Lidiar con los celos de los niños - Eres Mamá

Lidiar con los celos de los niños

Los celos de los niños son inevitables y absolutamente normales. En algún momento de la infancia, ya sea por la llegada de un hermanito, por los cambios en la estructura familiar o por atravesar la fase de enamoramiento con un padre, los pequeños experimentan este sentimiento. Pero, ¿cómo lidiar con los celos de los niños?

Claramente, lidiar con los celos de los niños es complicado puesto que se trata de un sentimiento contradictorio en tanto que se manifiesta con más virulencia cuanto más se ama a la figura de apego y, paralelamente, más abandono se percibe de su parte.

Los celos de los niños son un sentimiento natural de los infantes cuando se sienten desplazados, por lo que manifiestan su odio y rechazo hacia aquellas personas a las que les tienen cariño. En este artículo te enseñamos a manejar las situaciones que generan los celos infantiles.

Celos de los niños: ¿Cómo se originan?

Los celos de los niños pueden generarse por diversos factores: la llegada de un nuevo hermano a la familia, cuando otro niño llama la atención de sus padres, cuando la cabeza de la familia monoparental tiene nueva pareja, o bien cuando el nene tiene que compartir el amor de papá o mamá durante su enamoramiento.

De ese modo, los pequeños ven tambalear la atención de su dependencia física y afectiva hacia sus padres, quienes deben cuidarlos y criarlos. Es decir, los niños ven en peligro el apoyo y la atención constantes que necesitan durante los primeros años de vida.

Es por ello que, cuando alguna situación o circunstancia implica la reducción del tiempo, el cariño o la dedicación de sus padres, surgen los celos de los niños. Simultáneamente, el niño se siente obligado a competir por ese cariño que hasta el momento había sido otorgado de manera incondicional.

¿A qué edad aparecen los celos infantiles?

Los celos de los niños pueden aparecer a cualquier edad durante la infancia, mas su demostración es diferente. Cuando el niño es menor de dos años, estas manifestaciones pasan desapercibidas, ya que el pequeño se mostrará sumiso, obediente y excesivamente cariñoso.

Ahora bien, a medida que los chicos crecen, los celos infantiles comienzan a exteriorizarse de un modo más exagerado, esto es, mediante bruscas conductas agresivas y disruptivas. Incluso, desde los 5 años, pueden llegar a manipular emocionalmente retirando el afecto a quienes lo hayan “abandonado”.

3706b8fcb86d513636e5b5d85239c79f

¿Cómo se manifiestan los celos de los niños?

Los celos infantiles suelen manifestarse a través de conductas agresivas: golpes, mordiscos, pellizcos, son algunas de las técnicas de las que se sirven los pequeños para exteriorizar el miedo y la angustia que les genera competir por el amor de sus padres.

No obstante, puede ocurrir que los niños apelen a conductas que llamen la atención de sus padres, como por ejemplo, expresarse solo con gritos, golpear objetos para hacer ruido, haciendo aquello que está prohibido o desaprobado en el hogar, buscando el enojo de los mayores, etc.

Otras manifestaciones de celos infantiles

  • Cambios de humor no justificados.
  • Llanto frecuente sin motivo acompañado por la confesión de no sentirse querido.
  • Aparición de nuevas conductas poco comunes (orinarse, falta de apetito, etc.).
  • Regresión con una involución en el lenguaje y la expresión corporal (chuparse el dedo).
  • Alteraciones en las etapas del sueño (insomnio, despertar nocturno, etc.).

¿Cómo lidiar con los celos de los niños?

El primer paso para lidiar con los celos de los niños es conocer qué los está provocando, lo cual cambia nuestra actitud ante sus muestras de celos. Pues de esa manera será posible ponernos en su lugar y comprender que estamos frente a una criatura que se muestra así indefensa y vulnerable.

En este punto, resulta fundamental diferenciar entre la aparición repentina de los celos de los niños de una personalidad celosa. En el primer caso se produce la irrupción de algún elemento novedoso en la vida del pequeño mientras que en el segundo el chico tiene cierta predisposición a padecerlos.

df5ee542cf581f4d6c7a8699620bf2e4

Por eso, muchos especialistas recomiendan que se permita al niño exteriorizar lo que siente, siempre y cuando lo haga de forma adecuada y sin provocar daños. Lo ideal es acercarte a tu hijo para hacerle saber que lo entendemos y que hay otras formas de expresarse.

Sin embargo, los expertos aconsejan acudir a un profesional en caso de que los episodios se prolonguen por mucho tiempo o si las reacciones del niño son desmedidas, a tal punto de deteriorar las relaciones familiares.

Consejos adicionales para lidiar con los celos infantiles

  • Establece un equilibrio en el trato de tus hijos a fin de que nadie perciba preferencia ni establezcan comparaciones.
  • Que predominen los elogios ante sus aciertos que los retos por sus errores.
  • Invierte mayor tiempo a actividades y juegos familiares a fin de estrechar lazos.
  • Manéjate con tranquilidad ante los celos de los niños. Expresa tu decepción por su comportamiento.
  • Si los celos son provocados por un hermano en edad inferior, recuérdale al pequeño las ventajas y privilegios que supone ser mayor.