Los derechos de la mujer embarazada

Gladys3 12 noviembre, 2016

Una mujer embarazada también tiene derechos. Aquí te indicamos en término generales, cuáles son y qué debemos tener en cuenta cuando se está encinta.

Así como existen los derechos del hombre, o de los niños, niñas y adolescentes, también existe una declaración para la mujer, la cual te incluye a ti en caso de estar embarazada.

Mejor aún es saber que los países occidentales han agregado amplísimas leyes orientadas a la protección efectiva de la mujer en estado. Las mismas tienen la finalidad de proteger tus derechos de género, económicos, sociales y culturales.

El marco normativo ampara todas las circunstancias

El embarazo no significa perder tu empleo

Las chicas embarazadas tienen toda la posibilidad de obtener o conservar sus trabajos en todo momento. Esto tiene que ser respetado incluso ante la necesidad de realizar reposos largos motivados al proceso de gestación.

No es un secreto para nadie que mientras estás esperando a tu bebé es cuando te conviertes en un ser humano más vulnerable frente a otros. Algunos incluso pensarán erróneamente que eres una carga. Sin embargo, las leyes te dan un status especial.

Así que tranquila: los estatutos laborales en la actualidad incluyen estipulaciones muy especiales para cobijarte. Conservar tu trabajo y realizar tus respectivos reposos no será un problema. Tu eres un ser productivo más allá de tu barriguita.

El acceso a la justicia es primordial

La mujer embarazada tiene derechos ante cualquier abuso

derechos-2

Si por casualidad alguno de tus derechos ha sido violado, ten en cuenta que tu país contempla sanciones legales para tus agresores e infractores. Esta disposición está en la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Así que si han quebrantado tu beneficios de la salud, el trabajo, o peor aún, si alguien te ha agredido, tu país debe otorgarte todas las facilidades para acceder a las instituciones de justicia.

Los delincuentes serán castigados y a ti deben garantizarte la reparación de lo que hayas perdido. Es fundamental tener en cuenta el valor de denunciar. Recuerda que tu justicia y la de tu bebé está en tus manos.

La atención primaria es obligatoria cuando se está en gestación

Derecho al mayor grado de salud física y mental que se pueda alcanzar

La salud de una mujer en estado de gestión es definitivamente crucial. Hablamos del bienestar de una persona que pasa por una transición corporal realmente fuerte y desgastante.

Así que siempre debe haber centros de atención médica que sean accesibles y económicos. De igual forma, la sociedad requiere estructurarse para ofrecer el debido cuidado a las mujeres que están encinta.

Las instituciones gubernamentales, bancos, transporte y demás entidades tienen la obligación de ofrecer un trato diferencial a las futuras mamás. Hoy en día, se apartan asientos de uso exclusivo para las embarazadas, con la idea de hacer más cómoda su espera.

Derecho a verse libre de toda discriminación

derechos-3

No es raro que por su condición, la mujer embarazada se vea en desigualdad frente a otras mujeres u hombres. Sobre todo en el campo laboral, a muchos empleadores les cuesta contratar a una chica que está en su dulce espera.

Hay empresas en donde se tiende a creer que contratar a una futura mamá es un mal negocio. En principio, es totalmente inadecuado que en las pruebas médicas de rigor, se determine si una postulante está embarazada o no.

Nadie puede medir tus habilidades en función a un estado transitorio de salud. Es como juzgar a alguien durante el tiempo en el cual sufrió un accidente. La mayoría de las leyes establecen que esta forma de discriminación laboral es ilegal.

El Derecho a la vida

Este es el derecho fundamental de cualquier ser humano, pero debe ser vigilado con mayor rigor en el caso de una mujer en período de gestación. Atacar cuando se está en encinta es agredir a una persona en estado de defensión.

Esta situación no solo pondrá en riesgo la vida de la madre, sino también la de su pequeño retoño. Por ende, las penas establecidas pueden ser más duras para él o la atacante.

Y estos no son tus únicos derechos. Si lo estudias a fondo podrás ver que hay una serie de estipulaciones mucho más específicas que tienen el fin de garantizar estos beneficios generales. Entonces ya lo sabes: ¡Tu protección es obligación de todos!

Te puede gustar