Humidificador o vaporizador: ¿qué es mejor para los niños?

Mantener la humedad en ambientes secos ayudará a aliviar los síntomas del resfriado y a prevenir infecciones respiratorias. Pero, ¿qué artefacto es mejor para este fin? Te lo contamos a continuación.
Humidificador o vaporizador: ¿qué es mejor para los niños?
Marcela Alejandra Caffulli

Revisado y aprobado por la pediatra Marcela Alejandra Caffulli.

Escrito por Yesibeth Rincón

Última actualización: 27 julio, 2022

Si tu hijo sufre algún problema respiratorio, es posible que el médico te indique mantenerlo en un espacio con temperatura templada y con la humedad adecuada. En este caso, deberías conocer las propiedades de un humidificador y de un vaporizador, pues podrían permitirte controlar dichos parámetros dentro de la casa. Ahora bien, ¿cuál de los dos aparatos es mejor para los niños?

Tanto el humidificador como el vaporizador fueron diseñados para mantener la humedad en el ambiente. De esta forma, se cree que podrían brindar alivio durante los resfriados, prevenir los labios agrietados, contribuir a la expulsión de los mocos y aliviar el dolor de garganta.

El mecanismo de acción de los vaporizadores consiste en calentar el agua y transformarla en vapor caliente. En cambio, los humidificadores crean una niebla fría. Ambos aumentan los niveles de humedad en el aire que se respira, pero cada uno tiene sus peculiaridades. ¡Sigue leyendo y entérate más!

¿Para qué sirve un humidificador?

humidificador de aire en la ventana de la casa vapor
Los humidificadores de ambiente pueden mejorar las condiciones de humedad dentro de la casa. Pero no deben superarse los porcentajes de vapor recomendados por los expertos.

Un humidificador es un dispositivo electrónico que evapora el agua y mantiene un nivel estable de humedad en un ambiente cerrado. Esto brinda un mayor confort térmico dentro de la casa y, cuando no se supera los porcentajes de humedad recomendados para estos espacios, reduce el riesgo de enfermedad.

Hay que destacar que en un ambiente muy seco, las mucosas respiratorias tienden a resecarse y así, pierden sus propiedades de barrea contra los gérmenes. En los casos de niños alérgicos, esta condición puede desencadenar también los cuadros de rinitis.

Por el contrario, cuando la humedad relativa del ambiente supera el 50 %, aumentan las probabilidades de que crezcan hongos y se reproduzcan los ácaros, lo cual incrementa el riesgo de desencadenar ataques de asma o broncoespasmos.

De esta manera, en el caso de utilizar un humidificador en la casa, es conveniente contar con algún dispositivo que mida la humedad del ambiente. Así, será posible aprovechar los beneficios y limitar los perjuicios asociados a un exceso de vapor.

Cómo funciona el humidificador

Para utilizar el humidificador de manera correcta, se debe colocar agua destilada en el depósito que trae el aparato. A partir de allí, por medio de un mecanismo de rotación, el líquido comienza a diseminarse por el ambiente en forma de niebla fría o templada. De esta manera, se produce la humedad que el espacio necesita para mantener las mucosas saludables.

El agua a utilizar debe ser preferentemente desmineralizada o destilada para evitar que los minerales de la misma se lleguen a esparcir por el aire.

Uso correcto del humidificador de ambiente

Primero que nada, has de elegir la mejor opción para la habitación y para eso, mide el espacio antes de adquirir el dispositivo. Asegúrate de que el área de cobertura del vapor no sea demasiado grande (para evitar la condensación) ni muy pequeña.

Idealmente, coloca un medidor de humedad ambiental y asegúrate de que los niveles se mantengan estables entre 40 y 60 %.

Busca un equipo que tenga opción de apagado automático. En el mercado existen humidificadores ultrasónicos que tienen la particularidad de ser muy silenciosos y producen micropartículas de niebla que se expanden en el aire por más tiempo.

Por otro lado, evita colocar el artefacto muy cerca del niño, para evitar accidentes. Lo mejor, es dejarlo en un sitio que permita adecuar el ambiente dentro de toda la habitación.

