Cómo mantener fresquito el espacio de sueño de tu bebé

El calor del verano afecta la calidad del sueño de los niños, sobre todo si son muy pequeños. Te recomendamos aplicar ciertos trucos para mantener fresco el espacio donde duerme el bebé. ¡Anota!
Cómo mantener fresquito el espacio de sueño de tu bebé
Marcela Alejandra Caffulli

Revisado y aprobado por la pediatra Marcela Alejandra Caffulli.

Escrito por Yesibeth Rincón

Última actualización: 07 agosto, 2022

Las altas temperaturas del verano causan incomodidad, irritabilidad y dificultad para conciliar el sueño en los niños, sobre todo en los más pequeños. De todos modos, se pueden aplicar ciertos trucos para refrescar las áreas donde tu hijo duerme. Hoy te vamos a contar cómo mantener fresquito el espacio de sueño de tu bebé.

La temperatura ideal para la habitación de los niños oscila entre los 20 y los 24 °C, pero en los meses de calor se hace difícil mantener estos ambientes frescos. Ventilar la habitación al abrir o cerrar las ventanas, usar aire acondicionado y vestir al pequeño con ropa fresca, ayudan a proporcionarle el bienestar que necesita para descansar.

Descubre cómo mantener fresquito el espacio de sueño de tu bebé

Te indicamos una serie de trucos que te servirán para ventilar la habitación donde tu bebé duerme y algunos métodos para bajar la temperatura corporal del pequeño. ¡Apunta!

1. Sitúa la cuna en un lugar fresco

Para mantener fresquito al bebé y lograr que duerma bien, puedes situar la cuna del lado de la habitación donde menos dé el sol. Puede ser junto a una pared que no absorba tanto el calor, pero cuida que tampoco le lleguen fuertes corrientes de aire.

La cuna debe estar ubicada en un ligar fresco. También es una buena opción mantener cerradas las puertas y las ventanas en los horarios de mayor temperatura.

2. Cierra las ventanas y baja las persianas

Lo más recomendable para refrescar la habitación del bebé es cerrar las ventanas y bajar las persianas durante las horas centrales del día. Al caer la tarde o muy temprano en la mañana, puedes abrirlas para ventilar el área. Si el sol da directamente al cuarto del bebé, esta será una manera de evitar que el lugar alcance temperaturas muy elevadas.

3. Utiliza el aire acondicionado

Si cuentas con aire acondicionado, enciéndelo antes de acostar al pequeño para que el ambiente se refresque, pero apágalo al momento de dormirlo. Las corrientes directas de aire frío son perjudiciales en esta época de calor y pueden resfriar al niño.

4. Usa un ventilador

Otra alternativa para mantener fresquito el espacio de sueño de tu bebé es el uso del ventilador. Eso sí, no debes colocarlo de forma que apunte directo hacia la cuna. Si notas que el aire es demasiado seco, apágalo, ya que podría resecar las mucosas del pequeño y causarle problemas respiratorios. También, puedes considerar un humidificador de aire frío.

5. Ponle pijamas de algodón

Tanto la ropa de dormir del bebé, como las sábanas y los cobertores de la cuna, deben ser confeccionadas con telas finas y frescas. El algodón ayudará a que tu hijo no sude tanto, lo mismo que el lino.

Igualmente, procura quitar de la cuna los peluches o los juguetes que puedan dar más calor, así como también los protectores de plástico y todos aquellos tejidos que le puedan producir incomodidad.

Vístelo con prendas sueltas y cómodas, como por ejemplo, camisetas de algodón. Es bien sabido que cuando hace mucho calor, las pijamas de manga larga no son una buena opción. Tampoco lo arropes al acostarlo, ya que no lo necesita.

En caso de dudas, revisa su temperatura corporal y obsérvalo. Si notas que se mueve mucho podría tener frío y, de ser así, puedes cubrirlo con una sábana fina. Además, si tienes la posibilidad, compra un colchón transpirable.

Un buen baño con agua tibia es ideal para bajar la temperatura del pequeño. Se debe realizar unas dos horas antes de acostarlo.

6. Dale un baño de agua tibia

Bañar al bebé con agua tibia antes de acostarlo hará que baje su temperatura corporal, que se relaje y que mejore la calidad del sueño. Por consiguiente, dormirá mejor y de forma más placentera.

7. Mantenlo hidratado

Con la finalidad de mejorar el sueño de tu bebé este verano, mantén a tu hijo bien hidratado. Los pequeños se deshidratan mucho más rápido que los adultos, por lo que es preciso amamantarlos con mayor frecuencia, tanto de día como de noche.

Si tiene más de seis meses, dale agua en un biberón o vaso y déjalo que tome la cantidad que desee. Ofrécele varias veces al día.

Dormir bien es imprescindible para la salud de tu pequeño

Descansar y conciliar el sueño de manera correcta resulta imprescindible para el desarrollo y el crecimiento de tu bebé. De hecho, es tan importante como su alimentación y su estimulación.

Sigue los consejos que te hemos indicado en este artículo para que tu pequeño padezca menos el calor del verano y, de esa forma, pueda relajarse y descansar mejor durante la noche. ¡Aplícalos y verás los resultados!

Te podría interesar...
Cómo es el sueño del bebé en los tres primeros meses
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Cómo es el sueño del bebé en los tres primeros meses

¿Cómo es el sueño del bebé en los tres primeros meses? Aquí puedes hacerte una idea de cómo es y de algunos consejos para regular su sueño.