Los niños que estudian música son más inteligentes

Agetna 13 enero, 2016

Los niños que estudian música son más inteligentes. Estudios recientes así lo demuestran.


Según estas investigaciones, realizadas en varias universidades del mundo, el estudiar música y aprender a ejecutar un instrumento musical, sobre todo a una edad temprana, sí puede intervenir en la inteligencia de un menor.

Para que le inculques a tu hijo el amor por la música y sepas cuánto bien puede hacerle el aprender un instrumento musical en eres mamá te ampliamos sobre el tema.

¿De qué manera la música hace más inteligente a los niños?

Cuando se ejecuta un instrumento y se lee la música en una partitura se ponen a funcionar de manera conjunta los sentidos del oído, el tacto, y la vista junto con la psicomotricidad.

El niño debe conocer e interpretar las notas musicales escritas en el papel para “maniobrar” el instrumento y así sacarle una melodía.

A la vez, debe mantenerse atento a si las acciones que ejecuta están acordes a la partitura y produce una música agradable al oído.

3219873-fotos-de-nic3b1as-tocando-violin

A pesar de que los seres humanos nacemos con millones de neuronas, las conexiones entre ellas (sinapsis) se forman gracias a los estímulos que recibimos del mundo que nos rodea.

Todos los días las neuronas de nuestro cerebro realizan nuevas conexiones y, a medida que nos cultivamos, nuestro nivel intelectual va en aumento.

El aprender música es una de esas habilidades que desarrolla nuestro cerebro y nos faculta para la asimilación y el aprendizaje de nuevas destrezas lo que, por ende, significa un mayor desarrollo cognitivo.

Bien se sabe que la música pone en funcionamiento casi todas las áreas cerebrales.

Otros beneficios del estudio de un instrumento musical

Además de la inteligencia la música ofrece otras bondades igual de significativas.

El aprendizaje de un instrumento y la música que de él puede sacarse:

Transmiten calma, felicidad y positivismo.
• Demuestran que mediante la repetición y el empeño constante se logra aprender.
• Hacen que los niños comprendan que son capaces de hacer suyas una nueva habilidad y que pueden lograr un completo dominio de ella, igual, o mejor que otros. Algo así les aumenta la autoestima y la confianza en sí mismos.
Favorecen las relaciones sociales. Cuando los niños aprenden un instrumento musical tienen un pretexto más para relacionarse de manera activa con otros niños.
• Posibilitan que los infantes logren alcanzar un nivel más alto en sus estudios académicos por encima que los restantes menores.
Hacen que ellos tengan menos tiempo para dedicarlo a las computadoras, los videojuegos, o el móvil. El rigor del estudio de los instrumentos y la pasión que estos despiertan en los menores hacen olvidar otros esparcimientos.
Facilitan el fomento de la armonía familiar y la cálida relación entre todos los miembros. Cuando padres y niños comparten el mismo gusto por la música dicho entusiasmo les sirve como un tema más de afinidad para compartir buenos momentos en familia y “hablar un mismo idioma”.
Educan sobre la importancia que tiene el trabajo en equipo y cuanto se puede lograr con él
Significa una vía más para la transmisión de los sentimientos, pensamientos y estados de ánimos de los niños; así como una mejor manera de expresarse, sobre todo para los pequeños tímidos y pasivos.

Los niños que estudian música son más inteligentes

Niño-tocando-piano

La música estimula la imaginación de los niños, de igual forma, interviene en su capacidad para crear. Toda vez que los pequeños aprenden a dominar los instrumentos comienzan a componer nuevas melodías.

Mediante el estudio repetitivo de un instrumento musical sea de percusión, cuerdas o viento, los niños aumentan su capacidad para memorizar.

Si esa música es estudiada cuando aún son pequeñitos, como todo lo que se estudia en las primeras etapas de la vida, los conocimientos son mejor aprovechados.

Cuando el aprendizaje se prolonga durante varios años todas las destrezas adquiridas también los capacitan para asimilar de forma más asequible las materias que reciben en clases.

Las horas que los niños dedican a ejercitarse en un instrumento es tiempo de aprendizaje y esparcimiento sano a la vez.

Por todas estas buenas razones, entre ellas el hecho de desarrollar la inteligencia de tu niño, es que te exhortamos a que lo convides a aprender algún instrumento.

Recuerda: Los niños que estudian música son más inteligentes.

Ten también en cuenta que el aprendizaje de un instrumento le puede valer como el comienzo de una larga, bella y fructífera carrera.

Te puede gustar