¿Qué es un vaporizador?

El vaporizador es usado tradicionalmente por las mamás desde antes de que existiera el humidificador. Se trata de un equipo que mantiene las habitaciones húmedas a expensas de un vapor caliente.

Cómo utilizar el vaporizador correctamente

Para poner a funcionar el vaporizador se debe colocar agua en el depósito del aparato, que en este caso puede ser del grifo. Hay que colocarlo en el suelo y lejos del alcance de los niños. Se recomienda encenderlo por las noches y apagarlo antes de dormir, lo que evitará cualquier accidente.

Elige el vaporizador correcto

Existen varios tipos de vaporizador en el mercado: con regulador del flujo de vapor, con botones para programar el apagado y con apagado automático cuando se acaba el agua. Además, algunos traen una bombilla para iluminar la habitación del pequeño. Como ves, existen distintas opciones, modelos, tamaños y colores.

Humidificador o vaporizador, ¿en qué se diferencian?

Antes de invertir en un equipo u otro, conoce las diferencias entre ellos, de manera que adquieras el aparato que mejor se adapte a lo que estás buscando. Debes saber que ambos cumplen con la función de contrarrestar la sequedad y que, en algunos casos, pueden mejorar los síntomas de los cuadros respiratorios.

Te mostramos algunas diferencias entre ambos:

  • La forma de producir la humedad es distinta. El vapor que genera el humidificador es frío, mientras que el del vaporizador es caliente.
  • El vaporizador puede ser peligroso para los niños, pues si se acercan demasiado, el agua caliente podría derramarse y quemarlos. En este aspecto, el humidificador es más seguro.
  • El mantenimiento de los equipos es diferente. El humidificador se debe limpiar cada vez que se utiliza, mientras que el vaporizador no requiere ser lavado a cada rato, pues el agua caliente elimina cualquier bacteria.
  • El vaporizador utiliza agua del grifo, mientras que el humidificador usa agua desmineralizada. Además, el primero suele ser más económico que el segundo.
  • El humidificador es más fácil de llevar, puesto que algunos modelos son portátiles y muy pequeños. Los vaporizadores se enchufan y suelen ser más voluminosos.
Los vaporizadores son más voluminosos y se enchufan a la pared. No deben colocarse cerca del alcance de los niños, por los riesgos de accidentes.

Escoge el dispositivo que se adapte a tus necesidades

Está claro que un humidificador o un vaporizador no van a curar la enfermedad respiratoria de tu hijo, pero sí puede ayudarlo a sentirse mejor y a respirar con mayor facilidad. Las dos opciones son buenas, pero debes buscar el que mejor se adapte a tus necesidades y a tu presupuesto.

Te podría interesar...
Trucos para mantener alejado a tu hijo de los resfriados
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Trucos para mantener alejado a tu hijo de los resfriados

Los resfriados son muy comunes en los niños, pero aprender a mantenerlos alejados de ellos es esencial para preservar su buena salud.



  • Trenchs V, Domingo A, García S, Gaspá J. Humidificadores domésticos: ¿qué se sabe de ellos? Rev. Anales de Pediatría. 2002; 57 (3): 231-237. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1695403302779101
  • Singh M, Singh M. Heated, humidified air for the common cold. Cochrane Database Syst Rev. 2013 Jun 4;(6):CD001728. doi: 10.1002/14651858.CD001728.pub5. Update in: Cochrane Database Syst Rev. 2017 Aug 29;8:CD001728. PMID: 23733382.
  • Gameros R. La inhaloterapia en el asma. Rev Alergia. 1996; 43 (5): 109-115. Disponible en: https://pesquisa.bvsalud.org/portal/resource/pt/lil-184190
  • Vega M. El problema de la calidad del aire: una solución integral desde el diseño del producto para su purificación y humidificación. España: Universidad de Valladolid: 2021. Disponible en: https://uvadoc.uva.es/handle/10324/47904
  • Barberá J, González E, Marzal F, Doval M. Humidificador esférico y procedimiento para la humidificación de aire. España: Universidad Politécnica de Cartagena: 2015. Disponible en: https://repositorio.upct.es/handle/10317/2555