Lilo y Stitch, el valor de la familia

Inés Gómez 11 diciembre, 2017
Si quieres que tus hijos aprendan una lección de vida mientras se divierten, la historia de amistad entre Lilo y Stitch debe estar entre tus candidatas.

El cine es una gran forma de entretener a los más pequeños. Los mantiene distraídos, les permite adquirir nuevos conocimientos y hace de puente comunicativo entre niños y adultos. La mayoría de las películas de Disney están basadas en antiguas leyendas, pero cada vez es más común encontrar historias originales. Una de ellas es la de Lilo y Stitch.

Este largomentraje causó sensación en su día. Ubicado en Hawai, con canciones de Elvis Presley de fondo y unos personajes entrañables, consiguió la candidatura al Óscar en la categoría de mejor película animada en 2002.

Fue tal su éxito que poco tiempo después no tardó en surgir una serie infantil.

Los valores fundamentales que se subrayan aquí son la importancia de la familia, la autoestima y el valor. Si quieres que tus hijos aprendan una lección de vida mientras se divierten, la historia de la amistad entre Lilo y Stitch debe estar entre tus seleccionadas.

Lilo y Stitch: cuando la familia es lo más importante

Lilo es una niña hawaiana adicta a la música de Elvis. Sus padres han muerto en un accidente de tráfico y solo cuenta con la presencia de su hermana Nany, que trabaja muchas horas para sacar a ambas adelante.

Lilo, por su parte, es un espíritu rebelde que siempre acaba metida en líos, muchas veces perjudicando a su hermana mayor.

A pesar de su simpatía y alegría, la pequeña no tiene muchos amigos. Se siente muy sola, y un día le pide a Dios que le mande un ángel para que pueda jugar con ella. Casualmente, en ese mismo momento aterriza en la tierra una nave extraterrestre en la que viaja el experimento alienígena 636.

La amistad en determinados casos puede suplir a la familia.

Lilo lo confunde con un perro y lo adopta, lo que la llevará a vivir un sinfín de aventuras. A la vez, el creador de Stitch, Jumbla, y el agente Peakley llegan a la isla con intención de hacerse con él y devolverlo al espacio.

Para ello, tendrán que disfrazarse de seres humanos, en concreto, de un gracioso matrimonio.

Stitch es muy agresivo y rompe todo lo que toca. Convivir con Lilo al principio será complicado, pero poco a poco esta le hará descubrir que tener una familia puede ser mejor que destruir el mundo.

“Ohana significa ‘familia’. Y tu familia nunca te abandona ni te olvida”

-Lilo y Stitch-

Puntos fuertes de Lilo y Stitch

Si hay una historia que merezca la pena ser contada, es esta. No hay princesas, ni dragones, ni épocas remotas, ni mucho menos hadas madrinas que sepan qué hacer ante la adversidad. Nany y Lilo son dos chicas normales a las que la vida real ha golpeado fuerte.

Nany teme que le quiten la custodia de Lilo y trabaja muchas horas para poder dar buena imagen a los asesores sociales. La más pequeña, mientras tanto, se siente muy aislada, ya que las otras niñas de su clase se ríen de ella. Ambas discuten, se gritan y se dicen cosas hirientes, pero luego siempre hacen las paces.

Saben que son familia, y que la familia, pese a todo, siempre se apoya mutuamente. De la misma forma, Stitch acaba modificando su comportamiento para poder encajar con ellas.

La amabilidad, el agradecimiento y la valentía son cualidades que se ven fuertemente representadas en esta película.

Lilo y Stitch es una historia conmovedora sobre la importancia de la familia.

Todos merecemos una segunda oportunidad

Este largometraje también nos deja una enseñanza muy valiosa: todos podemos cambiar. Las personas son como son debido a las circunstancias que han vivido. El carácter se modifica con el paso de la experiencias y conforme vamos creciendo, por lo que no debemos juzgar a la ligera.

Puede que alguien muy desagradable que conociste hace muchos años ya no lo sea. Quizás esa amiga tan simpática del colegio ahora tenga un carácter más agrio. Sea como fuere, debemos ponernos en los zapatos de los demás antes de opinar sobre ellos.

Aquellos que realmente quieran que su vida cambie deben empezar por su propia forma de actuar y de ver el mundo. Nuestras elecciones dependen de nosotros mismos y de nuestra sabiduría para elegir lo que es mejor.

No debemos tener miedo al respecto. Siempre habrá personas a nuestro alrededor que estén dispuestas a darnos una segunda oportunidad y a tendernos la mano.

Te puede gustar