¿Qué hacer si se tienen los conductos lácteos obstruidos?

Naí Botello 8 abril, 2018
Si tu seno está rojo, inflamado y sientes mucho dolor es posible que tengas los conductos lácteos obstruidos. A continuación te diremos qué hacer para mejorar tu condición.

Qué hacer si se tienen los conductos lácteos obstruidos es una de las preguntas más frecuentes de toda madre que se encuentra dando pecho. Esta condición que además es bastante dolorosa, afecta a muchas mujeres, por lo que se trata de una molestia bastante común.

Pero aunque sea una patología recurrente, cuando no se trata adecuadamente un conducto obstruido se puede desencadenar una mastitis. Por lo tanto, su pronta atención reduce los riesgos de sufrir complicaciones. 

A continuación repasaremos cuáles son los síntomas cuando se tiene un conducto obstruido, por qué sucede, y finalmente qué hacer para liberarlos.

¿Cuáles son los síntomas de los conductos lácteos obstruidos?

Los conductos lácteos son los encargados de llevar la leche que se produce en las glándulas hasta el pezón. Cuando estos se obstruyen aparece en la mama de la madre uno o varios bultos acompañados de un intenso dolor en toda el área o en el pezón.

¿Qué hacer si se tienen los conductos lácteos obstruidos?

La mama también puede tornarse roja o sentirse, en general, inflamada o que de emana calor.

El detalle de esta condición es que debe ser tratada de manera expedita ya que, si se ignora, puede aparecer una mastitis. Se presentaría fiebres, dolor generalizado en el cuerpo y, en casos extremos, se puede presentar pus o sangre junto a la leche.

¿Por qué molestan los conductos lácteos obstruidos?

Ya sabemos cuáles son los síntomas cuando un conducto se obstruye, pero por qué sucede esto.  En realidad esta condición la puede sufrir cualquier madre en uno o más embarazos. Como hemos dicho anteriormente es una patología común pero debe ser tratada de inmediato.

Sin embargo algunas acciones pueden desencadenarla. Las más frecuentes son el uso de sostenes de tallas equivocadas que generan una presión inadecuada en la mama. Lo mismo ocurre con prendas de ropa demasiado ajustadas, un golpe, al generar una mala presión al momento de amamantar o una mala postura cuando se da pecho.

¿Qué hacer si se tiene los conductos lácteos obstruidos?

Existen varias formas de aliviar esta condición. Comenzaremos con las más sencillas, para pasar luego por el área farmacológica. Se recomienda, en primera instancia, al notar la inflamación o bulto en la mama, dar un masaje delicado en el área. Este masaje también debe hacerse mientras se da de mamar al bebé para estimular la apertura del conducto.

La segunda opción para tratar los conductos lácteos obstruidos consiste en tomar duchas de agua caliente durante las cuales también se debe realizar el masaje. En este caso y aprovechando el calor del ambiente, la presión se debe hacer con más intensidad desde el área anterior al bulto, siguiendo una línea recta hasta el pezón.

Al terminar la ducha y luego de la estimulación es el momento correcto de dar el pecho al bebé. Puedes también colocar un pañuelo caliente sobre el pecho para mantener la temperatura cálida del área.

Si estos estímulos calientes no funcionan, puedes ir un paso adelante sumergiendo la mama dentro de un recipiente con agua en muy tibia y a la que debes agregare una cucharadita de sal. Se estima que esta acción hará que el conducto se libere casi de inmediato.

¿Qué hacer si se tienen los conductos lácteos obstruidos?

Otra opción que funge a su vez como precaución, es extraer toda la leche que quede en las mamas luego de que el bebé haya comido. Así se evitará la sobrecarga de material lácteo en los conductos. 

En caso de que no usen la bomba para extraer la leche, se debe amamantar al bebé con una regularidad mayor a la habitual y siempre tomando como primera opción la mama que presenta el problema.

Algunos médicos también indican que el descanso adecuado y el tomar siestas puede incidir de forma positiva para que no se generen estas obstrucciones.

Opciones farmacológicas

Las recomendaciones farmacológicas más comunes por parte de los médicos son pocas:

  • Analgésicos y antiinflamatorios: Los más recomendados para aliviar el dolor son el ibuprofeno y el acetaminofén. Ambos se venden sin prescripción médica, pero de igual forma es aconsejable consultar antes con el médico

Con estas sencillas prácticas puedes aliviar el problema de los conductos lácteos obstruidos. Como siempre la recomendación es que si ves que no mejora tu condición con ninguna de estas propuestas, y en cambio sientes que se manifiestan nuevos síntomas, no dudes en visitar de inmediato a tu especialista.

Te puede gustar