la supervivencia del feto.

Además, estos riesgos no siempre se eliminan mediante un método de cocción agresivo. Los microorganismos pueden no sobrevivir a las altas temperaturas, pero las toxinas que se guardan en estos alimentos no siempre se inactivan mediante tratamiento térmico. De este modo, el cocinado no siempre significa seguridad cuando hablamos de marisco.

Los mariscos más seguros en el embarazo

Si tienes un gusto especial por el marisco y no quieres dejar de consumirlo en el embarazo, te aconsejamos que optes por aquellos que entrañan menos riesgos. En este grupo entrarían las gambas, los langostinos, las cigalas y las langostas. Las nécoras también pueden ser una buena opción.

Por el contrario, han de evitarse las ostras, las navajas, las almejas y las vieiras. En general, los moluscos o bivalvos entrañan más riesgos que los crustáceos.

Marisco a la plancha.

El consumo de marisco es arriesgado en el embarazo

Como has visto, el consumo de marisco en el embarazo entraña ciertos riesgos. En el caso de optar por su ingesta es necesario asegurar una buena cocción y evitar aquellos productos que suelen resultar más problemáticos, como las ostras.

Ten en cuenta siempre que has de cerciorarte de que no eres alérgica a esta clase de alimentos de forma previa a su consumo. Si no tomas las precauciones pertinentes, las consecuencias podrían resultar muy negativas.

No obstante, y consumido una vez respetadas ciertas normas de seguridad, el marisco resulta muy nutritivo. Sus proteínas y minerales esenciales serán de ayuda para el mantenimiento de un buen estado de salud.

Te podría interesar...
Alergias infantiles: ¿un problema creciente de difícil resolución?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Alergias infantiles: ¿un problema creciente de difícil resolución?

Las alergias infantiles agrupan diferentes manifestaciones y representa, muchas veces, ¿un problema creciente de difícil resolución?



  • Krčmová I, Novosad J. Anaphylactic symptoms and anaphylactic shock. Vnitr Lek. 2019 Winter;65(2):149-156.
  • Farabegoli F, Blanco L, Rodríguez LP, Vieites JM, Cabado AG. Phycotoxins in Marine Shellfish: Origin, Occurrence and Effects on Humans. Mar Drugs. 2018 May 29;16(6):188.