Ser madre es hallar la felicidad en la felicidad de tus hijos

Ser una madre te permite hallar la felicidad en la felicidad tus hijos, es una condición que la maternidad proporciona; difícilmente una madre no pueda sentirse contenta al ver a sus hijos serlo también. La felicidad en sí no depende de la maternidad, no por tener hijos te vuelves feliz instantáneamente y son muchos los desequilibrios emocionales a los que te enfrentarás; pero de seguro su felicidad te hará feliz.

Cuando hablamos de madres, hablamos de sacrificio, buena disposición, comprensión y apego por una persona que no eres tú misma. Poder volcarse en amor y en atenciones hacia otras personas, es algo que solo las madres son capaces de hacer con toda complacencia.

Estudios revelan que quizá las madres sean menos felices que aquellas mujeres que no los son, incluso, explican una especie de felicidad puntual que muchas veces es opacada por las responsabilidades de su rol. Sin embargo, nadie puede poner en duda que muchas de las acciones que hace mamá, están enfocadas en conseguir la dicha de sus hijos.

En parte, el hecho de que científicamente se considere que las madres no son tan felices como se podría creer, se debe a esa falta de autonomía que se obtiene con la maternidad. Limitarnos a nivel profesional, abandonar las amistades y dejar de lado nuestros gustos personales, son en gran medida, las causas por las cuales una mujer madre puede sentirse agobiada.

d135bff7da6b90e909697b543cd784e5

Pero lo que queda claro es que en cualquier otro rol que tengas en la vida, el de hermana, esposa, tía o madrina, quizá no estés tan capacitada para hallar la felicidad en la felicidad de otro. En tal sentido, se trata de una capacidad casi exclusiva de la madre; es una persona que puede evitar sentimientos de envidia o mezquindad hacia sus hijos.

¿Los hijos dan la felicidad?

Se cree que los hijos te ayudan a ser feliz y te permiten alcanzar picos de felicidad muy altos, pero quizá el simple hecho de ser madre no te otorga la dicha total. Los hijos no dan la felicidad, esta se consigue en aspectos de la crianza, la educación y la relación que se forma poco a poco.

Mientras más independientes son los hijos, más nos alejamos del espejismo que nos hicimos con ellos; una vez nos ilusionamos con que todo sería perfecto. Cuando comienzan a parecerse menos a lo que queríamos, entonces volvemos a la realidad y es cuando nace ese sentimiento que te permite encontrar tu propia felicidad en la de ellos, te guste o no su decisión.

Tener hijos y ser felices no es equivalente, al contrario, según los expertos, existen más riesgos de ser infelices siendo padres. Por lo general, los niveles de satisfacción de las personas con hijos, son inferiores a las de aquellas que no los tienen; esto quizá se debe a que los hijos tampoco son felices.

Lastimosamente muchos niños no son conformes con lo que tienen, no agradecen o valoran los esfuerzos de sus padres y en gran medida rechazan las muestras de afecto. Esto indica que quizás estén buscando la felicidad en el lugar equivocado, pero esto es consecuencia de la educación en valores que hemos impartido.

fdb8f3d10a394f8682fe0c25db080caf

Niños felices, madres felices

Las madres estamos dispuestas a complacer a nuestros niños en todo lo que sea posible, esto con la intención de buscar nuestra propia felicidad. En particular, lo que me hace feliz es que me dejen en paz, si para lograr eso debo buscar la felicidad de otros, lo haré sin dudas.

Si verlos felices correr por la pradera me dejará unos minutos para disfrutar el paisaje y relajarme un poco, entonces todos seremos felices. Por lo general se tiende a idealizar la maternidad, tal como si fuera el estado perfecto; pero quizá es la armonía lo que puede convertirse en un tope de la dicha.

La maternidad te puede llenar de momentos felices que debemos aprovechar, de lo contrario ninguno alcanzará realmente la plenitud. Buscar la satisfacción personal en la tus hijos es un plus que ser madre te brinda, la felicidad de tus hijos depende de ti, y la tuya, de ellos.

Categorías: Ocio y maternidad Etiquetas:
Te puede gustar