Las ventajas y desventajas de trabajar desde casa

Gladys 19 diciembre, 2015
Debemos ser organizados y, sobre todo, consecuentes en nuestras acciones para evitar complicaciones. Y en caso de no poder evitarlas, al menos, saber cómo superarlas con la menor cantidad de repercusiones negativas posible.

Sin duda alguna, trabajar desde casa se ha vuelto una realidad más de la vida moderna. Por supuesto, las madres no escapan de ello. De hecho, cada día, el número de padres que trabajan desde casa aumenta considerablemente.

Como todo, el hecho de trabajar desde casa trae consigo tanto ventajas como desventajas que deben tomarse en cuenta de forma equitativa a la hora de su análisis. ¿Y por qué? Sencillamente porque así lograremos mantener la perspectiva y nuestro propio bienestar.

Todo rol que ejerzamos en nuestras vidas implica tiempo, esfuerzo y energía. Para procurar un equilibrio entre los roles personales y los externos (académicos, laborales, etcétera) debemos aprender y reaprender constantemente.

¿Qué es realmente trabajar desde casa?

Trabajar desde casa es una decisión de vida en la cual muchas personas lo que buscan es su independencia. De esta forma, gestionan su tiempo, quehaceres/ tareas, prioridades, etcétera por sí mismos, sin depender de alguien más. En este sentido, cabe aclarar que el hecho de trabajar desde casa no siempre implica trabajar menos, ser intolerante o un ermitaño. 

Todo lo que respecta al trabajo desde casa se trata realmente de adaptar la labor a la persona y utilizar esto como estrategia para el logro de objetivos.

La maternidad y el trabajo a distancia

 

Si somos mujeres acostumbradas a ser activas profesionalmente, después de tener un hijo es posible que sintamos un poco de culpa cuando debamos retomar la rutina laboral. Esto es algo normal. Asumimos que debemos cuidar en cuerpo y alma a nuestros hijos; por lo que pensar en el desarrollo profesional puede confundirnos y generarnos dudas respecto a cuáles deben ser nuestras prioridades.

En otras palabras, las madres olvidamos que por el hecho de ser mamás, no se deben dejar otros roles. Creemos si ejercemos otro rol, fuera del de madre, estamos siendo irresponsables con nuestros hijos. Todo esto como producto de la incertidumbre, entre otros factores psicológicos que pueden superarse.

Sí es una buena opción.

Siempre es posible trabajar desde la comodidad del hogar, acompañadas por nuestros bebés y sin necesidad descuidar otros aspectos de nuestras vidas. La clave está en aprender a organizarnos eficientemente y mantener una buena disciplina. Para ello, lo más recomendado es contar con lo siguiente:

  • Un espacio dentro del hogar para trabajar. No importa si es amplio o no, solo necesita estar limpio, ordenado y dispuesto de tal forma que nos resulte beneficioso a la hora de realizar nuestras tareas.
  • Materiales de organización: agendas, calendarios, libretas, bolígrafos, cronómetros y, básicamente, lo que tú consideres que pueda serte de utilidad. ¡OJO! Todo lo que no sea de utilidad, es preferible que no lo tengas en tu área de trabajo.
  • Diseña un itinerario realista y cúmplelo.
  • Agua potable. No olvides que es imprescindible mantenerte bien hidratada día a día.
  • Comodidad. Por tu salud, por tu propio bienestar y para poder rendir sin desgastarte.

Cada día son más las empresas que necesitan de profesionales para desempeñar tareas específicas a distancia, sin la necesidad de estar presentes en una oficina. Trabajar como freelancer puede traernos buenos ingresos, pero también podríamos estar a las puertas de un laberinto si no somos disciplinadas.

La comodidad de nuestro hogar puede convertirse en un obstáculo si no logramos administrar el tiempo para cada una de las obligaciones. Por ello es importante aprender a utilizar la comodidad a nuestro favor.

Ventajas de trabajar desde casa

  • Puedes organizar tu agenda para distribuir tu tiempo entre tus labores de mamá y profesional.
  • Recuerda que prácticamente serás tu propia jefa, así que podrías disfrutar de la flexibilidad que otorga no tener que desplazarte hasta una oficina y poder abrazar a tu bebé las veces que sean necesarias.
  • No te perderás momentos importantes de tu bebé como sus primeras palabras, sus primeros pasos, sus ratos de ocio y su desarrollo conductual.
  • Puedes hacerte cargo de algo tan significativo como la lactancia. Y en caso de que todavía amamantes, no tendrás que forzar el destete por razones laborales.
Las ventajas y desventajas de trabajar desde casa.

Desventajas de trabajar desde casa

  • Las que trabajan en oficina tienen la norma de no llevarse tareas del trabajo a la casa, pero si haces todo en el mismo lugar es más difícil separar las obligaciones. Por eso debes poner todo tu esfuerzo es ser estricta con la planificación.
  • Si no eres disciplinada con el tiempo que dedicas a tu rol de madre y profesional, lejos de lograr tranquilidad, lo único que conseguirás es meterte en una espiral de quehaceres y oficios.
  • Las excepciones. Puedes estar concentrada en un trabajo importante, pero si el bebé pide tu atención, deberás dejar a un lado lo que estás haciendo para atenderlo. Cuidado, pues estas pequeñas pausas pueden prolongarse fácilmente.
  • En tu afán por querer hacerlo todo es probable que sientas un grado de frustración si no consigues lo que te proponías en alguna de tus actividades.
  • A menudo, tendrás que recurrir a una niñera o a algún familiar para que te ayude con el cuidado de los niños mientras trabajas.

Solo debes procurar asumir los retos con buena disposición y entusiasmo. Tu bebé solo necesita saber que lo amas para sentirse a gusto. Tus demás compromisos puedes ir acoplándolos al nuevo plan familiar. Todo fluirá en la medida que te ocupes y organices. Con motivación, perseverancia y disciplina podrás lograr trabajar desde casa sin mayores dificultades. ¡Ánimo!

Te puede gustar