Mal humor infantil, ¿señal de inteligencia?

Macarena46 24 septiembre, 2016

Mamis, aún hay esperanzas. El mal humor infantil, según novedosos estudios realizados, es señal de inteligencia. Sí, aunque cueste creerlo por extraño y sorprendente que resulte, un grupo de investigadores sostiene esta teoría.

Ahora bien, ¿en qué consistieron estas pruebas y qué es lo que afirman al respecto? Aquellas madres que deban lidiar constantemente con el mal humor de sus hijos, presten mucha atención pues aquí contaremos detalles de tal afirmación, un tanto favorable y alentadora.

Mal humor: El estudio que asombró al mundo

El polémico estudio se llevó a cabo por un grupo de profesionales de la Universidad de Nueva Gales del Sur, Australia. Esta investigación se realizó sobre pequeños a los que se manipuló el estado de ánimo con fines meramente académicos.

De este modo, se sometió a los niños a la exposición de determinadas películas, a fin de que desarrollen la capacidad de asociarlas a los hechos positivos y negativos de sus vidas. De este modo, se arribó a las conclusiones que causaron tanto revuelo a nivel mundial.

Este estudio sobre el mal humor infantil fue liderado por Joseph Forgas y finalmente publicado en Australasian Science. Para sorpresa de propios y extraños, el hecho de que los menores estén de mal humor, los ayuda con mayor claridad.

17967a0b8f7afc21b0529943c9e920f5

Ahora bien, resulta menester aclarar que esto no es lo único que se descubrió a partir de esta minuciosa investigación, sino que aún hay mucha información más que te va a dejar con la boca abierta. ¡Sorpréndete con los detalles de este revelador estudio!

Los “beneficios” del mal humor infantil

Son varios los puntos salientes de la conclusión a la que se arribó con este estudio. Primero, los nenes que presentan mal humor, poseen un coeficiente intelectual más elevado. ¡Paciencia, que eso que te crispa es una buena señal!

Por otro lado, los infantes con temperamento “fuerte” -más difíciles de llevar- en definitiva piensan con mayor claridad. Igualmente, la investigación demostró que se trata de chicos con mayor capacidad de tomar decisiones.

Asimismo, al ser niños que prestan más atención al mundo externo, se convierten en seres menos crédulos. Sin dudas, son dos características más que beneficiosas para el desarrollo de cualquier criatura. ¿Acaso seguirás renegando?

Otro de los aspectos señalados en la investigación, se relaciona con el punto anterior: las criaturas se cuestionan todo lo que se relaciona con ellos. Es decir, ponen en tela de juicio aquello que experimentan, ven, escuchan y perciben.

Así, estos nenes son capaces de juzgar a los demás de una mejor manera, comparado con los de mejor genio. Pues la claridad, la inteligencia y una visión más aguda de su realidad inmediata dan los mejores frutos.

Por último, los chicos con mal humor son mejores comunicadores. Esto se debe a que aumenta su aptitud a la hora de argumentar. También estimula que el infante se exprese correctamente sin apelar a gritos o golpes.

3a4915a7ce13377103e0bc8f6bb69a81

Mal humor infantil: tips para manejarlo

Estamos de acuerdo: el mal humor de tu hijo es difícil de manejar. Sin embargo, según afirma el estudio, este carácter es buen augurio. Entonces la cuestión es saber manejarlo y controlarlo. Pero surge inmediatamente una pregunta: ¿Cómo?

Pues bien, ¡presta atención! Aquí compartimos tips básicos para lidiar con un niño de mal carácter sin morir en el intento:

  • Estimula al menor para que se exprese adecuadamente. Ayúdalo a poner en palabras lo que siente.
  • Transmítele que se aparte de situaciones y evite personas que lo alteren o perjudiquen.
  • Si explota y se manifiesta mediante una rabieta, pídele que reflexione en su cuarto para hablar una vez que se sienta tranquilo y preparado.
  • Como siempre decimos: predica con el ejemplo. Entonces, no reacciones de manera exagerada y desmedida ante determinadas situaciones cotidianas.

Y tú, ¿tienes alguna otra forma de amainar el mal humor de tu hijo? ¿Cuál? Compártela con la comunidad Eres Mamá. Después de todo, todos debemos lidiar de algún modo con nuestros amados niños difíciles. ¿Y qué mejor que hacerlo con la esperanza de que sean ultra inteligentes?

Te puede gustar